El ratón navegante

El ratón navegante

El ratón navegante

El ratón navegante. Liana Castello, escritora argentina. Cuentos infantiles en rima.

 

Un ratón muy soñador quiso ir de expedición.
Pensó en cruzar los mares en un barquito a lunares.

Cuando contó lo que ansiaba, eso que tanto deseaba,
nadie la idea aprobó, y cosas feas escuchó:
¡Un ratón de navegante, vaya que es extravagante!,
dijo su abuela Teresa, tomándose la cabeza.
¡Esto es un desatino, me temo estás confundido!,
dijo su abuelo Ramón, tomándose el corazón.
El ratoncito escuchaba, mas de opinión no cambiaba:
Mi sueño yo cumpliré, los mares navegaré.
La familia temerosa no pensaba en otra cosa
que en convencer al pequeño de que abandone su sueño.
Mientras tanto el ratoncito fabricaba su barquito:
una zapatilla rota a la que agregó una ojota.
Encontró un gran botón y lo cosió de timón;
un mástil improvisó usando un lápiz color bordó.
Y una noche de gran luna zarpó hacia la aventura.
¡Su sueño era realidad, navegaba de verdad!
La familia preocupada con esmero lo buscaba
y mirando hacia la orilla, vieron su bella barquilla.
Le pidieron que volviera para que no se perdiera,
y el ratón obedeció y muy pronto retornó.
Su familia lo retó pues sin permiso salió.
¡Sin permiso has salido, el reto es bien merecido!
El ratoncito entendió y la razón él les dio.
Y sobre lo sucedido, charlaron largo y tendido.
Y llegaron a un acuerdo que al ratón puso contento.
Agrandaron la zapatilla y salieron en familia.
Juntos todos navegaron y grandes mares surcaron.
El ratoncito sentía una gran felicidad, compartía en familia el amor por alta mar.

Fin

 

El ratón navegante. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender. Literatura infantil y juvenil, cuentos que no pasan de moda.

Imprimir Imprimir
Loading...

Comentarios