Saltar al contenido

Una pequeña aldea con gente muy extraña «Esos síntomas seguros los causó alguna infección desconocida…»

Por Mabel Amen. Cuentos sobre la contaminación del agua.

El cuento «Una pequeña aldea con gente muy extraña» cuenta la historia de una aldea llamada Tequendama que, tras la llegada de fábricas cercanas al río que abastecía a la aldea, comenzó a experimentar extraños comportamientos en su población, desde los niños hasta los ancianos. Es un cuento de la escritora argentina Mabel Amen, quien por primera vez publica un cuento en nuestro sitio. ¿Qué fue lo que causó el raro comportamiento de los aldeanos de Tequendama?

«Cuento que trata sobre la importancia del saneamiento del agua y evitar su contaminación. Aprender a tomar conciencia de que todos somos responsables de cuidar al planeta».

Mabel Amen

Luego, si te gusta el cuento de Mabel, por favor, deja algunos comentarios (✍🏼), asigna una calificación con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con amigos y conocidos, especialmente niños y niñas comprometidos con el medio ambiente, a través de tus redes sociales. También puedes descargarlo como PDF y enviarlo por Whatsapp, Telegram o correo electrónico (🙏🏼). ¡Gracias!

Una pequeña aldea con gente muy extraña

Había una vez, una pequeña aldea, en el medio de una ciudad fabril, llamada Tequendama.

El nombre fue puesto en honor al idioma que hablaban los nativos de la región y quería decir, el que precipitó hacia abajo. Se referían a que la aldea era abastecida por las aguas cristalinas de un fructífero río con cascadas, en el que nadaban innumerables peces y, además servía para regar vastas áreas de tierra propicias para la agricultura.

A medida que aumentaba la población, comenzaron a poner fábricas cercanas a los ríos.

Al principio, la gente de la aldea estaba feliz ya que tenía abundancia de comida y trabajo. Pero de a poco, fueron ocurriendo extraños hechos que conmocionaron a todo el pueblo de Tequendama.

Todo comenzó el día que los niños se portaron muy mal en la escuela, se tiraron tizas, silbaron a los maestros y hasta se les reían en la cara sin saber por qué lo hacían.

Luego, tomaron estos hábitos como normales, de manera que todos o casi todos los niños, sufrieron amonestaciones y suspendieron las clases.

La directora del establecimiento dijo:

Es inadmisible seguir trabajando en estas condiciones.

Hasta los profesores comenzaron a tener comportamientos extraños. Concurrían a la escuela, despeinados, con ojeras y muchos de ellos tartamudeaban y rengueaban.

Poco a poco, las familias y el resto de las personas que habitaban Tequendama, comenzaron a comportarse de manera muy rara.

Caminaban como sonámbulos, no se saludaban ni hablaban. Muchos perdían el cabello y los dientes, transformándose en verdaderos ancianos.

Un día, preocupado por el comportamiento de la comunidad, el gobernador y sus intendentes se reunieron para estudiar qué hacer.

Pensaron que se trataba de un hechizo, cuya autora era la bruja Maruja que vivía en la ladera Este del río. Pero Maruja se negó a hablar, aludiendo que ella no era capaz de hacer brujerías de tal magnitud.

Entonces, ¿quién tiene la culpa? -dijeron consternados.

Fue en ese preciso instante, cuando se apareció el doctor del pueblo, diciendo que tal vez, algún virus o bacteria podría ser el causal de semejante daño.

El doctor dijo:

Esos síntomas seguros los causó alguna infección desconocida para la cual debemos estar aislados, sin salir de nuestras casas, ya que seguro debe ser muy contagioso.

Pero transcurría el tiempo, y la gente no mejoraba, hasta que un día, Juanito, salió a caminar por la orilla del río, y se detuvo a ver unos pájaros que estaban bebiendo del mismo, y a los pocos minutos caían desmayados.

El niño, fue corriendo a contarles a las autoridades lo que había sucedido. Y éstas decidieron analizar el agua.

El agua del río, estaba contaminada, con metales pesados, provocado porque las fábricas, eliminaban los desechos tóxicos al río. Y al analizar la sangre de las personas vieron que tenían exceso de arsénico y plomo.

Era necesario y urgente dejar de consumir esa agua y sanitizarla.

¿Sabías que la ciencia, está investigando la manera de evitar la contaminación del agua y estudiando formas de saneamiento, usando esferas de carbono?

Fin.

Una pequeña aldea con gente muy extraña es un cuento de la escritora Mabel Amen © Todos los derechos reservados.

¿Qué es la contaminación por arsénico y plomo en el agua?

Purificar el agua

La contaminación del agua por arsénico y plomo es cuando hay demasiada cantidad de estas sustancias químicas en el agua que bebemos o usamos para cocinar y lavar cosas. El arsénico y el plomo son sustancias tóxicas que pueden hacerle daño a nuestro cuerpo. El arsénico puede causar problemas de salud como cáncer, enfermedades del corazón, daño en los riñones y en la piel. El plomo también puede hacerle daño a nuestro cuerpo, especialmente a los niños, y causar problemas de desarrollo y de aprendizaje.
La contaminación por arsénico y plomo en el agua puede ocurrir por diferentes razones, como por ejemplo cuando las tuberías viejas que llevan el agua a nuestras casas se corroen y el arsénico y el plomo se filtran en el agua. También puede ocurrir cuando hay industrias cerca del agua y liberan sustancias tóxicas al medio ambiente.

¿Cómo se utilizan las esferas de carbono para purificar el agua?

Las esferas de carbono se utilizan para sanitizar o purificar el agua contaminada debido a su capacidad de absorber y retener compuestos químicos y contaminantes presentes en el agua. Estas esferas se fabrican a partir de carbón activado, que es un material poroso con una gran superficie que atrae y adsorbe diferentes contaminantes del agua, incluyendo sustancias químicas, compuestos orgánicos, metales pesados y microorganismos. Para utilizar las esferas de carbono para sanitizar el agua, se coloca una cantidad adecuada de estas esferas en un contenedor y se hace pasar el agua contaminada a través de ellas. Durante este proceso, los contaminantes presentes en el agua son absorbidos por las esferas de carbono, dejando el agua limpia y purificada.

Cabe destacar que, aunque el uso de las esferas de carbono es una técnica efectiva para purificar el agua, no garantiza la eliminación del 100% de todos los contaminantes presentes en el agua, por lo que es importante seguir practicando medidas de prevención y control de la contaminación del agua en su fuente de origen.

También por eso es muy importante que prestemos atención a la calidad del agua que bebemos y que las autoridades encargadas de proveer agua potable a nuestras comunidades tomen medidas para evitar la contaminación por arsénico y plomo.

Sobre Mabel Amen

Mabel Amen - Escritora

Mabel Amen es artista visual en realismo, médica y escritora y vive en Buenos Aires, Argentina.

«Me gusta el arte, como manera de expresión de una misma realidad, vista de formas distintas a través de los colores, contrastes y texturas que cada artista, pueda plasmar en sus obras».

«Comencé a pintar en edad adulta, siendo médica dermatóloga, apasionada por la estética. Estudié periodismo científico, y disfruto escribir cuentos para niños y adolescentes relacionando historias actuales, con descubrimientos científicos recientes».

Otro cuento sobre la contaminación del agua

¿Qué te ha parecido el cuento «Una pequeña aldea con gente muy extraña» de Mabel Amen? Por favor, califica este cuento con estrellas (⭐), deja algunas palabras en los comentarios (✍🏼). También puedes compartirlo con otros niños y niñas para que se interesen por el cuidado del ambiente, utiliza los botones de redes sociales que están a continuación (🙏🏼). ¡Gracias!

4.2/5 - (6 votos)

Por favor, ¡Comparte!



4 comentarios en «Una pequeña aldea con gente muy extraña «Esos síntomas seguros los causó alguna infección desconocida…»»

Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *