Un mal día

paraguas y sol

Un mal día es un cuento de la colección cuentos cortos de nuestro escritor de cuentos infantiles Sergio Mercado Ruíz sugerido para niños a partir de diez años.

Tenía que hacer lo posible para que no sucediera y todo se había confabulado para que sí. La madre de Lozano Torres tenía la mañana libre y le iba a llevar al colegio en persona.

Además parecía más alegre que nunca y no paraba de animar al abuelo. Nunca había escapado pero esa posibilidad se desvanecía si lo acompañaba su madre. La conserje y las profesoras la saludaban y hablaban con ella largo y tendido. Imposible huir.

Además no tenía pinta de estar enfermo, el abuelo no paró en todo el fin de semana de dar gracias al elenco de santos y vírgenes por “la salud de hierro del niño, que no ha enfermado en todo el año”. Misión imposible. Además el abuelo estaba muy nervioso y no paraba de mirarle y también iba a ir al colegio.

Por si fuera poco, su desgracia hoy le acompañaría un séquito de familiares para hacerlo todavía más duro. Lozano Torres miró por la ventana. Estaba listo antes de hora, justo el día que no quería llegar el primero.

El abuelo estaba sentado en una silla, vestido con ropa de domingo y la mirada perdida. Su madre iba de aquí para allá poniéndose unos pendientes y parloteándole al abuelo de lo bien que iba a ir todo. Daba igual, todo daba igual, sólo un milagro le salvaría.

Su curso y el siguiente marchaban de excursión y el bueno de Lozano Torres no iba. “¿Prefieres ir de excursión o comer? No tenemos dinero para eso”. Llevaba oyendo desde que pusieron fecha para la salida. Ningún año fue de excursión y no era eso lo que le importaba. Lo tremendamente horroroso era que tenía que quedarse en la clase de los de sexto mientras los de su clase iban de viaje y eso implicaba ser el blanco de mofas y burlas TODO el día y quincena siguiente.

De repente escuchó decir a su madre:

-…Al mal tiempo buena cara, seguro que todo sale bien. No has de estar triste ni preocupado, quitar un melanoma como el tuyo no debe ser muy complicado…

Por la ventana se veía un día radiante, si lloviese como hace dos años seguro que se posponía la excursión a un día en que el abuelo no estuviese tan preocupado podría escaquearse….

Necesitaba urgentemente una solución. Si los males del abuelo se curaban poniendo buena cara tal vez el sol radiante con el que amenazaba su día se diluyese entre nubes de lluvia si sacase el paraguas abierto al balcón.

Lozano Torres se levantó de golpe y corrió hacía el armario del pasillo que oficiaba de trastero en busca de paraguas. Pasó cerca de su abuelo, que giró la cara cuando pasó por su lado. le extrañó que nadie le dijese nada por rebuscar en el armario y al pasar por delante de la habitación vio a su madre llorando.

La idea de paraguas era tan absurda como la de poner buena cara. No solo por las nubes grises que se acercaban aquel ya era un mal día.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Cuento sugerido para niños a partir de diez años

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]