El recado

El recado

El recado

El recado. Danny Vega Méndez, escritor panameño. Cuento infantil de animales.

Tío Zorro tenía una inusual y extraña amistad con tío Loro, el cual volaba libre en la casa de sus dueños sin preocupaciones.

Cada vez que los hombres querían cazar a tío Zorro, tío Loro se remontaba hasta su madriguera y le avisaba. Sucede que un buen día Tío Loro tuvo un accidente y no podía volar.

Y ese mismo día los hombres se organizaron en busca de tío Zorro, porque, como siempre, se había robado unas gallinas.

-¡Debo advertir a tío Zorro!-Pensó muy preocupado Tío Loro. -Ya sé; voy a mandarle un recado con la olvidadiza de Tía Ardilla; ella puede ir hasta el bosque y avisarle

-Tía Ardilla indíquele a tío Zorro que oí que los hombres lo van a cazar con los perros por las gallinas que se robó. Dijo.

Tía ardilla, como buena amiga que es, corrió hacía el bosque en busca de Tío Zorro, pero su señor esposo, Tío Ardilla, le prohibió ir hasta la casa de tío Zorro. Luego, ella vio pasar de rama en rama a al rezongón de Tío Mono.

-Tío Mono: Por favor busque a Tío Zorro y dele un recado urgente de tío Loro. Explíquele que dice Tío Loro que los hombres se van a casar y que los perros ya no cuidan a las gallinas-

A Tío Mono no le agradó la idea; no obstante le debía un favor a ella, por lo que no tuvo otro remedio que aceptar. Se meció de un árbol a otro hasta que vio a Tío conejo.

Él es muy astuto y nunca se niega a un buen negocio. Sabiendo esto, le ofreció dinero.

-Exprésele esto a Tío Zorro: Tío Loro dice que los perros se van a pasear con los hombres y dejaron a las gallinas- Habló Tío Mono.

Tío Conejo creyó que algo no estaba bien, pero igual iba a llevar el mensaje, haciendo planes con la plata de tío Mono. Tío conejo saltó y saltó; sin embargo, en uno de sus saltos cayó en un hueco y se quebró la pata.

-Tía tortuga, ayúdeme -Dijo con voz dolorida- Debo llevarle un importante recado a tío Zorro, pero estoy herido. Tía tortuga, aunque es torpe y muy lenta, le dijo que sí.

-Dígale- Indicó Tío Mono -que dice Tío Loro se va a mudar y los perros se comen a las gallinas.

Ella se atrasó tanto que ya se escuchaban los perros venir. Pero al fin llegó donde Tío Zorro. Y le dijo a Tío Zorro:

-Tío Loro se va a cazar y con los perros lo manda a buscar para que coma gallinas-.

Está demás decir que a Tío Zorro lo atraparon y nunca más pudo robarse las gallinas.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]