Pequitas

muñeca de trapo

Pequitas es uno de los cuentos cortos espirituales de navidad de la escritora Tere Acosta. Sugerido para niños de todas las edades. Cuentos infantiles gratis.

Se sentía ya el frío de diciembre. La obscuridad desde temprano, el viento húmedo. La gente de prisa en las abarrotadas tiendas, las luces multicolores, el olor a pino, a Navidad.

El recuerdo de otros años, de reuniones de amigos y familiares. La sensación de fiesta a la puerta, los aromas de la cocina de lechón asado, de papas y pasteles en el horno. Los días sin escuela, el ayudar en la casa con los preparativos, los adornos. El abrazar y ser abrazado por todos, dar y recibir buenos deseos, La ilusión de recibir dulces y regalos, provocaban una gran alegría en cualquier niña de nueve años, como yo.

Excepto que este año, sería diferente a otros para nuestra familia. Papá estaba muy enfermo. No habría grandes celebraciones. Ni visitas de amigos y familiares, ni comilonas. Ni tampoco había suficiente dinero para regalos. ¿Cómo mantener la ilusión de la Navidad, sin reuniones con seres queridos, de comida rica con festejos y villancicos…sin la ilusión de al menos un regalo?

Una opresión en el pecho, similar a dolor, a casi lágrimas saliendo. Dolía. Era lindo oír las fiestas de otros. Era muy triste no poder tener la misma alegría en casa. Pero a los nueve años, las ilusiones son fuertes. Se tienen. Se cree. Se espera. Aún.

Sólo un regalo, uno solo, al menos. Esa emoción de ver la caja, tocarla, romper el papel, de tratar de adivinar lo que contendría, el disfrutar un juguete nuevo, inventar juegos, invitar a jugar a otras niñas, imaginar a jugar y jugar, jugar y jugar…

Horas extasiada observando el pino de Navidad, con sus esferas de tantas formas y colores. El eterno encenderse y apagarse de las lucecitas, al compás del sonido de villancicos. Las comparaba con estrellas, como queriendo pedir mil deseos. Me conformaba con uno solo, no más. Uno al menos.

¡Y llegó! En una caja azul de papel brillante con dibujitos de monos de nieve, sin moño. ¡Era tan linda! Pequeña, chiquita, casi diminuta, regordeta con una carita contenta, siempre sonriendo y llena de pecas. Vestida de rojo con tela de flores y encaje y pelos cortos anaranjados. Y así la llamé: «Pequitas».

Pequitas me acompañó por muchos años. Más allá de ser muñeca. Más allá de ser un regalo. Pequitas era la fe, la alegría, la ilusión. El creer en la Navidad.

Fin

Pequitas es uno de los cuentos cortos espirituales de navidad de la escritora Tere Acosta. Sugerido para niños de todas las edades. Cuentos infantiles gratis.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

 

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]