Cuentos de Amistad con MORALEJA

Crecer sin máscaras

Crecer sin máscaras

Crecer sin máscaras

Crecer sin máscaras. Escritores Argentinos. Cuentos educativos.

 

En la tribu de los Wiza, para que los jóvenes fueran considerados adultos, debían ir al lugar sagrado donde se reunían los miembros del Consejo de ancianos de la co-munidad y responder, delante de ellos, algunas preguntas.
Entre otras, habitualmente preguntaban por qué querían crecer. Las respuestas más comunes eran: para ir de caza, para tomar decisiones propias o para participar en los grupos de trabajo que llevan adelante la vida de la tribu.
Al finalizar la conversación, los ancianos presentaban una opción para que el joven manifestara su elección frente al planteo.
–Si para crecer tuvieras que dejar alguno de estos tres elementos, ¿cuál dejarías?
En ese momento, el jefe mostraba un arco, un cinto con un cuchillo y un juguete de la infancia; los jóvenes sabían que, obviamente, para pasar esa prueba tenían que decir que abandonaban en juguete de la infancia.

Sin embargo, cierta vez, le tocó el turno de presentarse delante del Consejo a Uru-chi. Sí, la expresión justa es que «le tocó», porque había cumplido la edad, pero na-die creía que fuera capaz de pasar las pruebas. Uruchi andaba siempre corriendo de un lado para otro, con las manos y los pies llenos de barro ya que le gustaba jugar con el agua y la tierra. Era bastante atolondrado y acostumbraba a pasar, corriendo como un tornado, entre las carpas tirando lo que encontraba a su paso. Pero nada de esto impedía que Uruchi fuera muy querido. Tenía la virtud de hacer reír al más tris-te y, a su lado, todos se sentían bien.

Leer más »Crecer sin máscaras

Por favor, ¡Comparte!

0Shares