Reflexiones sobre las vacaciones

Por Lic. Susana Passano. Reflexiones

Como tenemos lectores de muchos países y de todas las latitudes, el calendario de vacaciones se distribuyen casi en todo el año. Es así que, cualquiera es un buen momento para hacer unas reflexiones sobre las vacaciones, y en este caso la Licenciada Susana Passano, que es psicopedagoga-psicoanalista, especialista en atención de niños, nos da algunas recomendaciones.

Luego, la escritora Liana Castello, desde su visión de madre y su trato con niños y niñas de hace muchos años, también nos da algunos consejos y reflexiones sobre las vacaciones y la relación de los padres con los hijos durante este tiempo de disfrute y esparcimiento.

Por último, la Licenciada Marisa Russomando de Espacio la Cigüeña nos da sus recomendaciones sobre el término de las vacaciones y la vuelta a la rutina, y cómo hacer para que esta vuelta a las actividades resulten lo más placentera posible.

¿Qué son las vacaciones?

Reflexiones sobre las vacaciones

La palabra “vacaciones” deriva del latín vacans, participio del verbo vacare: estar libre, desocupado, vacante (como un puesto de trabajo). Se origina en el término latino vacatio. Este vocablo significa a un tiempo vaciamiento y suspensión de las actividades normales. Me interesa destacar algunas sutilezas en este proceso de vacaciones, proceso de suspensión de actividades comunes, repetidas, realizadas día a día.

Como leíamos, en el concepto “vacaciones” algo del orden de un corte se produce.

Corte referido a una cotidianeidad que se repite día tras día. De pronto, se decreta que hay vacaciones y digo decreta porque así está establecido en el calendario: verano e invierno, dos tiempos para detener ciertas rutinas y abordar nuevas situaciones.

Simplemente eso: corte de algo conocido, repetido e inauguración de algo diferente. Lo diferente no implica necesariamente salir de la casa para ir a otro pueblo, ciudad o estado. Lo diferente implica que algo distinto y desconocido se propone allí haciendo diferencia con lo anterior y conocido.

Entonces, ¿se puede tener vacaciones en la propia casa?, es decir ¿se puede hacer algo diferente en la propia casa? La pregunta es cómo vive cada persona esa rutina esa cotidianeidad y como vive lo nuevo que está decretado por calendario.

Algunos necesitan tiempo para empezar a familiarizarse con lo nuevo.

Hemos escuchado muchas veces decir: “cuando nos estábamos aclimatando al paisaje, al lugar, cuando le estábamos tomando el gustito ¡¡¡tuvimos que volvernos!!!” Estos dichos nos permiten suponer que para ciertas personas acomodarse a lo nuevo les toma su tiempo y a veces no es tan rápido.

Algunas personas cuando viajan se angustian, otras antes del viaje, otras, durante y otras después. Cuando digo que se angustian digo que se inquietan porque algo de lo cotidiano se mueve, cambia y eso crea inquietud. Recuerdo en una entrevista realizada a la mamá de un paciente relatar que la primera semana de vacaciones el niño lloraba todos los días porque quería dormir en su cama.

Otro niño al llegar a la playa no quería sacarse la remera para entrar al mar, pasados algunos días logró disfrutar del agua. Hay quienes discuten antes de salir o bien se complican para armar valijas o las hacen muy anticipadamente o sobre la hora de la partida. A veces al despertar por la mañana no se sabe en qué lugar se está y se percibe por unos segundos una sensación de confusión.

Hemos visto en la playa quienes con su computadora o su teléfono celular continúan vinculados a los lugares comunes de trabajo o rutinas conocidas.

En fin, algo de lo diferente se plantea en vacaciones.

No todo es puro placer ya que conviven sutiles sensaciones que dan cuenta de que un vacío se produjo y algo nuevo adviene.

Estas situaciones displacenteras, a veces inquietantes o angustiosas, conviven con la alegría ante lo nuevo. Por otro lado está la posibilidad de tomar el tiempo de descanso o vacaciones cuando la persona lo desea o lo elige, es decir, por fuera del tiempo establecido por calendario.

Y aquí lo diferente se ubica en una posición subjetiva en relación a descansar cuando realmente se necesita y no cuando se establece (por calendario) por fuera del propio deseo o necesidad. Claro que esta situación es muy poco frecuente sobre todo en el sector de población que trabaja en relación a instituciones educativas, legislativas, etc. También el nivel socioeconómico define estas posibilidades.

Por último, hay que dar un espacio para pensar en aquellas personas que no pueden tomar un tiempo de vacaciones. No sólo porque no tienen dinero o porque están por fuera del sistema social-cultural. Hay personas que no pueden salir de lo rutinario, no pueden dar lugar al deseo de abordar lo nuevo.

En estos casos lo nuevo se propone como algo temido.

Dar lugar a lo nuevo, superar la cuestión del vacío que produce el corte con lo rutinario tiene efectos saludables en el psiquismo pues moviliza novedades, creatividad, energías nuevas o renovadas. Y es un buen momento para reflexionar y proyectar.

El espacio de corte con lo rutinario permite balancear lo realizado y lo futuro. El tiempo de vacaciones, cuando es posible generar algo novedoso, que hace diferencia con lo conocido, es ciertamente una situación saludable en sí misma.

Lic. Susana Passano

Psicopedagoga-Psicoanalista.
Especialista en atención niños y adolescentes.
Orientación a padres e instituciones educativas.
Consultorio: Cabildo 1370 PB, C.A.B.A. Argentina –
Teléfonos: (011) 4786-3672 – 15 3624 4400

Un tiempo de descanso para compartir con nuestros hijos

Por Liana Castello

Vacaciones para compartir con los hijos
Imagen de Jill Wellington

Las vacaciones son un tiempo de descanso, pero por sobre todo, un tiempo para compartir con nuestros hijos.

Llegó el tiempo de descansar. Aquel que con ansias esperamos todo el año y sobre todo cuando éste llega a su fin.

En lo primero que pensamos tal vez, es en la suerte que tenemos de tomarnos un respiro del trabajo y las obligaciones. Es algo que todos necesitamos para recobrar fuerzas y comenzar un nuevo año. Más allá de esta necesidad genuina, se plantea otra –creo yo- más importante.

Las vacaciones no son sólo el momento de no hacer nada, son también la oportunidad que tenemos durante el año para compartir todo nuestro tiempo con nuestros hijos.

El trajín cotidiano, el trabajo, el colegio de los chicos y sus actividades extracurriculares no nos permiten estar todo el tiempo que quisiéramos con ellos, ni todo el tiempo que ellos verdaderamente necesitan de nosotros.

Más allá de que la disponibilidad horaria sea mayor, también nuestra predisposición debería ser otra.
Las vacaciones tendrían que ser también un tiempo de reencuentro con nuestros hijos, tiempo de jugar, de compartir actividades, de escucharlos más y con mayor detenimiento, tiempo de dialogar y de no dejar cosas en el tintero porque el reloj apremia.

Nuestros hijos nos necesitan siempre y no siempre estamos disponibles para ellos.

Por eso, aprovechemos esta época del año para darles lo mejor que le podemos brindar, nuestro tiempo. Volvamos a ser niños con ellos, o adolescentes, juguemos, charlemos, escuchemos música, divirtámonos juntos de la manera que sea.

La vida no detiene su ritmo vertiginoso. Nuestros hijos no siempre estarán bajo nuestra ala, no siempre querrán compartir su tiempo libre con nosotros. Aprovechemos cada oportunidad que la vida nos da junto a ellos. Hagamos innumerables viajes a la orilla para llenar el baldecito que facilitará la construcción del castillo de arena, leamos cuentos, barrenemos olas, caminemos, juguemos un juego de mesa o lo que sea que nuestro hijo quiera hacer junto a nosotros.

Tal vez no siempre tengamos ganas, estamos cansados y queremos también un tiempo para nosotros, merecido por cierto, pero cuando se es padre, las prioridades de uno siempre ceden el paso a la de nuestros hijos. Ya tendremos tiempo nosotros de leer un libro a solas, hacer un crucigrama sin que nadie nos interrumpa, dormir una interminable siesta sin que nadie nos despierte.

Mientras tanto, disfrutemos la dicha de tener a nuestros hijos junto a nosotros.

Si este merecido descanso lo aprovechamos para encontrarnos con nuestros hijos en una forma más profunda, sin duda serán las mejores vacaciones con o sin sol, con lluvia o sin ella, en la playa o en la cocina de casa ¿qué importa?

Sobre Liana Castello

Liana Castello - Escritora

«Nací en Argentina, en la Ciudad de Buenos Aires. Estoy casada y tengo dos hijos varones. Siempre me gustó escribir y lo hice desde pequeña, pero recién en el año 2007 decidí a hacerlo profesionalmente. Desde esa fecha escribo cuentos tanto infantiles, como para adultos.»

Liana Castello fue, durante varios años, Directora de Contenidos de este portal. Junto con EnCuentos, recibió la Bandera de la Paz de Nicolás Roerich y se convirtió en 2011 en Embajadora de la Paz en Argentina.

De las vacaciones a las rutinas

Por Lic. Marisa Russomando

Término de vacaciones y vuelta a la escuela
Imagen de Axel Millán

El tiempo de vacaciones es uno de los más esperados por niños y adultos e incluye una gran ilusión respecto de lo que se espera de él.

Los objetivos fundamentales son: descansar y divertirse.

Al regresar algunos lo han logrado, otros no y eso genera sensación de satisfacción o in satisfacción respectivamente, pero TODOS deben volver a la rutina: trabajo y/o estudio.

Es frecuente que en el regreso nos acompañe una mirada negativa de nuestra vida: nos gustaría tener otro trabajo más libre, que el paisaje sea otro, entre otras cosas. Esto puede motivar una sensación de pesadumbre, que no es lo esperable o generar un cambio positivo dentro de la rutina, para que sea más amable: hacer ejercicio, alimentarnos mejor, proponerse divertirse más durante el año.

La clave es la organización

Lo que sin duda no debemos esperar es que éstos y otros cambios de hábitos necesarios para el devenir del día a día, tengan lugar de un día para el otro.

Para ello la clave es la organización:

  • Del orden: del espacio y de los materiales que empleamos nuestra actividad.
  • De la alimentación: volver a establecer las 4 comidas con alimentos saludables.
  • De horarios: acomodar el horario de descanso y del levantarse según la necesidad.

En el caso de los niños es importante también ponerse en contacto con anticipación con sus pares, invitar a algún amigo a jugar a casa o combinar una salida conjunta. De esta manera se favorece a la re socialización que el nuevo inicio escolar incluye.

En este sentido es sugerible tomar la última semana como tiempo de re encuentro con la rutina y de adaptación a la misma.

Lic. Marisa Russomando

Psicóloga (MN) 23189
Directora de Espacio La Cigüeña
www.marisarussomando.com.ar

Más reflexiones sobre las vacaciones

Y si te gustaron estas “Reflexiones sobre las vacaciones“, por favor, déjanos algunos comentarios (✍🏼), califica el artículo con las estrellas que están a continuación para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con otras personas, descargando como PDF y enviándolo por Whatsapp o correo electrónico, o compartiendo a través de las redes sociales (🙏🏼). ¡Gracias!

Por favor, ¡Comparte!



13 comentarios en «Reflexiones sobre las vacaciones»

  1. Blas Emilio Cubillo Nuñez

    Esta lectura me pareció interesante ya que aborda un tema muy hablado, que son las vacaciones y te hace reflexionar de como en el momento de cambiar de lugar, como puede ser tu hogar es difícil acostumbrarse a una nueva vida.

  2. Blas Emilio Cubillo Nuñez

    Se me hace una reflexión interesante ya que te cuenta o explica las diferentes formas de adaptarse a una nueva vida de cambio de lugar, pais, etc.

  3. Es un texto que te haga reflexionar y te ayuda porque te explica que podemos pasar las vacaciones en casa y no es necesario salir aunque cueste un poco adaptarse, y estar de vacaciones puede significar cambiar de rutina y practicar cosas nuevas, aunque cueste un poco adaptarse.

    1. Se me hace muy buena la lectura por que te hace reflexionar, te explica las formas de adaptarse a una vida y que no es necesario viajar, puedes quedarte en tu casa aunque cueste adaptarse

  4. Juan Manuel Tadeo Picazo 2-c

    Bueno para empezar la lectura te deja en claro que es lo que significa vacaciones, para que sirven, que utilidades tiene pero después de eso te explica que tipos de personas existen en las vacaciones. Los tipos de personas mas importantes para mi fue: la persona que acepto lo nuevo y la otra que le toma un tiempo afrontarse a lo nuevo pero que luego lo acepta
    Mi reflexión fue que hay que respetar a las personas por sus características que si tu eres de unas personas de que acepta todo pero tu hermano amigo etc. no son de esas personas, no lo molestes ni lo obligues a hacer eso que tu quieras, más bien apóyalo en lo que sea déjalo disfrutar lo nuevo lo último que voy a decir es que ah que disfrutar estas vacaciones que se nos permiten, relajarte y disfrutar de lo nuevo

  5. paulina ventura vilchis 2ºA

    Es demasiado interesante, pues nos dice que no siempre es necesario salir afuera a lugares lejos de casa, pues a veces puede ser adentro en la casa y aunque nos cueste trabajo adaptarnos podemos probar con cosas nuevas y en familia.✨

  6. Luis Alexander Erasmo Tolentino

    Esta lectura habla acerca de las cosas nuevas que en ocasiones pueden ser angustiantes, ya que no sabemos que sucederá y tenemos sentimientos encontrados, así como lo dice la psicopedagoga en el texto, a veces romper con nuestra rutina nos puede traer cosas positivas. Por ejemplo la actual pandemia nos ha traído angustia, incertidumbre y muchos más sentimientos, pero también hemos aprendido a avanzar a pesar de la adversidad y a adaptarnos a esta nueva vida

  7. YESSICA MELANY PEREZ CERON

    Nos hace reflexionar sobre que son las vacaciones y lo importante que es disfrutar cada momento del lugar en que estemos y con las parsonas que mas quieres y la importancia de la familia y saber disfrutar los lugares y valorar la familia y los momentos. pero para que todo salga bien tenemos que planear con tiempo.

Por favor, deja un comentario.