Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo – 21 de mayo

La Asamblea General de la ONU estableció el 21 de mayo como Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo, en Diciembre 2002-

El  propósito fue  poner de relieve la necesidad de destacar el potencial de la cultura como medio de alcanzar el desarrollo sostenible, la coexistencia mundial pacífica y la prosperidad. Pocos días antes de que culminara el Año de las Naciones Unidas para el Patrimonio Cultural (2002), la Asamblea buscó así reconocer el vínculo cercano que existe entre la vigencia y el respeto de diversidad cultural y el diálogo entre las civilizaciones.

Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo

Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo - 21 de mayo

Tras la adopción de la Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural en noviembre de 2001, la Asamblea General de las Naciones Unidas se congratuló de las líneas maestras de su Plan de Acción y proclamó el 21 de mayo “Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo” (Resolución 57/249).

El día ofrece una oportunidad de profundizar nuestras reflexiones sobre los valores de la diversidad cultural para aprender a “vivir mejor” juntas y juntos. Es la razón por la que la UNESCO apela a los Estados Miembros y a la sociedad civil para celebrar este día asociando al mayor número de actores y colaboradores. Diversidad cultural La diversidad cultural está en el núcleo de las preocupaciones de la UNESCO desde su creación, hace sesenta años.

La adopción de la Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural (el 2 de noviembre de 2001) confirmó su compromiso en favor de “la fecunda diversidad de las culturas” en un espíritu de diálogo y apertura, tomando en cuenta los riesgos de homogeneización y repliegue identitario asociados a la universalización.

Como las culturas engloban las artes y las letras, así como los modos de vida, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias, la protección y la promoción de su diversidad plantea un reto: defender una capacidad creativa a través de la multiplicidad de sus formas materiales e inmateriales, y garantizar una convivencia pacífica.

La preservación y la promoción de este “patrimonio común de la humanidad”, se emanan de un imperativo ético servido por un dispositivo de instrumentos normativos y constituyen el fundamento y la finalidad del conjunto del programa cultural de la UNESCO en los ámbitos del patrimonio (Patrimonio mundial, Patrimonio monumental, Patrimonio mobiliario, Patrimonio inmaterial), de las culturas vivas (Expresiones tradicionales, Artesanía, Expresiones contemporáneas, Lenguas y Derecho de autor), del desarrollo sostenible (Turismo cultural, Artesanía, Saberes autóctonos, Medio ambiente sostenible) y del Diálogo intercultural.

Fuente: Naciones Unidas

Califica esta entrada

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.