Tempo Taba y sus aves amaestradas. Sus vecinos no entendían la razón de su creciente riqueza.

Por Pablo Rodríguez Prieto. Historias cortas

El ser humano ha buscado, desde siempre, su sustento de mil formas diferentes 🤑. Pero algunas son, para la mayoría de los mortales, increíbles e inimaginables. La de Tempo Taba es, me atrevo a decir, una de las formas más raras que cualquiera de nosotros pueda imaginar 😳. De por si, tener aves amaestradas 🦅 no es de las tareas más comunes, pero esto no es lo verdaderamente raro. Invitamos a descubrir, en esta intrigante historia corta, cuál es el origen del sustento y la creciente riqueza de Tempo Taba. Es un cuento de Pablo Rodríguez Prieto que recomendamos para adolescentes y adultos.

Luego, si te gusta el cuento de Pablo, por favor, deja algunos comentarios (✍🏼), califica esta breve historia para que otros la encuentren en el sitio (⭐) y comparte con otras personas a través de las redes sociales, o descargándola como PDF y enviándola por E-mail o Whatsapp (🙏🏼). ¡Gracias!

Tempo Taba y sus aves amaestradas

Tempo Taba y sus aves amaestradas - Historia corta

La majestuosidad de la selva expresada en efectos multicolores anunciaba el hermoso amanecer en medio de la bruma. Un intenso silencio reinaba en torno a la pequeña laguna que luchaba por sobrevivir a las inclemencias del clima al ir desapareciendo de a pocos por la evaporación de sus aguas.

Cientos de peces de diversos tamaños, la mayor parte adultos y grandes sacaban la boca de las turbias aguas buscando el oxígeno que les permitiera seguir con vida mientras algunos animales parados en la orilla observaban asombrados el espectáculo, varias aves trepadas en las ramas cercanas esperaban la mejor oportunidad para lanzarse al agua y cazar a los desesperados peces.

La laguna era la última huella dejada por las inundaciones ocurridas en tiempo de lluvias en medio de la selva. Este rincón concentraba vida en medio del inclemente calor de estos días.

En medio de tanta adversidad para el hombre, Tempo Taba un humilde hombre venido quien sabe de qué lugar, había instalado una pequeña cabaña procurando no alterar el paisaje y no estorbar a sus habitantes. Había aprendido a mimetizarse con la naturaleza y como esta cabaña, contaba con dos más en sitios muy escondidos en medio de la espesa vegetación.

Tempo Taba estaba empeñado en capturar camungos, un ave de enorme buche que llegaba hasta la laguna en busca de alimento. Había estudiado con detenimiento las costumbres de este animal, el tipo de alimentación que tenía y los hábitos muy propios de su comportamiento. Sabía que llegaban siempre puntuales, la forma de cazar que tenían, pero por sobre todo la peculiaridad de viajar en parejas, siempre en grupos numerosos.

Acostado en el techo de su cabaña sabía que pronto llegarían a posarse en ese lugar. Al ser descubierto por los camungos y verlo quieto, las aves se acercaban a él con curiosidad. Tempo Taba inmóvil estudiaba a cada uno de los individuos y aprovechaba ese momento para coger por las patas al camungo que consideraba útil para sus planes.

Luego de un pequeño forcejeo, el camungo se dejaba conducir y en poco tiempo aceptaba las caricias y alimentos que le prodigaban. En un lugar estratégico en medio de la selva, Tempo Taba había construido un criadero de camungos a quienes engría todos los días. Luego de algunos días de interactuar con ellos, soltaba pequeños grupos que se alejaban del lugar para regresar por la tarde con puntualidad.

Había descubierto que los machos siempre regresaban por sus compañeras y las hembras por sus compañeros que quedaban retenidas en el criadero. De esta manera las aves al volar libres llegaban a unos riachuelos lejanos en busca de arcilla y pequeñas piedrecillas que los camungos ingerían como hábito alimenticio.

Al caer la tarde Tempo Taba abría las puertas de los criaderos donde se refugiaban las aves que quedaban retenidas, quienes con fuertes alaridos lastimeros parecían llamar a los compañeros que retornaban a esa hora. Les permitía pernoctar juntos y al día siguiente soltaba a las que el día anterior habían quedado retenidos y así alternativamente, con la seguridad que siempre regresarían.

Tempo Taba y sus camungos amaestrados era visto por sus vecinos, que eran pocos y alejados, como un demente y no entendían la razón de su cada vez creciente riqueza. Cuando él salía, quedaba en casa una mujer joven que era su concubina. Había aprendido al igual que el marido a interactuar con las aves y trabaja ardorosamente gran parte de día preparando alimento para los camungos que quedaban retenidos y que día a día se incrementaban.

Sin embargo, al llegar la mañana el corral quedaba repleto de excrementos que el ingenioso hombre había descubierto que valía oro. Literalmente era oro, pues tras un prolongado proceso de cuidadoso lavado extraía pepitas de este mineral precioso que los camungos recogían con sus picos en sus expediciones diarias a aquellas laderas distantes.

Tempo Taba las iba juntando en botellas de vidrio que las enterraba en lugares que solo él conocía de donde salían cada vez que visitaba la ciudad para comprar artefactos que le daban comodidad en medio de la selva y a la vez despertaba la envidia de sus vecinos.

Fin.

Tempo Taba y sus aves amaestradas es una historia corta del escritor Pablo Rodríguez Prieto © Todos los derechos reservados.

¿Qué es el Camungo?

¿Qué es el camungo?

El camungo (anhima cornuta) es un ave que se localiza en los humedales tropicales de América del Sur. Lo que hace único al camungo es que le crece en la cabeza una espiga huesuda cornificada (queratinizada), que con frecuencia se le rompe y vuelve a crecer. Además, tiene un espolón afilado en cada ala que utilizan para pelear.
También llamado chillón con cuerno (horned screamer), anhuma, gritón aruco, arauco o buitre de ciénaga, es un pájaro enorme: de 84 a 95 cm (33 a 37,5 pulgadas) de largo y 3,5 kg (7,7 libras), con un pequeño pico parecido a un pollo. Las partes superiores, la cabeza y el pecho son negros, con motas blancas en la coronilla, la garganta y las coberteras de las alas.
Hay una estructura larga y espinosa que se proyecta hacia adelante desde la corona. Esta estructura es única entre las aves y no se deriva de una pluma, sino que es una estructura que está unida al cráneo y crece continuamente.
Tiene patas largas con tres dedos grandes en cada una y parcialmente palmeadas. El vientre y las coberteras debajo de las alas son blancas.
La llamada del chillón o gritón con cuernos, como su nombre indica, es un sonido de eco muy fuerte parecido al rebuzno​ del azno (ver video a continuación).
Imagen de Pat ODonnell © Rainforest Expeditions.

El característico canto del Camungo

Sobre Pablo Rodríguez Prieto

Pablo Rodriguez Prieto - Escritor

“Soy un convencido que la lectura hace que los seres humanos seamos empáticos, con lo que se puede lograr un mundo más amigable y menos conflictivo. Sueño con un mundo mejor que el que tenemos hoy.”

“El Perú es un país muy rico en paisajes y destinos turísticos, con innumerables regiones y climas muy variados. Yo nací en Pucallpa, una ciudad de la región Ucayali en la selva. De niño, por el trabajo periodístico de mi padre radicamos en muchas otras ciudades, esto enriqueció mi espíritu de usos y costumbres muy disimiles que posteriormente se traducen en mi trabajo literario.

Mis inicios fueron escribiendo crónicas que las repartía entre mis amigos sobre experiencias locales que las denominaba “Crónicas de la calle”. Prefiero escribir cuentos, pero e incursionado en novela corta y poesía. Soy casado y tengo tres hijos quienes son mis mayores críticos. Cuando ellos eran niños jugaba a escribir sus ocurrencias diarias y casi siempre fueron desechadas, aún cuando guardo esas historias en mi memoria.

“Siento que escribir es una pasión que la llevo muy dentro y lo hago desde muy joven. Hay una selección de mis cuentos que fueron autopublicados en el libro ‘La huida y otros cuentos’. Además, tengo varios cuentos y un par de novelas cortas que espero alguna vez puedan editarse.”

Actualmente radico en Lima y desarrollo actividades vinculadas a las artes gráficas, tenemos una imprenta familiar y en las pocas horas disponibles escribo de a pocos, pero con muchas ganas que mi trabajo lo lea el mundo entero”.

Puede verse parte del trabajo literario de Pablo en https://pablorodriguezprieto.blogspot.com/

Más cuentos de Pablo Rodríguez Prieto

¿Qué te pareció la historia de “Tempo Taba y sus aves amaestradas“?, por favor, deja tus comentarios (✍🏼), califica el cuento para que califique bien y otros lo encuentren en el sitio (⭐) y comparte con amigos y conocidos a través de las redes sociales, usando los botones que están a continuación (🙏🏼). ¡Gracias!

4.8/5 - (9 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *