Día Internacional de la Madre – 10 de Mayo


Poesías para el Día de la Madre. Efemérides

El Día de la Madre o Día de las Madres es una festividad que se celebra, en diferentes fechas del año según el país, en honor a ellas, reflexiones y poesías para el Día de la Madre.

Día de la madre - Poesías

El Día de la Madre actual fue creado por Julia Ward Howe, en 1870, originalmente como un día de madres por la paz, que luego se convirtió en un día para que cada familia honrase a su madre. Finalmente ha sido aceptado como festividad en muchos lugares del mundo.

10 de Mayo. Día Internacional de la Madre

¡Felicidades y saludos a todas las madres del mundo en su día!

Anna Jarvis a los 41 años era muy apegada a su madre cuando ella murió en 1905 en Grafton, West Virginia. Junto con su hermana ciega, Elisinore, sintió una gran pena con su pérdida. Entonces Anna se dio cuenta de que los niños usualmente no demostraban el aprecio a sus madres mientras aún vivían y decidió hacer algo. Tenía la esperanza de que un Día de la Madre estimulara el respeto por los padres y fortaleciera los lazos familiares.

Dos años después, en 1907, y con la ayuda de sus amistades, Anna comenzó una campaña por correo para tener el apoyo de ministros influyentes, hombres de negocios y congresistas para declarar oficialmente como festivo el Día de la Madre.

Como resultado de sus esfuerzos el primer Día de la Madre fue reconocido en una ceremonia religiosa el 10 de mayo de 1908 honrando a Mrs. Reese Jarvis, en Grafton, West Virginia, y en Filadelfia, Pennsylvania. Las flores favoritas de la señora Jarvis eran los claveles, que se utilizaron para adornar la ceremonia. Desde entonces los claveles rojos se convirtieron en el símbolo de las madres con vida, y los claveles blancos en el símbolo de las madres que ya partieron.

La primera proclamación del Día de la Madre la hizo el gobernador de West Virginia en 1910. Oklahoma también celebró a la madre ese año. Hacia 1911 este día especial se celebraba en cada estado y en lugares como México, Canadá, China, Japón, Sudamérica y África. En diciembre de 1912 se creó la Asociación del Día Internacional de la Madre con el propósito de promover el reconocimiento internacional del Día de la Madre.

Según los historiadores el antecedente remoto a esta celebración se dio en la antigua Grecia y Roma, hacia el 250 antes de Cristo, con festivales dedicados a las respectivas madres de los Dioses de cada mitología, Rhea en Grecia y Cybele en Roma. En Inglaterra estas celebraciones habrían sido adaptadas para venerar a la Madre de Cristo, la Virgen María, dándole forma a una celebración que es más parecida a la moderna.

Pero no en todos los países lo celebran el mismo día, aunque en la mayoria de paises de Europa es el primer domingo de Mayo, en Estados Unidos y en Alemania, es el segundo, y en países de Latinoamérica, la fecha también varía. En México por ejemplo, es el 10 de mayo.

Este acontecimiento sentimental no ha tenido otro fin que rendir homenaje y enaltecer a todos las madres del mundo.

Poemas para las Madres en su día

Cómo primer agasajo para ellas en su día, una variedad de poesías para el Día de la Madre que solamente vas a encontrar en EnCuentos. Es una recopilación de obras que, con mucho amor, han dedicado durante estos años nuestros colaboradores a las madres.

Sólo el amor de una Madre

Sólo el amor de una Madre apoyará,
cuando todo el mundo deja de hacerlo.

Sólo el amor de una Madre confiará,
cuando nadie otro cree.

Sólo el amor de una Madre perdonará,
cuando ninguno otro entenderá.

Sólo el amor de una Madre honrará,
no importa en qué pruebas haz estado.

Sólo el amor de una Madre resistirá,
por cualquier tiempo de prueba.

No hay ningún otro amor terrenal,
más grande que el de una Madre.

A las madres en su día

Por Tatiana Josefina Martinez Vásquez

Estas sencillas palabras
se las quiero dedicar,
a la mujer más hermosa
me refiero a mi mamá.

Su cariño y su atención
me los quiso regalar,
me aconseja y me corrige
amor, ternura y bondad.

Se levanta en la mañana
y un beso me ha de dar
me aconseja y me corrige
¡Qué buena es mi mamá!

Cada madre es una rosa,
suavecita del rosal,
nos comprenden nos confortan
no se pueden comparar

Yo me voy a despedir
pero quiero aprovechar
a pedir para las madres
un aplauso muy especial

Dicen

Por Liana Castello

Dicen que todo lo tiñe
de los más bellos colores,
y no es una artista.

Que puede sacarnos
siempre una sonrisa,
sin siquiera hacer una broma.

Y que hace
malabares con muchas cosas,
sin ser malabarista.

También dicen
que calma cualquier dolor,
sana heridas y no es doctor.

Que escucha,
aconseja y entiende,
sin ser psicólogo o sacerdote.

Que hace las comidas
más exquisitas que hayamos probado
y no es chef.

Dicen que adivina
qué nos pasa siempre,
sin tener ningún poder especial.

Que parecería que puede estar
en más de un lugar al mismo tiempo,
sin moverse de su hogar.

Que todo lo recuerda,
hasta el más mínimo detalle
que tenga que ver con los que ama.

Y dicen también que canta
las más bellas canciones, aunque desafine,
y que cree las más bellas historias, sin ser escritor.

Dicen que puede iluminar
donde habita la más negra oscuridad,
sin luz, sin velas, con su sola presencia.

Dicen muchas cosas de ella,
todas ciertas, asombrosas,
a la vez comunes y a la vez maravillosas.

Dicen que tiene un nombre,
incluso un apellido,
pero que todos la llaman “mamá”.

Una Madre

Por Monica Esparza

El amor que llevas en el vientre
Lo sentirás para siempre,
El cansancio del día
O las amanecidas
Son producto de esa fuerza
Que una madre saca de su grandeza,
Cuando yo lloro a lo lejos,
Tu lloras en silencio y si sonrío tu te alegras conmigo.
El amor de mamá
Nunca morirá,
Porque es el más puro,
Y no hay así ninguno.
Te quiero hasta el cielo
Y más allá,
Con amor tu hija.

¿Por qué te recuerdo?

Por Julio Casati

Te conocí hace años, tantos como los que tengo,
de figura delgada, rostro fatigado y arrugas incipientes.

Vivías de apuro, al ritmo de lo que la vida,
por aquellos años imponía.

Te preocupabas por todo, qué comer hoy, la casa limpia,
el guardapolvo impecable, y el dinero que alcance.

Salías corriendo a la salita, si el termómetro
marcaba 37, y después me obligabas a tomar ese jarabe horrible,
pero que según vos, si era feo curaba.

Apretabas los dientes, ante una pregunta mía,
a la cual no tenías respuesta,
claro, en la vida solo habías trabajado,
y la calle, la calle, fue tu guía.

¿Qué te gustaría comer hoy? a veces preguntabas,
y te respondía ¿Por qué el premio?
y tú decías, no es premio, es regalo,
y mis ojos brillaban de alegría, porque ese día,
ese día… había panqueques.

Una tarde, de regreso del colegio, al acercarme
a darte un beso, note fría tú mejilla, pase entonces
mi mano y sentí la humedad de una lagrima,
a punto de secarse, a punto del olvido.

¿Qué sucede? Pregunte: Nada importante ¿Cómo te fue?
Me susurraste, y tuve que responder que bien.

Pasaron los días, y al volver cada tarde, allí estabas,
frente a la ventana, esperando tal vez que el sol
de la tarde entibiara tus manos…tus manos vacías,
inciertas, maduras.

Nunca lo supe, el porque del llanto
nunca supe, el porque la ventana parecía tu mejor amiga,
nunca supe el porque, de esa mirada perdida.

Pasaron los años, en ti más que en mí, pero siempre estabas,
tu hombro fue mi hombro,
tu calor, fue mi calor,
tu refugio, fue mi refugio, y tu corazón siempre fue el mío.

La vida fue tiñendo de blanco tus cabellos,
y tus arrugas fue sabiduría, por eso se que sabias, que pronto,
pronto Llegaría ese día.

¿Por qué te recuerdo? Por eso, por lo que fuiste
por tomarme de la mano y mostrarme los dos caminos,
porque solo hay dos caminos, por ser el huerto donde nutrirme
por ser escuela, por ser amiga, por dejarme volar,
cuando te diste cuenta que ya no era un niño.

¿Por qué te recuerdo? por eso, por tu bondad,
por no haber gritado jamás
¿Cómo no recordarte? ¿Cómo dejar….de decirte?
¡¡¡Mamá!!!

No hay amor más grande

Por Marielena Rondinel

Hay un ser que lo da todo sin esperar nada,
que aún fatigada se desvela por cuidarte,
que atesora cada minuto de tu existencia,
que comparte tus sueños y ríe con tu risa.

Un ser, que sin dudar, te extiende sus manos
para ayudarte en cualquier momento;
que aunque no siempre esté contigo de acuerdo
te da su apoyo incondicional y te comprende.

Una mujer que consagra sus días para guiarte,
que es capaz de entregar su vida por ti,
un ángel divino que nos cubre con su amor
cuando la tristeza nos embarga por alguna razón.

Una mujer valiente, una mujer luchadora,
de corazón claro como agua de fuente,
alguien que con sólo un beso en la frente
perdona nuestras ofensas y errores.

Un ser que siendo joven tiene enorme sabiduría
y siendo anciana cuenta con la fortaleza de su alma;
Una mujer sensible, una mujer admirable,
tierna y serena,tiene la belleza de la luna llena.

Quienes contamos todavía con su presencia
démosle gracias al cielo por esta gran dicha,
si tu madre ya no se encuentra a tu lado,
honra su memoria siendo una buena persona.

Ella, lleva la magia de un radiante amanecer
y en sus cálidos ojos se refleja la bondad
¡No hay en el mundo un amor más grande,
como el amor de esta inigualable mujer!

Madre. Poesía

® 2017 – Julio Casati

Madre - Ilustración de Anna Burighel
Ilustración: Anna Burighel

Flor bella entre las bellas,
manantial de ternura y perdón.
Eres regazo para el llanto,
refugio y consuelo en la soledad.
Engranaje de vida y almacén de sabiduría.
Con amor me diste hospedaje en tu vientre
y así durante un tiempo fui un ocupa de tu vida…
Transformé tu figura y le puse limites a tus costumbres.
Y tú, ilusionada, lo consentías,
pues yo te hacía sentir mi vida… madre mía.
No hay dolor querido, ni tan bien soportado,
como tu dolor de parto, madre mía…
Y aún en tu regazo, sintiendo agujas en tu pecho,
mirándome con ternura, me protegían tus caricias…
Y olvidando tu cansancio velabas mis sueños,
y aunque no te distinguía, sabias que eras tú, mi madre querida.
De tus ojos me llevo la alegría,
y de tus manos el perdón.
De tus noches en vela, la comprensión.
Y en todos los poros de mi piel, me llevo tu amor…
Quisiera con tan solo una palabra
poder expresarte lo que siento,
darte las gracias por la vida,
sin una queja, sin un lamento…
Pero sé que todavía tengo tiempo,
por eso déjame decirte ahora sólo esto
y deja que sea mi corazón quien te lo entregue,
como el agua en su cauce…
¡Cuanto te quiero…madre!

Reflexiones sobre la maternidad

Por si las poesías para el día de la madre le parecieron pocas, sumamos unas Reflexiones sobre la maternidad de la escritora española Dolores Espinosa, nuestra colaboradora hace varios años.

Ser madre

Ser madre - Reflexiones

Ser madre es:

Dormir poco y que tu sueño se vuelva tan ligero que hasta un pequeño cambio en la respiración de tu hijo te despierta.
Escuchar cientos de consejos de las abuelas.

Estar siempre  preocupada por algo: aún no habla, aún no camina, aún no ha dejado los pañales, ¿cómo le irá cuándo empiece el cole?, come poco, come demasiado, tiene catarro, tiene gastroenteritis, tiene otitis, es tímido, es demasiado lanzado, ¿qué tal le irá cuándo comience primaria?, es demasiado tranquilo, es demasiado nervioso, ve demasiada tele, es miedoso, ¿cómo le irá con el primer amor?, está obsesionado con la moda, va demasiado desaliñado… Siempre, siempre, encuentras un  motivo para preocuparte (y tu  madre te parecía una exagerada… ¡Ja!).

Escuchar cientos de consejos de las amigas.

Hacerte miles de preguntas y escuchar miles de respuestas pero nunca tener claro qué debes hacer: ¿Me he quedado corta? ¿Me he pasado? ¿Debería ser más blanda? ¿Debería ser más dura? ¿Lo protejo demasiado? ¿Le doy demasiada libertad?

Peor aún: sentir que, hagas lo que hagas, no lo haces bien o que haces poco o las dos cosas.

Escuchar cientos de consejos de los expertos.

Ver como tu vida de pareja se vuelve casi inexistente e intentar buscar tiempo de donde sea para recordar que él y tú son algo más que “papá y mamá”.

Saber que, tarde o temprano, tu hijo va a sufrir y pasarlo mal porque sabes que no puedes (ni debes) evitarlo.

No poder estar nunca “de baja” por muy enferma que estés.

No tener nunca, jamás, vacaciones.

Tener que aprender a hacer un montón de cosas sobre la marcha…  y sin manuales de ayuda.

Aprender a conformarte con el pastel con peor pinta. El huevo frito más feo. El trozo de tarta más pequeño… y, encima, hacerlo con gusto.

Volver a aprender todas esas cosas que has olvidado para ayudarle a hacer los deberes.

Luchar para poder ver el telediario porque tu hijo quiere ver sus “dibujos”.

Olvidarte de tener la casa en orden… al menos durante los próximos quince años o más.

… y a pesar de todo esto (y algunas cosas más) no cambiarte por nadie y sentir que no hay nada en este mundo más importante que dar vida y ver crecer a tu hijo.

Fin.

Sabemos que las poesías son muy requeridas en el día de la madre, pero en Encuentos también tenemos una larga lista de cuentos de madres, muchos de los cuales, pueden ser realmente muy emotivos en este día.

Homenaje de EnCuentos a todas las madres

A todas y cada una.

A las que están y a las que velan por sus hijos desde otro lugar.

A las primerizas y temerosas y a las que llevan años criando niños.

A las que leen un cuentito por la noche y a las que no pueden hacerlo porque a esa hora deben trabajar.

A las que cuidan niños con necesidades especiales y se convierten en las mejores asistentes.

A las que han perdido un hijo y siguen de pie.

A las que retan y a las que permiten un poco más.

A las que cuidan hijos ajenos como si fuesen propios.

A las que han tenido la generosidad de adoptar un niño.

A las jovencitas y a las que además de ser madres, son abuelas también.

A las dan un plato de comida a quien no lo tiene, porque eso también es ser mamá.

A las que salen del trabajo corriendo para llegar a buscar a su hijo al colegio.

A las que, aún hoy silgo XXI, siguen cociendo disfraces para los actos escolares.

A las que nunca han cocido, pero hacen los mimos más lindos.

A todas y cada una de las madres, EnCuentos les desea un hermoso día.

A todas y cada una y en nombre de todos y cada uno de los hijos, les damos las gracias por todo el amor recibido.

¡Feliz día!

Imprimir Imprimir

A %d blogueros les gusta esto: