El perrito llamado Remo

El perrito llamado Remo

El perrito llamado Remo

El perrito llamado Remo. Cuentos infantiles con moralejas.

Hace varios años nació Remo. Nació en San Juan de los Morros, Venezuela. Remo era muy lindo, era blanco con unas grandes manchas oscuras en su cuerpo, era juguetón, cariñoso, obediente y amistoso.

Al cumplir dos meses Remo fue adoptado por la abuela Carmen, quien tenía una perrita marrón lanudita llamada Chocolate. Remo viajó hasta un pueblito apacible y encantador llamado El Socorro, sí señor, Remo viajó en un taxi durante un poco más de tres horas para encontrarse con Chocolate. Quien lo recibió olfateándolo y un tanto celosa por aquella inesperada visita.

Pasaron los días y entre baños y paños, Remo y Chocolate se hicieron amigos, pero Remo iba creciendo cada día más, sus juegos a veces estropeaban a Chocolate quien era como cinco veces más pequeña y pasaba caminando fácilmente por debajo de Remo. Su dueña, la abuela Carmen los bañaba y colocaba un paño en el suelo y les decía: – A secarse Chocolate! Y Chocolate corría a secarse en el suelo estrujándose contra el paño, de igual forma lo hacía Remo, quien se veía tan tosco por su gran tamaño.

La abuela reía al ver sus hermosas mascotas, quienes se ganaron el cariño del abuelo Luis, del tío José, de Tatiana y de la más pequeña de la casa Gabriela y hasta del resto de la familia. Remo se paraba en dos patas en la reja de entrada y ladraba de forma imponente y a su lado el ladrido chillón de Chocolate quien apenas podía ver por la parte de arriba de la reja y a veces se asomaba por la parte de abajo.

Pasó algún tiempo y Remo estaba comiendo, cuando al rato se sintió mal. La abuela llamó al veterinario porque remo se había enfermado. Era una extraña enfermedad, al principio no paraba de correr alrededor de la casa y luego daba vueltas sobre sí mismo. Perdió el apetito y hasta la vista.

Remo solo tomaba agua y lloraba y con las cosas chocaba. El veterinario dijo: – Ya no hay nada que hacer, lo siento mucho, la enfermedad está muy avanzada.
¡Malvada enfermedad desconocida! A nuestro perrito atacó y al pasar pocos días sus ojitos cerró, para ir al cielo donde van las mascotas nobles y cariñosas. La abuela mucho lloró y en el momento no lo entendió, Chocolate lo extrañaba y Gabriela preguntaba: -¿A Remo qué le pasó?

Han pasado varios años y la abuela Carmen lo recuerda con cariño, en las fotos de la familia Remo aparece juguetón y hermoso. Pero Remo está por allá en el cielo de las mascotas, cuidándonos y jugueteando con Chocolate. Ahora la abuela tiene una perrita llamada Mancha y se parece mucho a su adorado Remo.

Fin

Moraleja: todo tiene su tiempo y es la ley de la vida. Si esto le pasa a tu mascota es porque su tiempo se cumplió y estará en un sitio mejor. Recuerda: demuestra afecto y cuidados a tu mascota porque es un ser vivo.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

El perrito llamado Remo. Cuentos con moraleja, cuentos cortos con mensajes y valores. Lecturas para niños de primaria. Reflexiones para toda la familia.

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]