Día Internacional de la Diversidad Biológica – 22 de Mayo

Día Internacional de la Diversidad Biológica – 22 de Mayo
En el año 1995, la Asamblea General de las Naciones Unidas a través de la resolución 49/119 proclama el día 29 de Diciembre como el Día Internacional de la Diversidad Biológica en conmemoración de que entrara en vigor el Convenio sobre la Diversidad Biológica en diciembre de 1994.

A partir de la resolución 55/201 del año 2001, la Asamblea General decide modificar la fecha de celebración del Día Internacional
Siendo uno de los aspectos medioambientales menos difundidos entre la sociedad en general, la Biodiversidad se presenta como una enorme fuente de entendimiento y comprensión de las finas interacciones que tenemos todos y cada uno de los seres que habitamos el planeta con el entorno.

Es correcto asociar la diversidad biológica con la protección y conservación de las especies (por lo general animales) que se encuentran en peligro de extinción, pero seria sólo un análisis superficial. Cada uno de los seres vivos, ya sea animal, vegetal o de la inmensa cantidad de microorganismos, que conviven en un hábitat cumplen una función única y particular, que puede potenciar o verse potenciada como un complemento del resto de las interacciones que conforman ese sistema. Por lo tanto, cada uno de los Biomas que conocemos, se encuentra caracterizado por un incontable número de rasgos distintivos intensamente relacionados a su composición biológica; de la misma manera, cada uno de ellos ofrece el medio de sostén propicio para alentar la prevalencia y subsistencia de cada uno de sus especimenes.
Ésta relación de beneficio mutuo entre el medio ambiente y sus integrantes, se ve fácilmente debilitada ante la disminución del número de individuos de una especie en particular. Por lo tanto, cuando afirmamos que debemos trabajar para desarrollar estrategias claras y concretas de conservación de la Biodiversidad, estamos diciendo que la consolidación de cada uno de los Biomas (y por lo tanto de sus componentes) es una de las bases fundamentales para la resolución de las problemáticas ambientales actuales, como el cambio climático o avance de la desertificación, desde el punto de vista del desarrollo humano sustentable.

En Fundación Agreste entendemos que sería un error considerar al desarrollo amigable con el medio ambiente como un desarrollo sin tecnologías; claro ejemplo de la eficaz interacción es la preservación de la Biodiversidad como medio de investigación científica junto al desarrollo de las sociedades, podemos encontrarlo en la entrega del Premio Nóbel de Química del Año 2008 a los investigadores que descubrieron la Proteína Verde Fluorescente (cuyas siglas en inglés son: GFP), basando el reconocimiento en la importancia de su aplicación en Biotecnología e investigación biomédica.
La GFP es una proteína extraída de los tentáculos de una especie muy común de medusas que habitan en las aguas de las costas occidentales de Estados Unidos. A partir de su identificación y purificación, pudo emplearse en diferentes investigaciones académicas (como por ejemplo, en el seguimiento y determinación de los movimientos citoplasmáticos celulares) considerándose como un propulsor de nuevos conocimientos científicos.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

No podemos darnos el lujo de perder miles de especies por año, con todo su potencial de investigación e innovación inimaginable, tan sólo por no ser lo suficientemente conscientes, ni capaces de entender y respetar el planeta y la vida.

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]