La princesa caprichosa


La princesa caprichosa es uno de los cuentos para reflexionar de la colección cuentos de princesas de la escritora de cuentos infantiles María Teresa Di Dio sugerido para niños de seis a ocho años.

Todos en el castillo corrían cuando a la princesa Sofía se le ocurría pedir algo, tales eran los berrinches y los pataleos que nadie quería escucharla.

Aquella mañana pedía su vestido azul, pero estaba mojado y las jóvenes nodrizas se afanaban en sacudirlo y soplarlo para que seque rápido. Lloró y gritó hasta que su hada madrina también perdió la paciencia…Y con la varita mágica le otorgó un beneficio…

Debería ir por un largo camino de la tolerancia, doblar a la derecha por el camino de la armonía, hacer un zigzag por el acantilado del perdón, subir la cuesta del amor hasta el árbol del silencio, después sentarse una tres horas sin decir una palabra. Así que al siguiente día la princesa Sofía partió…

En el camino largo de la tolerancia, por los pájaros del bosque con sus trinos y cantos le zumbaron los oídos, les gritó que se callen…pero nadie pareció escucharla y así continuó todo el tiempo, de a poco no le parecieron tan ruidosos y comenzó a tolerarlos y apreciar sus melodías, dobló a la derecha por el camino de la armonía, se maravilló observando los bellos lugares armónicos de la naturaleza con sus flores, cascadas y arroyuelos.

Cuando llegó al acantilado las cabras la corrieron y se lastimó una mano en las piedras, sentada dejo que las cabras se acerquen pensaba enojarse…pero eran tan dulces los pequeños que los perdonaron.

Aquello sí que era difícil la cuesta del amor, le pesaban las piernas y estuvo a punto de resbalar varias veces, por la mitad se sentó sobre unas rocas no llevaba mucho tiempo cuando vio un pajarillo revolotear sobre ella…al mirar un poco más abajo vio al pichón entre las piedras alargando las manos lo recogió con cuidado colocándolo en su nido.

El pajarillo trinó y fue a dar de comer a su pequeño. Sintió amor por ese ser indefenso. Estaba muy cansada cuando llegó al árbol del silencio y quiso gritar de alegría pues había logrado su cometido…pero olvidó que tenía que hacer silencio…las palabras cayeron rotas a sus pies y de su boca no salió ningún sonido más.

Tres horas después su hada madrina le anunció que había cumplido parte de su cometido…pero no podría hablar, había fallado en árbol del silencio.

Pasaron los meses y el silencio de Sofía continuaba… cuando ya su trato con las personas era diferente, amar, perdonar, tolerar, y la armonía era su disciplina, una mañana al levantarse las palabras acudieron a su boca, riendo y llorando de alegría llamó a sus amigos para contarles la buena nueva.

Y el castillo estuvo de fiesta durante dos días. Y cuentan por ahí que este cuento no es cuento, llegó a su fin…

Fin

La princesa caprichosa es uno de los cuentos para reflexionar de la colección cuentos de princesas de la escritora de cuentos infantiles María Teresa Di Dio sugerido para niños de seis a ocho años.

Imprimir Imprimir

A %d blogueros les gusta esto: