El soldado y el perro


Imprimir Imprimir

Por Sabina Arce González. Cuentos infantiles

El soldado y el perro es un cuento infantil corto sobre un perro llamado Vinky y un soldado al que salva de morir en la guerra. El cuento fue escrito por Sabina Arce González. Cuentos infantiles cortos

El soldado y el perro

El soldado y el perro. Cuento infantil corto

En un lejano país un soldado luchaba día y noche por permanecer de pie y poder salvar su vida; pues la guerra habrá sido tan cruel que sus compañeros habían perecido.

Sólo lo animaba la esperanza de encontrar el camino de regreso a casa y poder abrazar a su querida madre.

Aquella mujer sencilla pero de mirada profunda y tierna que esperaba con ansia el retorno de su amado hijo.

Jim era un joven voluntario que dejó su pueblo con el deseo de poder contribuir a la libertad de su patria.

El enemigo había atacado de noche pues conocía muy bien el territorio. Jim y diez compañeros más, entre ellos el sargento Grimaldo, no habían tenido tiempo de tomar sus armas. La lucha fue terrible y desigual pues los atrapó desprevenidos.

Jim, Grimaldo y el grupo de soldados tuvieron que refugiarse entre las montañas en espera de ayuda.

Una noche cuando estaban dormidos y Jim hacía su ronda se encontró con un perro lobo. El perro miraba de reojo a Jim. El soldado se acercó sigilosamente y agarro con cuidado el lomo del perro y empezó a acariciarlo.

El animal en un inicio rechazó el cariño, y quiso morderlo pero luego lo aceptó.

Todas las noches Jim y el perro jugueteaban convirtiéndose en buenos amigos.

La guerra continuaba, mientras que ellos esperaban la ayuda oportuna y las órdenes a seguir. Tan pronto apareció una tropa se reincorporaron a ella y continuaron su camino.

Vinky que así lo llamó observó la partida de Jim, quien no tuvo más remedio que dejarlo y seguir su marcha.

Cerca a un rió Jim y la tropa descansaron y no se dieron cuenta de que Vinky los venía siguiendo.

Al atardecer cuando se preparaban para acampar, el vigilante divisó una tropa enemiga. Todos se prepararon para la lucha, la cual fue pareja.

Sin darse cuenta Jim iba a recibir una bala por la espalda cuando de pronto se atravesó velozmente el perro, el cual cayó herido.

El joven se sorprendió y reaccionó defendiéndose oportunamente.

Al llegar al lado de su querido amigo este respiraba con dificultad y empezó a lamer la mano de su camarada, como queriendo decirle aquí estoy. Más Jim entró en desesperación y empezó a gritar con angustia. Grimaldo su amigo lo consolaba.

No comprendía como aquel ser indefenso pudo salvarle la vida y moría lentamente sin poder hacer nada. La batalla fue ganada por su tropa y estaban logrando hacer retroceder al enemigo.

Fue entonces cuando el joven soldado decidió retirase de aquella cruenta guerra y retornar a casa.

Cogió a su querido amigo y lo enterró. En su tumba colocó un letrero que decía.

“Mi vida te la debo, inolvidable amigo VINKY

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Fin.

El soldado y el perro es un cuento infantil corto que publica nuestra colaboradora Sabina Arce González en EnCuentos.

Imprimir Imprimir