El Cacaolat de Iker

Por Lydia Giménez Llort. Historias cortas

El Cacaolat de Iker por Lydia Giménez-Llort. Una hermosa historia de vida. Un relato de solidaridad y amor al prójimo.

El Cacaolat de Iker

En el levante de España, un día del mes de Mayo, la tierra, harta de tanta tristeza rompió a llorar. Su llanto y sus gritos fueron tan intensos que las paredes de todas las casas retumbaron de dolor.

Aquella tarde del 11 de Mayo, los terremotos de Lorca no sólo derrumbaron las casas, se llevaron la vida de nueve personas. Estuve allí, unos días después, para conocer en primera persona la dimensión de la tragedia y ver cómo mejor podíamos ayudar.

Cuando uno lo pierde todo, cuando uno no puede ante tanta impotencia… sólo la esperanza y la valentía, unidas de la mano, logran hacerle renacer partiendo de la nada, mientras que a la par, en los demás, la solidaridad nace de forma espontánea.

Hay historias cotidianas, sencillas, que nos demuestran que los gestos de solidaridad más puros y verdaderos son esos que nacen en el corazón, no importa lo chiquito que éste aún sea…

Ésta es una historia de esas. Espero que les emocione tanto como a mí cuando Esther me la contó.

Lorca 31 de Mayo de 2011, 15:30h

Lorca, en una calle de la zona cero del Terremoto del 11 de Mayo de 2011. Una señora vecina de Lorca se lamenta mirando el edificio marcado con spray rojo.

– “No sabes lo que es… ver que no puedes coger nada… No he podido subir ni a coger el bote de Colacao, ni el bote de Colacao…”.

Sabadell 31 de Mayo de 2011, 18:30h

En el supermercado Condis de Sol i Padrís, Una señora pone un bote de leche y unas galletas en un carro de la compra. En la ventana Marta, Esther y Diego han puesto un rótulo para que, como ellos, los clientes de la tienda puedan ser solidarios con Lorca.

– “Marta, dejo aquí la leche y galletas para Lorca”.

– “¡Gracias!” -responde Marta sonriente.

– “¿Qué es Lorca, mamá?” -pregunta el niño a su madre mientras va dando sorbitos a un Cacaolat que hace de merienda.

– “Lorca es una ciudad de Murcia. Donde hubo el terremoto. Esto es para ellos” -le explica Marta al niño.

El niño mira el carro de la compra, mira a su madre y a Marta y les pregunta extrañado:

– “¿No tienen galletas?”

– “No, no tienen galletas” -responde Marta.

– “¡No tienen galletas!” -exclama a la vez que deja de beber.

El niño mira el carro de la compra y ve el tetrabrik de leche que dejó su madre.

– “¿Y leche? ¿No tienen leche?” -pregunta el niño.

– “No, no tienen leche” -le responden.

– “¿Tampoco tienen leche?” -pregunta otra vez, aún más extrañado.

– “¿Entonces? ¡No tienen galletas ni leche!”.

– “No hijo, por eso les enviamos” -responde la madre.

El niño alza la mano y mira el botellín de Cacaolat que estaba saboreando, le pone la tapa y hace intención de ponerlo dentro del carro de la compra. Su madre, al verlo, le propone un cambio:

– “Iker, ¿qué te parece si les enviamos un Cacaolat de los nuevos? Éste acábatelo tú y le ponemos uno de los otros, ¿vale?”.

Barberá del Vallés, en la Oficina de Seur, 2 de Junio de 2011, 17:30h

Hace media hora, una caja de 8,4kg llena de galletas, papillas y un botellín de Cacaolat, el Cacaolat de Iker, ha salido junto a otras 5 cajas repletas de cariño hacia Lorca.

El Cacaolat de Iker es una historia real que ayer por la noche Esther Chia me contó, llena de orgullo, cuando me trajo el carro de la compra recogido nuevamente en la tienda donde trabaja.

Igual de emocionante fue su relato de como Laura y sus padres, ya personas mayores, aportaron un total de 80 euros en alimentos y productos de higiene que llenaron hasta arriba el carro de la compra.

Y con ello, en el día de hoy los 56,7 kg solidarios de los clientes del Condis de Sol i Padrís de Sabadell nos permiten celebrar los 500kg de ayuda total gestionada por Fans de Michael desde que iniciamos el proyecto de ayuda a Lorca el 12 de Mayo.

Muchas gracias a todos.

Fin.

Sobre Lydia Giménez-Llort

Lydia Giménez-Llort - Escritora

Lydia Giménez-Llort nació en El Masnou, una villa marinera en las marismas de Barcelona el 13 de septiembre de 1966. Es hija única de Mercè y Antonio.

Estudió licenciatura en Biología y luego un doctorado y postdoctorado en el Instituto Karolinska de Suecia. Ahora es investigadora en Neurociencia (envejecimiento y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer) y es profesora en psiquiatría en la Universitat Autònoma de Barcelona.

“Yo, por suerte, o fortuna la mía, nací en El Masnou, una villa benéfica y marinera, junto a la brisa del mar, del Mediterráneo… pero el río Blanco (río Turia) y la falda del monte Los Zafranares donde descansa escalonadamente Ademuz, cuna de mi padre, me aportaron el sosiego de la montaña y me dan ese equilibrio perfecto, como si fueran mi yin y mi yang.”

Lydia es voluntaria del Servicio Civil Internacional con el que estuvo en Portugal, la antigua Yugoslavia y Bélgica. Participó en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos Barcelona 1992 donde coordinó a los asistentes de las delegaciones de China, India, Pakistán y Unión de Myanmar (antigua Birmania). También coordinó el comité social y el infantil en el Wenner-Gren Center de Estocolmo y fundó la asociación sin ánimo de lucro ‘Oyakudachi’, inspirada en sus abuelas Neus y Ascensión, y el legado humanitario de Michael Jackson de quien es fan.

Si quiere conocer más sobre Lydia Giménez-Llort, puede leer la entrevista que le hicimos para EnCuentos Aquí.

Otros cuentos de Lydia Giménez Llort

Califica esta entrada

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *