Día Mundial de la Tierra (Earth Day) – 22 de Abril

Efemérides

Día Mundial de la Tierra - 22 de abril

El 22 de Abril de 1970, más de 20 millones de norteamericanos se manifestaron intensamente saliendo a las calles en reclamo a la falta de interés por parte de entidades gubernamentales sobre la implementación de políticas que fomenten ambientes saludables y sustentables.

A partir de semejante demostración, se comenzaron a tratar y discutir gran número de leyes de protección ambiental, para finalmente ser aprobadas, dando lugar a la formación de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos como órgano gestor y garante ante cualquier tipo de implicancias de seguridad ambiental.

Día Mundial de la Tierra

De ésta manera, el 22 de abril de cada año, día que se conoce como el Día Mundial de la Tierra, se conmemora y revalida las manifestaciones populares en reclamo de todo derecho que garantice el progreso de la Humanidad junto al cuidado del Medio Ambiente; se fomenta la conciencia global y se desarrollan actividades de difusión y concientización sobre el estado en que se encuentra el planeta.

La presión social provocó que el Gobierno de Estados Unidos creara la EPA (Agencia de Protección Ambiental) y promulgara leyes como la “Clean Air Act”*.

Dos años después, en 1972, se celebró la primera cumbre mundial sobre medio ambiente: la Cumbre de la Tierra de Estocolmo, en Suecia. El “espíritu de Estocolmo” sirvió para sensibilizar, aunque insuficientemente, a los gobiernos y a la sociedad civil sobre la magnitud de los problemas que afectaban, y siguen afectando, al medio ambiente en que se desarrolla nuestra existencia.

En el año 1990 se organiza de nuevo el Día de la Tierra, esta vez en todo el mundo. Más de 1000 ONGs organizaron actos en 140 países y se estima que participaron del orden de 200 millones de personas.

Al igual que en la primera celebración dos años después se celebró otra macro cumbre mundial. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD), también conocida como “Cumbre para la Tierra“, se realizó en Río de Janeiro, Brasil, en junio de 1992. Esta conferencia mundial, celebrada con motivo del 20 aniversario de La primera conferencia realizada en Estocolmo, reunió a líderes políticos, diplomáticos, científicos, representantes de los medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales (ONG) de 179 países. Esta nueva cumbre despertó grandes esperanzas y fue la mayor conferencia celebrada hasta el momento, no sólo en número de participantes sino de asistencia de jefes de gobierno.

El planeta Tierra en estado crítico

Como es de público conocimiento, la actualidad que vive el planeta es crítica:

  • Presenta un intenso debilitamiento de la capa de Ozono debido a los altos niveles atmosféricos de gases nocivos;
  • Poco a poco comienza a aumentar la escasez de agua dulce y potable, tanto por variaciones en la temperatura típica regional como por interferencia directa del ser humano;
  • Bosques y selvas enteras son taladas indiscriminadamente, destruyendo miles de años de desarrollo natural y un incalculable potencial de progreso científico y social;
  • Sin profundizar en las entramadas relaciones que cada entidad en el planeta presenta con el ambiente que compone.

Estamos viviendo una época clave para la toma de decisiones revolucionarias que mejoren de manera significativa el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Es nuestra responsabilidad tomar cartas en el asunto, antes de que sea demasiado tarde.

Algunas herramientas para mitigar el impacto

La energía eólica es una de las herramientas que muchos países desarrollados, entre los cuales se destacan Dinamarca, Reino Unido y España, están implementando como un mecanismo de disminución a la dependencia de combustibles fósiles.

El viento, que nace del calentamiento solar del aire y la diferencia de presiones a las que se encuentran sometidas, puede llegar a aportar hasta cinco veces la demanda mundial de energía si se realizan las mejoras necesarias para perfeccionar su aprovechamiento.

Hoy, sólo se emplean los vientos horizontales, producidos a bajas altitudes, que presenten una velocidad media, ni muy baja ni demasiado alta y necesitan extensiones de terreno regulares que presenten la menor cantidad de obstáculos que puedan producir turbulencias que resten potencia al viento. Es por esto que hay una tendencia a realizar instalaciones de generadores eólicas sobre la plataforma marítima.

El mayor problema que presentan éstas instalaciones son los costos, mayores que los terrestres, para su construcción. De cualquier manera, hay que considerar al esfuerzo económico inicial como una inversión recuperable al corto plazo, teniendo en cuenta la fuerza y constancia que presenta los vientos marinos.

Encaminados bajo la misma línea de investigación, los biocombustibles de segunda generación (2G), aquellos combustibles líquidos cuya materia prima para la fabricación, puede ser cualquier tipo de biomasa vegetal, desde desechos agrícolas o madereros hasta cultivos energéticos específicos, presentan nuevas esperanzas de implementación.

Su principal mejora consiste en la implementación con materias primas que no compitan directamente, en recursos y superficies de producción, con aquellas utilizadas como alimentos.

Sin embargo, la pretensión de los Objetivos del Milenio** de alcanzar por lo menos una décima parte de combustible renovables en el mercado mundial está muy lejos de concretarse, particularmente por la falta de grandes inversores que fomenten y fortalezcan los desarrollos alcanzados.

Muchos investigadores sostienen que a pesar de los adelantos alcanzados, la mejor opción que conserva altos niveles de eficiencia y disminución de polución aérea es la renovación de lo actuales motores a combustión por motores eléctricos.

Por lo pronto, el futuro de la aplicación de los combustibles en medios de transporte sigue siendo un enigma, principalmente por las cuestiones que se presentan al momento de la generación de residuos.

El Día Mundial de la Tierra apunta a la toma de conciencia de los recursos naturales de la Tierra y su manejo, a la educación ambiental y a la participación como ciudadanos ambientalmente conscientes y responsables.

¿Por qué hay un Día Mundial de la Tierra?

¿Por qué hay un Día de la Tierra?

El Día Mundial de la Tierra es día festivo celebrado en muchos países. Su promotor, el senador norteamericano Gaylord Nelson, instauró este día para crear un conciencia común a los problemas de la contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger la Tierra.
Muchos países se han ido sumando para realizar actividades a favor del planeta desde que en 1970 se instauró la fecha. La necesidad de unirse surge a partir de las constantes agresiones a la vida del planeta debido a los fenómenos provocados por la inadecuada utilización de los recursos naturales.
Esto ha dado lugar a fenómenos como el efecto invernadero, la destrucción de la capa de ozono, la deforestación y la contaminación de los suelos y agua.

¿Qué es amar la vida en la Tierra?

✅ Es cuidar y mantener limpio el aire, el suelo, las aguas, y la conservación de la flora y la fauna.
✅ Es mantener limpio el lugar en que vivimos, reducir la basura que producimos, usar elementos reciclables y biodegradables.
✅ Es querernos a nosotros mismos y a los demás seres humanos, conservando el hábitat.
✅ Es evitar el uso de agroquímicos, pesticidas, insecticidas y muchos elementos químicos perjudiciales para los seres vivos.
✅ Es luchar contra la contaminación del aire y contra los derrames de petróleo.
✅ Es luchar contra la deforestación sin planificación adecuada de reposición de los árboles en la tierra.
✅ Es evitar la matanza de animales (ballenas, elefantes, rinocerontes, leones, etc).
✅ Es apoyar las campañas contra los basureros nucleares, contra la extinción de animales marinos, terrestres, la fauna y la flora.
✅ Es tratar de salvar la definitiva extinción de animales en vías de desaparición.
✅ Es respetar los derechos de los animales.
✅ En síntesis, es evitar el desequilibrio ecológico.

El paso primordial para tomar conciencia de la defensa y conservación de toda la vida en el Planeta Tierra es meditar sobre ello, dedicar un tiempo a pensar y reflexionar sobre el estado de deterioro a que ha llegado nuestro «hogar», sobre la conservación de las especies vegetales, sobre los animales domésticos y sus derechos, sobre ejemplares en vías de extinción, sobre posibles soluciones a la basura en el mundo y sobre el apoyo a las Organizaciones Nacionales e Internacionales de lucha por la preservación de la vida en el Planeta.

¿Cuál es el objetivo del Día de la Tierra?

El objetivo de tener un Día Mundial de la Tierra, que se celebró por primera vez en 1970 en Estados Unidos, Canadá y algunos países de Europa Occidental, es el desarrollo de una conciencia medioambiental en todo el mundo.

Para ayudar a lograrlo, durante esta fiesta, los ciudadanos de distintos lugares del mundo plantan árboles para combatir la contaminación urbana, otros viajan en bicicletas para demostrar que existen medios de transporte que no contaminan, etc.

Cada vez es mayor la preocupación por la extinción de especies vegetales y animales, la contaminación del aire, del agua o del suelo, el cambio climático… Nos hemos dado cuenta que los cambios que el hombre provoca en la naturaleza en la mayoría de ocasiones tienen consecuencias adversas para los humanos.

Tras la celebración del primer Día Mundial de la Tierra, el número de socios de las organizaciones protectoras del ambiente aumentó de forma considerable. Además, estos nuevos miembros aportaron nuevas iniciativas.

Desde el punto de vista legal se han conseguido triunfos como leyes que prohíben la emisión de contaminantes al ambiente o la caza y pesca de especies en peligro de extinción.

De todos modos, existen graves problemas que surgen antes que alguien los detecte y progresos científicos que nos han ayudado a comprender los efectos que la actividad humana tiene sobre la Tierra.

Vea también: Cuentos en el Día de la Tierra para niños.

* Ley de calidad del aire (1967) o Ley de aire limpio (CAA)

La Ley de Aire Limpio (Clean Air Act o CAA) es una ley federal integral que regula todas las fuentes de emisiones al aire en Estados Unidos. La CAA de 1970 autorizó a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) a establecer Normas Nacionales de Calidad del Aire en el Ambiente (NAAQS) para proteger la salud pública y el medio ambiente. Se instruyó a los estados a desarrollar planes de implementación estatales (SIP), que consisten en estrategias de reducción de emisiones, con el objetivo de lograr las NAAQS en las fechas establecidas.

Las enmiendas de la CAA de 1977 establecieron requisitos más rigurosos para reducir las emisiones en áreas que no cumplen con las NAAQS y establecieron las regulaciones de Prevención de Deterioro Significativo (PSD) para áreas que ya cumplen con las NAAQS. Las regulaciones del PSD están diseñadas para prevenir cualquier deterioro significativo en la calidad del aire por encima de un nivel de referencia establecido.

Las enmiendas de 1990 a la CAA, en gran parte, estaban destinadas a resolver problemas no abordados o abordados de manera insuficiente, como la lluvia ácida, el ozono troposférico, el agotamiento del ozono estratosférico, la visibilidad y los tóxicos del aire.

Los contaminantes del aire comunes regulados por la EPA incluyen óxidos de nitrógeno (NOx), dióxido de azufre (SO2), material particulado (PM10 y PM2.5), monóxido de carbono (CO), compuestos orgánicos volátiles (VOC), ozono (O3) y plomo. (Pb).

** Los Objetivos de Desarrollo del Milenio

También conocidos como Objetivos del Milenio (ODM), son ocho propósitos de desarrollo humano, en general problemas de la vida cotidiana que se consideran graves y/o radicales, que fueron establecidos en 2000, y que los 189 países miembros de las Naciones Unidas acordaron conseguir para el año 2015.

Según la ONU, para aquel entonces, 1.200 millones de personas subsistían con un dólar al día, otros 925 millones pasaban hambre, 114 millones de niños en edad escolar no acudían a la escuela, de ellos, 63 millones eran niñas. Se perdía la vida de 11 millones de menores de cinco años por año, la mayoría por enfermedades tratables; medio millón de madres fallecía cada año durante el parto o la maternidad. El sida no paraba de extenderse, matando cada año a tres millones de personas, mientras que otros 2.400 millones no tenían acceso al agua potable.

Ante esas realidades, con la pujanza de los movimientos antiglobalización, tuvo lugar en Nueva York en septiembre de 2000, la Cumbre del Milenio. Representantes de 189 estados recordaban los compromisos adquiridos en los noventa y firmaban la Declaración del Milenio.

Los 8 Objetivos del Milenio

En la Declaración del Milenio se recogen ocho objetivos referentes a la erradicación de la pobreza, la educación primaria universal, la igualdad entre los géneros, la mortalidad infantil y materna, el avance del VIH/sida y el sustento del medio ambiente.

Objetivo 1

Erradicar la pobreza extrema y el hambre. Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de personas que sufren hambre. Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de personas cuyos ingresos son inferiores a un dólar diario. Conseguir pleno empleo productivo y trabajo digno para todos, incluyendo mujeres y jóvenes.

Objetivo 2

Lograr la enseñanza primaria universal. Asegurar que en 2015, la infancia de cualquier parte, niños y niñas por igual, sean capaces de completar un ciclo completo de enseñanza primaria.

Objetivo 3

Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer. Eliminar las desigualdades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la enseñanza antes de finales de 2015.

Objetivo 4

Reducir la mortalidad infantil. Reducir en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad de niños menores de cinco años.

Objetivo 5

Mejorar la salud materna. Reducir en tres cuartas partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad materna. Lograr el acceso universal a la salud reproductiva.

Objetivo 6

Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades. Haber detenido y comenzado a reducir la propagación del VIH/SIDA en 2015. Lograr, para 2010, el acceso universal al tratamiento del VIH/SIDA de todas las personas que lo necesiten. Haber detenido y comenzado a reducir, en 2015, la incidencia de la malaria y otras enfermedades graves.

Objetivo 7

Garantizar la Sostenibilidad del medio ambiente. Incorporar los principios del desarrollo sostenible en las políticas y los programas nacionales y reducir la pérdida de recursos del medio ambiente. Haber reducido y haber ralentizado considerablemente la pérdida de diversidad biológica en 2010. Reducir a la mitad, para 2015, la proporción de personas sin acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento. Haber mejorado considerablemente, en 2020, la vida de al menos 100 millones de habitantes de barrios marginales.

Objetivo 8

Fomentar una asociación mundial para el desarrollo. Desarrollar aún más un sistema comercial y financiero abierto, basado en normas, previsible y no discriminatorio. Atender las necesidades especiales de los países menos adelantados. Atender las necesidades especiales de los países en desarrollo sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo.

Encarar de manera integral los problemas de la deuda de los países en desarrollo con medidas nacionales e internacionales para que la deuda sea sostenible a largo plazo.

En cooperación con las empresas farmacéuticas, proporcionar acceso a los medicamentos esenciales en los países en desarrollo a precios asequibles.

En cooperación con el sector privado, dar acceso a los beneficios de las nuevas tecnologías, especialmente las de la información y las comunicaciones.

Por favor, en el Día Mundial de la Tierra y todos los días del año, hagamos algo para ayudar a la Tierra, a NUESTRA TIERRA que siempre ha sido generosa con todos, no la matemos poco a poco, Hoy aún se puede hacer algo, busquemos más información para ver cómo, o de qué manera podemos ayudar… porque mañana ¡¡¡Puede ser muy tarde!!!

3.7/5 - (3 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.