La pulpita Rosita en problemas

Por Viviana Vélez. Cuentos de animales para niños

Rosita en problemas en una breve historia para niños sobre la amistad representada en dos animalitos del mar, una pulpita y un cangrejo. La pulpita tiene un problema, y su amistad con el cangrejo la salva. Es un cuento infantil corto de la escritora argentina Viviana Cristina Vélez.

Si te gusta el cuento, puedes compartirlo con un niño y enviarle directamente a su correo electrónico o Whatsapp. También puedes comentar y compartirlo en tus redes sociales. Más abajo tienes los botones para hacerlo. ¡Gracias!

Rosita en problemas

Rosita en problemas - Cuentos de pulpos y animales del mar

Atardecía en el mar de juegos; peces, cangrejos, focas, caballitos y todo tipo de animales marinos disfrutaban de las últimas horas de una tarde cálida, tranquila y soleada.

Mientras tanto, en el fondo del mar…

Rosita, una pulpita jugaba: hacia piruetas, volteretas y en especial girar a modo de un remolino, eso le encantaba, se divertía mucho.

Sucedió, de pronto que al pasar por entre rocas y arrecifes de corales, uno de sus tentáculos quedó atascado en un coral.

– “¡Uh! Pero ¿qué pasa? ¡Mmm! ¡Estoy atrapada!” -decía Rosita.

Cuando escuchó:

– “¡Buenas tardes! Rosita” -saludó al unísono la familia Delfín.

Rosita saludó levantando dos tentáculos. Ellos pasaban de camino a su casa y nadaban rápido y así se fueron.

Allí siguió Rosita intentando sacar su tentáculo atascado en ese laberinto que formaba el coral. El tiempo transcurría, los rayos del sol cada vez eran menos. De pronto un suave movimiento del agua trajo tres rayas blancas, al parecer iban de paso. Nadando despacio, concentradas y muy serias que, no se dieron cuenta que había allí entre los corales, una pulpita en problemas.

– “¿Será posible que no pueda salir de aquí? -y Rosita volvía a insistir con fuertes movimientos para poder liberarse- “¡Fuerte para arriba, para abajo!”

Sacudiendo sus otros tentáculos y nada de nada. Seguía atrapada.

– “¡Vamos pequeñitas! ¡Apuren la marcha!” -decía Mamá Caracola.

Rosita asombrada las miraba pasar, por un instante pensó en… pero no iba a detenerlas y mejor trataré de solucionarlo solita.

Así pasaron lentamente las tres caracolas, ninguna notó que una pulpita en el arrecife de corales, estaba en problemas.

– “¡Uy! Se está oscureciendo, ¡tengo que salir de acá!” -se dijo Rosita bastante preocupada, mientras sacudía su cuerpo con ímpetu.

– “Cangrejito, cangrejito, siempre de costado, viene y va Cangrejito.” -cantaba, avanzando sobre la arena Alejo el cangrejo.

– “¡Cangrejito de coral!” -remató sonriendo Rosita; su amigo había llegado justo a tiempo.

– “Rosi, es tarde para seguir jugando aquí, ¡vamos a casa!” -afirmó Alejo, el cangrejo. Eran amigos desde hacía mucho tiempo, compartían casi todos los momentos del día.

Rosita, se tiñó de negro el agua, estaba tan triste. Entonces le contó porqué aún estaba allí y rápidamente Alejo, con sus patas de pinzas cortó las algas que estaban enganchadas en aquel coral y retenían uno de los tentáculos de la pulpita.

– “¡Libre! si! ¡Por fin! ¡muchas gracias! Alejo, cangrejito de coral, mi gran amigo.” -exclamó con alegría Rosita.

Había llegado la noche y juntos Rosita, la pulpita y Alejo, el cangrejo se fueron al muelle cercano, allí estaban sus casas. Sus familias estarían preparando la cena y en uno de esos hogares habría un invitado.

Fin.

Rosita en problemas es un cuento infantil de la escritora argentina Viviana Vélez © Todos los derechos reservados.

Sobre Viviana Vélez

Viviana Cristina Vélez - Escritora

Desde pequeña curiosa, creativa e inquieta. Asistí a sala de 4 años y luego aconsejaron a mis padres que me enviaran a primer grado de oyente con 5 años recién cumplidos; superaba las expectativas de una nena de mi edad. Fue así que terminé la educación primaria con 11 años y comencé la secundaria con 12 para finalizarla a los 16 años.

Ingresé al profesorado de maestra jardinera y a los 19 años me recibì. Trabajé en jardines de zona oeste de la Provincia de Buenos Aires; en Morón, Ituzaingó y Castelar.

Años más tarde cursé la tecnicatura en periodismo superior para luego desempeñar mis conocimientos, trabajando en Grupo Artear, canal de aire y cable, radios zonales y boletines literarios. Como así también dictando cursos, talleres y capacitaciones en producción radial.

Luego, como profesora en niveles medio, polimodal y adultos en cultura, comunicación y medios.

Me interesaba profundizar en el estudio del proceso de alfabetización por lo cual me capacité realizando el Postítulo en Alfabetización Inicial; esto me brindó más herramientas a tener en cuenta a la hora de escribir para ser leída.

Actualmente me desempeño en educación, en el nivel inicial, con proyectos y jornadas en jardines, escuelas, ONG. Como docente mediadora de lectura, compartiendo trabajos de autoría propia y de otros autores.

Desde adolescente sigo escribiendo cuentos, poesías, reflexiones, aforismos para niños, adolescentes y adultos. También con trabajos compartidos junto a escritoras colegas e ilustradoras, haciendo de la literatura un instrumento de alfabetización y de disfrute placentero.

“Me apasiona transmitir en palabras: emociones, situaciones, valores que afectan a todos los que nos rodean: niños, adolescentes, adultos y ancianos; en todo tiempo y lugar. La palabra como instrumento de unión, reflexión y ánimo. El arte plasmado en esculturas, ilustraciones, murales. La música en sus diferentes ritmos. La magia que sucede entre la lectura y el lector. Admirar, cuidar a la naturaleza y la belleza que nos brinda la vida en pequeños y grandes momentos; esos que impulsan ¡el logro de nuestros sueños! Siempre avanzando, esforzándonos y con el brillo que cada uno posee, iluminando el camino.”

Más cuentos de Viviana

Si te gustó Rosita en problemas, por favor, comenta (✍🏼), califícalo (⭐) y comparte con otros a través de las redes sociales (🙏🏼). ¡Gracias!

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 1 Promedio: 5]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *