Por Gladys Gutiérrez Fernández

Dentro de una caja

Darío dentro de una caja,

dientes de dragón guardaba.

Le dijo a su amigo Daniel

Guárdalos que luego jugamos.

Daniel que era travieso, le dijo,

yo te los guardo sólo,

dámelos para jugar

creyendo que son dados.

Dados para jugar a la dama,

al dominó y al ludo.

Yo te los guardo amigo Darío,

dentro del decalitro que has traído.

Felices quedaron Darío y Daniel

con los dientes de dragón

que parecían dados.

Fin.

1/5 - (2 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *