La ranita estrella. “La imaginación no necesita alas y con ella puedes ir donde quieras”.

Por Danny Vega Méndez. Cuentos infantiles de animales

La Ranita Estrella es el primer cuento del escritor panameño Danny Vega Méndez que, inspirado por una ranita azul que vio al costado de un camino allá por el año 2009, y su intención de escribir sobre las amenazadas ranas doradas de Panamá, lo llevo a redactar este cuento con el que intentó explicar el origen de este simpático anfibio.

Luego, si te gusta este cuento de Danny Vega Méndez, por favor, deja algunas palabras en los comentarios (✍🏼), califica con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con algunos niños y niñas, a través de tus redes sociales. También puedes descargarlo como PDF y enviarlo por Whatsapp o E-mail (🙏🏼). ¡Gracias!

La ranita estrella

La ranita estrella - Rana dorada de Panamá - Cuento
Imagen de Brian Gratwicke

Reni era la ranita verde más alegre de todo el valle de Antón. A menudo se le veía saltar y saltar entre la verde naturaleza del lugar. Su lugar preferido era los charcos de agua fresca y transparente. Además, como buena hija, siempre fue obediente a su mamá doña Renata.

– “Aléjate de los hongos” -constantemente le ordenaba.

Una noche, antes de dormir, Reni miró hacia arriba y observó las luces que allí titilaban. Eran las estrellas.

– “Yo quiero ir allá ¿Puedo mamá?” -dijo Reni.

– “¡Claro que no!” -le respondió la mamá.- “Está muy lejos y nosotros nunca llegaríamos”.

– “¿Y si salto muy fuerte y mucho?” -inquieta le preguntó.

– “¡Ja, ja, ja! Los únicos que hasta allá llegan son los que tienen alas. Pero ya duérmete que es tarde”.

Y le dio el beso de buenas noches.

Al día siguiente, Reni buscó a don Facundo, el orgulloso halcón sabanero.

– “¿Me ayudaría usted a llegar hasta las estrellas?” -le preguntó.

Don Facundo de la risa que le dio, se tiró al suelo para reírse con más fuerza.

– “Las ranas no vuelan, saltan” -le respondió-. “Eres solo una ranita y nunca pasarás de las copas de los árboles”.

Abrió sus alas y se fue volando.

Doña Olga, la tortuga más lenta, del valle, encontró a Reni muy triste sobre una piedra.

– “¿Qué tienes?” -le preguntó.

– “Es que no puedo volar”.

La tortuga movió la cabeza lentamente de un lado a otro; y le dijo:

– “La imaginación no necesita alas y con ella puedes ir donde quieras”.

Y así, con un paso a la vez se alejó de la ranita soñadora. Reni se imaginó que estaba tan cerca de las estrellas que las podía tocar. Hasta saltaba de una estrella a otra.

Esa tarde, con el atardecer, el charco preferido de Reni estaba dorado por el reflejo del sol. Escuchó que alguien pedía auxilio. Era un pichón que cayó en el agua.

Reni, sin pensarlo dos veces, se lanzó a salvarlo. Doña Plumis, la mamá del pajarito en peligro, lloraba amargamente por su pequeño. Sin embargo, la valentía de Reni rescató al pajarito.

– “¿Pero qué te pasó? ¡Mírate!” -todos los presentes le preguntaron.

La ranita era de color dorado y no verde como siempre. Intentó lavarse, pero no pudo.

Doña Olga que allí estaba le dijo:

– “No llegarás hasta las estrellas, pero por tu valentía desde hoy serás como ellas: dorada”.

Desde entonces ya no se habla de Reni, la ranita verde; sino de Reni, la ranita dorada.

Fin.

La ranita estrella es un cuento del escritor Danny Vega Méndez © Todos los derechos reservados.

Sobre Danny Vega Méndez

Danny Vega Méndez nació el 17 de junio de 1983 en el distrito cabecera de Puerto Armuelles (Barú, Chiriquí) en Panamá. Es el tercer hijo de Maribel Méndez y Elidermo Vega. Cursó estudios secundarios en la Escuela Secundaria de Puerto Armuelles. Se licenció en Español y posteriormente alcanzó su Profesorado en Media Diversificada.

Su inquietud por vivir el mundo de las letras inició en el año 2009, en ese entonces vio una ranita azul a una orilla del camino que lo conducía a la comunidad de San Cristóbal (Comarca Ngäbe Bugle) donde impartía clases, pues en su memoria surgía la inquietud de escribir a cerca de las ranas doradas, debido a que su existencia está siendo amenazada. Los recuerdos de aquel animalito estuvieron forzando en su mente la creatividad hasta escribir su primer cuento “La ranita estrella“. Con él, intentó explicar el origen de este particular anfibio.

Envió su escrito a diversos lugares entre ellos la Autoridad del Ambiente y no obtuvo ninguna respuesta. Un buen día se animó a enviar el cuentito a un periódico de circulación nacional, Mi Diario; y desde allí han pasado muchos cuentos que han sido leídos por miles de panameños. Desde esta vitrina ha escrito bajo el seudónimo de Daniel MéndezDaniel porque siempre le ha gustado este sonido como nombre y Méndez porque ha sido, a su modo, la manera de honrar el sacrificio de su madre a quién consideraba su héroe.

Su inspiración es que sus escritos sean útiles para todos, fáciles de recordar y de aplicar en la vida cotidiana. Para ello, no se basó en súper historias sino que se puedo sentar en la banca de un parque y mirar el trabajo de las ardillas (La ardilla de la Concepción), o también puede mirar a las iguanas paseándose por la escuela (La iguana de la escuela) o mirar los riachuelos y darles un origen (La quebrada de las Mellizas), y así la imaginación no tiene límites porque acaso nunca se conformó con caminar sino que tuvo que volar.

“Un escritor que conoce y domina su oficio”, fueron la palabras por parte de un jurado en un concurso nacional de cuentos al reconocer su talento.

Otros cuentos de Danny Vega Méndez

Si te gustó el cuento “La ranita estrella” de Danny Vega, por favor, déjanos algunos comentarios (✍🏼), asigna una calificación con estrellas a este breve cuento para que otros lo encuentren en el sitio (⭐) y compártelo con conocidos, especialmente niños y niñas comprometidos con el medio ambiente, a través de tus redes sociales (🙏🏼). ¡Gracias!

5/5 - (5 votos)

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *