Saltar al contenido

El niño azul 🌍 «¡Señoras y señores, esto está claro! Lo que tienen los niños en la piel, es un antojo»

Por Conchita Bayonas. Cuentos sobre el medio ambiente para niños.

El niño azul es un cuento sobre una posible consecuencia de la contaminación de los mares, el desmonte indiscriminado y el empobrecimiento de la tierra, entre otros desastres ecológicos que está produciendo el hombre en la Tierra. Es un cuento de la reconocida escritora española Conchita Bayonas, también conocida como «La abuela atómica». Es un cuento infantil sobre el cuidado ambiental para niños y niñas de todas las edades.

«Este cuento fue seleccionado por sus valores ecologista por la asociación vasca Infancia sin Fronteras TXIRULA KULTUR TALDEA«.

Conchita Bayonas

Luego, si te gusta el cuento de Conchita, por favor, deja algunos comentarios (✍🏼), asigna una calificación con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con amigos y conocidos, especialmente niños y niñas, a través de tus redes sociales. También puedes descargarlo como PDF y enviarlo por correo electrónico, Whatsapp o Telegram (🙏🏼). ¡Gracias!

El niño azul

Cuando Oscar nació, todo el mundo estuvo de acuerdo, ¡era un niño precioso! Solo le veían una pega: el color de su piel. Esta era de un color azul brillante como el mar, ese mar tranquilo que baña la costa en las mañanas de primavera.

El niño azul - Cuento sobre el medio ambiente

Él fue el primer bebe que apareció con ese problema; pero después, sin que nadie lo pudiese remediar, vinieron a este mundo algunos más con esa misma peculiaridad: ¡eran azules!

Antes de que ellos nacieran, sus mamás no dejaban de pensar con tristeza en sus hijitos. Estaban acostumbradas desde niñas a asomarse a las playas y acantilados gallegos y a admirar el azul intenso de sus aguas.

Ahora, todo estaba manchado y negro; nada era como antes. Muchas tardes, después de dar largos y melancólicos paseos por la orilla, las gentes del pueblo las oían lamentarse:

– Nunca imaginé que cuando mi hijo naciese, iba a estar el agua tan sucia.

– ¡Qué va a pasar con los peces! -decían mirándose con los ojos llenos de lágrimas.

– ¿Y con las gaviotas? también morirán si comen pescado en mal estado -comentaban tan tristes, que a sus vecinos se les partía el alma viéndolas padecer tanto.

– Nuestra costa siempre ha estado limpia como un espejo y, ahora, parece un basurero -se quejaban entre ellas con pena.

Antes de todos los desastres provocados por los hombres, el agua del mar era azul y, el deseo de las madres de recuperar ese color para que sus hijos disfrutaran de él, era tan grande, que sufrían indeciblemente.

Algunos científicos, avisados por los pediatras que atendían a los niños azules, investigaron los casos y coincidieron en que esa singularidad debía de estar relacionada con los desastres que estaban ocurriendo en el mar: vertidos de desechos industriales, productos químicos, petróleo y fertilizantes en la superficie del agua, además de grandes cantidades de plásticos y otras sustancias, que causaban la muerte de tortugas, ballenas y pingüinos.

Tan grande era el deseo de las madres de que el mar recuperase su estado anterior a la contaminación que, de repente, todos los sabios lo comprendieron y estuvieron de acuerdo.

– ¡Señoras y señores, esto está claro! Lo que tienen los niños en la piel, es un antojo.

– ¡Es verdad! -comentaron entre ellos-. ¡Qué tontos hemos estado!

– Yo tuve una paciente con una mancha rosa en la cara, ocasionada por un deseo; su madre quiso comer fresas durante el embarazo, pero no consiguió ninguna porque era invierno -dijo D. Manuel, un médico de los que allí estaban.

Por fin habían encontrado la causa del problema y decidieron comunicarlo al Instituto de Investigaciones Científicas, para que intentasen solucionarlo, si es que tenía arreglo. Mientras, en Brasil por aquella época, empezaron a venir al mundo: niños de color verde. Los médicos brasileños se preocuparon mucho al principio.

Luego, después de algunas indagaciones se enteraron de lo sucedido en Galicia y poniéndose en contacto con los pediatras que habían asistido a los congresos anteriores, coincidieron con ellos en que efectivamente, el cambio de color de la piel de los niños era debido a antojos maternos.

La selva Amazónica estaba desapareciendo poco a poco, a causa de la tala indiscriminada de grandes árboles y de los incendios provocados por los hombres. Había muchas personas que estaban desoladas, eran gentes que sentían que el mundo se estaba deteriorando por culpa del progreso. Entre ellas, algunas mamás embarazadas sufrían pensando en las máquinas que seguían talando árboles:

– ¡Nuestros hijos no van a poder disfrutar del verde maravilloso de su selva! ¡Ni tampoco de los animales que viven en ella! -se decían unas a otras intentando buscar alguna solución.

Tan fuerte era su deseo, que ocurrió lo mismo que en Galicia, solo que los niños brasileños nacieron verdes. Por otro lado, en el continente africano, muchos bebés de raza negra vinieron al mundo con la piel amarilla.

Sus madres estaban desesperadas; no podían alimentar a sus hijos y solo deseaban ver los campos llenos de cereales con los que poder remediar su hambruna.

¡Esto sí que era gravísimo y no se podía consentir! Enterados de estos nuevos casos, los científicos decidieron hacer una cumbre mundial, para buscar soluciones a este gran problema. Invitaron a los jefes de gobierno de todos los países y a las mamás de los niños afectados.

Entonces, una representante habló en nombre de todas:

– Señoras y señores, venimos aquí a pedir que salven nuestro planeta. Queremos dejar a nuestros hijos este maravilloso mundo, en las mismas condiciones que estaba cuando nosotras lo heredamos de nuestros antepasados. Este sueño no lo podremos realizar si no nos ayudan. Ustedes tienen la capacidad, el poder y la fuerza suficiente para conseguir que nuestra tierra siga siendo el prodigioso planeta azul que era hasta hace poco. Nuestro sufrimiento ha sido tan grande que, sin querer, ha afectado al color de la piel de nuestros hijos. ¡Por favor! pónganle remedio para que las generaciones futuras no sufran este problema.

Entonces, empezaron a salir al escenario todas las mamás con sus hijos en brazos, niños azules, verdes, y amarillos, para sorpresa y asombro de todos los que estaban reunidos.

– ¡OH! ¡Qué desastre! -decían abatidos, viendo las consecuencias de la contaminación.

Cuando se recuperaron de su estupor, los sabios y sabias, decidieron no moverse de allí, hasta encontrar medidas para remediar el problema.

Unos buscaron soluciones para evitar que se transportara petróleo por el mar, otros insistieron en que se debía pagar una cuota a los países Amazónicos y así no sería necesario talar los árboles; todo el planeta se beneficiaría de su oxígeno, y ellos podrían comer sin tener que vender la madera de la selva; por último, otros idearon sistemas para embalsar grandes cantidades de agua del rio Nilo y regar los campos y plantaciones de trigo en el continente africano.

Estuvieron trabajando durante muchos meses, codo con codo, para conseguir que la tierra volviese a ser como antes.

¡Por fin lo consiguieron! Las madres volvieron contentas a sus países, sintiendo que habían hecho algo realmente bueno para ayudar a los niños que ya habían nacido y a los que quedaban por nacer.

Para que no hubiese niños ni azules, ni verdes, ni amarillos, sino con el color característico de cada una de las razas que ya habitaban en la Tierra. Después de algún tiempo, el azul empezó a brillar en el mar, los árboles crecieron otra vez en la selva y los niños de África pudieron alimentarse correctamente.

¿Pero sabéis lo que pasó unos años después?

Según el agua se iba poniendo más azul, la piel de los niños azules, se iba aclarando hasta que se les volvió blanca. Los niños verdes, consiguieron recuperar el precioso bronceado de la piel brasileña, según la selva adquiría su color esmeralda y, los muchachos de África, lograron de nuevo, en sus cuerpos, un brillante color chocolate, pues estaban bien alimentados. Así debía de ser.

Porque como todas las madres dijeron, solo querían, que la Tierra volviera a ser el maravilloso planeta azul que era antes.

Fin.

El niño azul es un cuento de la escritora Conchita Bayonas © Todos los derechos reservados. Cuento registrado ante el Registro de Propiedad Intelectual.

Sobre Conchita Bayonas

Conchita Bayonas - Escritora

Concepción García de las Bayonas Blánquez nació en Madrid y actualmente reside en Murcia, España. Es maestra jubilada y escritora, lo hace animada por la satisfacción que le da la creación de historias y los comentarios de sus lectores. Participó durante varios años en los Talleres de Escritura Creativa impartidos por Lola López Mondéjar, que le han servido para desarrollar su creatividad.

Su primer contacto con el mundo del libro se produce al presentar el cuento El niño azul, al Concurso de Cuentos Infantiles Infancias Sin Fronteras durante las Jornadas infantiles de Otxarkoaga, en Bilbao, que le seleccionan por los valores educativos y ecologistas que transmite. Queda finalista en la X Edición Premio Vida y Salud de relatos para adultos convocado por el Departamento de Enfermería de la Universidad de Alicante, con el relato Terapia Alternativa.

Ha publicado con la Editorial Dylar el cuento Tango el perro pastor; con la Editorial Palabra, El repartidor de Pesadillas; y con la editorial Gerbera (en Argentina), el álbum ilustrado para niños a partir de cuatro años, Es mi mamá, adaptado al sistema braille. Con la editorial Diego Marín sacó El bosque de Yábaco, novela juvenil llena de personajes fantásticos. No estamos solos (La piedra de los sueños), novela juvenil de ciencia ficción, llegó a través de Amazon y, por último, reedita Paloma y el corzo blanco, que presenta en una nueva versión corregida, ampliada e ilustrada. Ha participado con otros escritores murcianos en la antología de haikus, Murcia a vista de Haiku y La huerta en Haikus.

Podéis seguirla en su blog: La Abuela Atómica en el cual sube los cuentos y poesías que le inspiran sus nietos.

Otros cuentos de Conchita

¿Qué te ha parecido el cuento «El niño azul» de Conchita Bayonas? Por favor, califica este cuento con estrellas (⭐), deja algunas palabras en los comentarios (✍🏼). También puedes compartirlo con otros niños y niñas para que se interesen por el cuidado del ambiente, utiliza los botones de redes sociales que están a continuación (🙏🏼). ¡Gracias!

5/5 - (2 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Curso de Escritura de Novelas para Principiantes