El camaleón fisgón

Jugando un camaleón,
espiaba a una la flor,
escondiéndose entre piedras
y cambiando de color.

Entre amapolas de rojo,
por las ramas de marrón,
entre las hierbas de verde,
amarillo con el sol.

Pero una tarde cualquiera,
la flor descubrió al fisgón,
y se puso tan furiosa
que hasta la espalda le dio.

El joven camaleón,
pensó en su comportamiento,
y a la flor pidió perdón,
alejándose al momento.

Fin
http://cuentosentretenidos-marissa.blogspot.com.es

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *