El lobo incomprendido 🦊 El pobre lobo no sabía qué hacer de su vida… Pero un buen día su mala suerte cambió.

Por Ikram Zaytouni El M’thiwi. Cuentos cortos para niños.

Y si, el lobo siempre es el “malo de la película“. Pero parece que esta vez no es así, que solo le han hecho mala fama y realmente no es un lobo malo, todo fue modificado para dañar su reputación. El lobo incomprendido es un simpático cuento de nuestra nueva colaboradora, la escritora española Ikram Zaytouni El M’thiwi que nos cuenta una historia del lobo diferente, con un final feliz para este pobre animalito 🤣🤣🤣.

Luego, si te gusta el cuento de Ikram, por favor, deja algunos comentarios (✍🏼), asigna una calificación con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con amigos y conocidos, especialmente niños y niñas, a través de tus redes sociales. También puedes descargarlo como PDF y enviarlo por correo electrónico, Whatsapp o Telegram (🙏🏼). ¡Gracias!

El lobo incomprendido

Había una vez un lobo que estaba cansado de ser el malo de la película y del cuento. Este hecho lo hacía estar casi siempre enfadado y malhumorado.

Un lobo incomprendido - Cuento
Tapa del libro “Un lobo muy triste” de Marika FontaineDenis Banville (Ilustrador) 

Nadie quería estar con él. Le tenían miedo por todo lo que habían escuchado sobre él, todas aquellas historias y cuentos populares que hacía años que se contaban por parte de los maestros, padres, madres, abuelos, abuelas y otros adultos a los niños y niñas.

El lobo ya tenía la etiqueta del malo, allá donde fuera. Nadie se molestaba en conocerlo, hablar con él, saber que le pasaba, cómo se sentía. Simplemente, creían todo lo que se decía sobre él, no se lo cuestionaban.

El lobo lo único que quería era ser igual que los demás. Ser uno más. Tener amigos y amigas de verdad. No pedía muchos, simplemente con un amigo o amiga se conformaba. Quería que lo escucharan, que se preocuparan por él, que supieran cuál era su realidad y verdad.

Él vivía solo y apartado, en una caseta vieja, pequeña y sucia que había en el bosque.

Se sentía tremendamente triste por su mala suerte. Había pasado por diferentes emociones: rabia, rencor, miedo, desesperación, soledad, enojo. Pero la tristeza por no sentirse amado era la emoción que más prevalecía. Como había estado así mucho tiempo en esta situación tan infeliz, había perdido la esperanza de volver a tener amor en su vida.

En el cuento Caperucita roja, la niña protagonista es vista como la niña inocente y dulce que es atacada por el lobo. En este cuento el lobo, que es el antagonista, engaña a la Caperucita para que coja el camino más largo y así él ir a casa de la abuela de Caperucita y hacerse pasar por ella. De este modo, queda claro que el malo es el lobo que se quiere comer a la Caperucita y la pobre Caperucita cae en manos de este feroz y malvado animal que en casi todas las versiones acaba recibiendo su merecido. Al final el lobo es asesinado por el cazador. Parece que el lobo ha tenido lo que se merecía. Y todos viven en paz y armonía, porque parece que ya no hay peligro.

En el cuento “Los tres cerditos y el lobo“, los hermanos cerditos, el pequeño, el mediano y el mayor, se acaban uniendo en contra del lobo, haciendo que éste se queme el culo al intentar entrar por la chimenea de la casa de ladrillos donde se encontraban los tres hermanos cerditos. Parece ser que el lobo quería derribar, destrozar, hundir, destruir y derribar las casas de los cerditos. Al final recibe su merecido.

En el cuento “Los siete cabritillos y el lobo“, el lobo, aprovechando que la madre cabra sale, se las ingenia para entrar en la casa de las cabritas y se las come todas menos a la pequeña que se esconde en un reloj. Cuando viene la madre cabra y descubre lo que ha hecho el lobo, se quiere vengar de él abriéndole la barriga mientras duerme. De esta manera hace que salgan las cabritas y llena la barriga del lobo de piedras. Le cose el corte que le ha hecho a la barriga, sin anestesia ni nada, mientras él duerme plácidamente. Después, cuando el lobo se levanta con esta barriga tan pesada se va a beber agua en el río y del peso que tenía en la barriga cae y se ahoga.

Tras estas tres vidas vividas, el pobre lobo no sabía qué hacer de su vida. Desconfiaba de todos y se mostraba poco sociable. Tendía a aislarse en su caseta, pasando días sin salir. Solo salía cuando era realmente necesario, para comprar alimentos. Las pocas veces que salía se mostraba reservado, inseguro y con mucho miedo de que le hicieran daño.

Pero un buen día su mala suerte cambió. Salió de casa para ir a comprar frutas y verduras. Era una salida obligada, que el lobo hacía para no terminar muerto de hambre. Él iba rápido para acabar lo antes posible y volver a refugiarse en su caseta. Cuando ya tenía todo lo que necesitaba, cogió las bolsas llenas de los alimentos que había comprado y regresó a su casa.

La verdad es que el lobo, a pesar de su soledad, estaba bien informado en temas de alimentación. Estaba al día de qué alimentos eran los más saludables. Sabía la cantidad necesaria que tenía que comer cada día de cada alimento. Estaba en contra del maltrato animal. Por este motivo, él se declaraba vegano. Años atrás había sido vegetariano, pero por su experiencia, se convirtió en un defensor a ultranza de no comer ni animales, ni nada que venga de ellos. Cogió las bolsas rápidamente, después de haber pagado, sin mirar por donde pasaba… tropezó y se le cayeron todas las bolsas, rompiéndose algunas de ellas.

Allí estaba el pobre lobo tumbado en el suelo y avergonzado de lo que le había pasado. No se atrevía a mirar a la gente que iba pasando y que lo miraban y cuchicheaban, sin extender una mano. No imaginaba que esta caída le ayudaría a cambiar gran parte de su vida…

Se levantó del suelo aguantando el dolor que le provocaban unas heridas que se había hecho al caer. Intentó coger las bolsas con mucha dificultad porque todo le volvía a caer, ya que las bolsas tenían agujeros… De repente, escuchó una dulce y “abrumadora” voz femenina que nunca antes había sentido. Esta voz le decía:

Te quiero ayudar porque veo que necesitas ayuda. A mí me gusta ayudar a los demás. ¿Estás bien? Me llamo loba. ¿Tú cómo te llamas?

El lobo no supo qué decir. Hacía tiempo que no hablaba, que no articulaba palabra. Era como si estuviera mudo. Desde que sus padres murieron, nadie le había ayudado. Nadie se había preocupado por él. Nadie le había preguntado cómo estaba, qué necesitaba. En aquel momento preciso se quedó bloqueado.

La loba, como tenía una gran inteligencia emocional, se percató enseguida de que el lobo no estaba bien y necesitaba mucha ayuda. Extendió su brazo para ayudarle y él se dejó ayudar dándole su mano. El lobo no conocía a la loba de nada, pero le transmitió mucha confianza desde el primer momento que la vio, además de que le pareció muy guapa. Sintió eso que se dice “amor a primera vista”. Este día marcó un antes y un después en las vidas del lobo y la loba, ya que se convirtieron en amigos inseparables.

Al cabo de poco tiempo fueron pareja y como era obvio, después se casaron. Como loba era adinerada, pudieron hacer varios viajes durante tres meses viendo las maravillas del mundo. Gracias a estos viajes lobo volvió a recuperar las ganas de vivir. Y además, su compañera de viaje era, nada más y nada menos, que Loba, una gran persona y profesional. Fue capaz de hacerle terapia al lobo para que dejase atrás su pasado y se centrase en su presente para llegar de la mejor manera a su futuro.

Cuando él se perdonó pasó algo mágico. Los que le habían hecho tanto daño vinieron a pedirle perdón, porque se dieron cuenta de que habían sido muy crueles con él. Vinieron Caperucita roja, el cazador, la abuelita, los tres cerditos, las siete cabritas y la madre cabra, entre otros. Así el lobo y la loba pudieron ser felices, con sus lobitos y lobitas, que completaron la felicidad que tenían de tenerse el uno al otro. La familia de lobos logró ser valorada, querida y respetada como cualquier otra familia.  

Y lobín lobín este cuento llegó a su fin.

Fin.

El lobo incomprendido es un cuento de la escritora Ikram Zaytouni © Todos los derechos reservados.

Sobre Ikram Zaytouni El M’thiwi

Ikram Zaytouni El M'thiwi

Me llamo Ikram Zaytouni, tengo 37 años y dos maravillosos hijos. Soy maestra de educación primaria desde hace más de una década y media. He escrito un libro autobiográfico titulado “Una historia que contar” que está en Amazon. Me encanta escribir, leer, viajar y me apasiona mi profesión de maestra.

“… siento una gran pasión por lo niños, por su naturalidad, sinceridad, espontaneidad, curiosidad, entre muchas otras cualidades que tienen. Soy defensora a ultranza de los niños y abogo por una educación respetuosa y consciente”

Libro “Una historia que contar”, de Ikram Zaytouni

q? encoding=UTF8&ASIN=B096CSZSYL&Format= SL160 &ID=AsinImage&MarketPlace=US&ServiceVersion=20070822&WS=1&tag=redestrategia 20&language=es USir?t=redestrategia 20&language=es US&l=li2&o=1&a=B096CSZSYL

Una historia que contar” trata de mi vida, de mis 36 años vividos. ¿Y por qué mi vida debe ser contada y leída? Pues porque es una historia que vale la pena leer. Empezando porque tengo trastorno bipolar. Esto ha comportado unas crisis bastante intensas en mi vida que han hecho tambalear todo mi ser. En el libro narro algunas de estos episodios maníacos o depresivos por los que he pasado.

También soy maestra de educación primaria, desde hace más de doce años y madre de dos maravillosos hijos. Parte del libro también lo dedico a mi pasión, la educación respetuosa, sana y consciente que les doy a mis hijos e intento darles a mis alumnos. Mis inicios y como he ido evolucionando, creciendo y madurando en mi área profesional, que a la vez ha hecho que mejore en mi parte personal. Y como musulmana que soy tenía y quería también hablar de temas como la identidad, el hijab, el islam y sus pilares.

Otro cuento sobre un “Lobo incomprendido”

¿Te ha gustado el cuento “El lobo incomprendido“? Entonces, por favor, califica este cuento con estrellas (⭐), deja algunas palabras sobre lo que te han parecido, puedes utilizar la sección se comentarios (✍🏼). También puedes compartirlo con otros niños y niñas, utiliza los botones de redes sociales que están a continuación (🙏🏼). ¡Gracias!

5/5 - (3 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.