Saltar al contenido

El sembrador 馃槂 El d铆a en que aprendi贸 que la vida se trata m谩s de sembrar que de esperar, fue realmente feliz.

Por Liana Castello. Cuentos educativos para ni帽os.

Hay un refr谩n que dice 芦lo importante no es llegar, sino disfrutar del camino芦. El sembrador es un hermoso cuento sobre la felicidad y sobre por qu茅 es importante disfrutar del 芦mientras tanto禄. Es un breve relato de la escritora argentina Liana Castello. Cuento recomendado para ni帽os y j贸venes.

芦Dedicado a Marcelo, a Ely, a Lydia y a tantas otras personas m谩s que d铆a a d铆a, en cada cosa que hacen, dejan su semilla con amor y entusiasmo. A quienes no bajan los brazos, m谩s all谩 de sentirse reconocidos o no por su tarea禄.

Liana Castello

Luego, si te gusta el cuento de Liana, por favor, deja algunos comentarios (鉁嶐煆), asigna una calificaci贸n con estrellas a este cuento para que otros lo encuentren en el sitio (猸) y comp谩rtelo con conocidos, especialmente los ni帽os y adolescentes, a trav茅s de tus redes sociales. Tambi茅n puedes descargarlo como PDF y enviarlo por Whatsapp, Telegram o correo electr贸nico (馃檹馃徏). 隆Gracias!

El sembrador

El sembrador - Cuento
Imagen de StockSnap

Muchos pensaban que estaba loco y tal vez, en cierto modo, lo estaba. Pedro era un campesino de mediana edad que trabajaba su tierra con talento, pero con mucho m谩s esmero a煤n. Viv铆a obsesionado por sembrar, no siempre las mismas semillas, pero s铆 sembrar, todos los d铆as, ma帽ana y tarde, a帽o, tras a帽o, con sol y con lluvia tambi茅n.

Su situaci贸n no era holgada, no todo lo que sembraba daba frutos y muchas veces, pasaba privaciones. A煤n as铆, segu铆a sembrando. Pedro estaba convencido que si no dejaba de sembrar, por sequ铆a que hubiese, por inundaciones que padeciera, alg煤n d铆a cosechar铆a los frutos que tanto deseaba y que har铆an realidad su sue帽o.

No todos entend铆an tal perseverancia, a煤n en las condiciones m谩s severas.

Pedro sembraba con fr铆o, con calor extremo, mientras los 谩rboles perd铆an su ropaje y mientras las flores estallaban en el paisaje.

Cada semilla que colocaba en la tierra, era para 茅l una oportunidad, la posibilidad concreta de que algo bueno o bello creciera. Sab铆a que hab铆a otros campesinos quienes, esforz谩ndose menos, cosechaban m谩s, otros que tal vez usaban m茅todos m谩s modernos, consiguiendo as铆 ganancias mayores.

Sin embargo, si bien no perd铆a de vista estas circunstancias, tampoco le importaba tanto. Estaba convencido que alg煤n d铆a, m谩s tarde o m谩s temprano, obtendr铆a la cosecha que deseaba y que cre铆a merecer.

Pasaba el tiempo y Pedro segu铆a metiendo sus manos en la tierra y cobijando cada semilla dentro la misma con todo el amor del que era capaz.

Pasaba el tiempo y Pedro no lograba obtener esa cosecha tan deseada.

Algunas plantaciones s铆 crec铆an, pero tal vez no todo lo que 茅l esperaba. Otras nac铆an en forma maravillosa como un preludio de un sue帽o cumplido, pero luego se marchitaban, dejando en Pedro algo similar a la sensaci贸n de fracaso.

No se consideraba el mejor campesino, pero sab铆a que era bueno. Era cr铆tico consigo mismo y pensaba una y otra vez en qu茅 pod铆a mejorar para lograr su tan esperada cosecha.

Tal vez no siempre cuente con las mejores semillas 鈥損ensaba.

Deber铆a ser m谩s cuidadoso con el clima 鈥搒e culpaba.

驴Y si no soy bueno para esto? 鈥搒e preguntaba.

Pasaba el tiempo y la cosecha no era lo que Pedro so帽aba.

Un d铆a sinti贸 algo parecido al cansancio, una sensaci贸n de abatimiento que, hasta ese momento, le hab铆a sido ajena.

Se sent贸 bajo un 谩rbol y comenz贸 a mirar sus campos.

S贸lo en algunos asomaba una planta, una flor, algo que lo llenara de orgullo, en todos los otros nada m谩s que sue帽os enterrados bajo tierra.

Ya he sembrado demasiado 鈥搒e dijo- es hora de esperar resultados. Son muchas las semillas que dej茅, alguna deber谩 prender. Es tiempo de vivir dignamente.

Sigui贸 pasando el tiempo y la cosecha apenas si mejoraba en algunos casos, en otros, se manten铆a igual. Se prometi贸 a si mismo que esperar铆a a que los frutos de tanto esfuerzo, llegaran por fin.

Los d铆as no eran iguales, se hac铆an largos y tediosos. El sentarse a esperar no era tan gratificante como introducir sus manos en la tierra.

Mirar d铆a tras d铆a las plantaciones, en nada se parec铆a a la sensaci贸n maravillosa de tomar las semillas con su mano, seleccionarlas cuidadosamente, casi amorosamente.

No, el entusiasmo no era el mismo.

Por fin se dio cuenta.

Siempre crey贸 que lo que hac铆a con tanto amor era esperando un resultado, una flor, una planta, un vegetal. Sin embargo, ese d铆a tom贸 conciencia que sembrar, s贸lo sembrar, era lo que m谩s amaba.

No se trataba de no desear ver el fruto, se trataba de otra cosa.

Ning煤n resultado era comparable con el esfuerzo, ninguna cosecha reemplazaba el 芦mientras tanto禄.

Ese d铆a, aquel que aprendi贸 que la vida se trata m谩s de sembrar que de esperar, fue realmente feliz.

Y sigui贸 colocando semillas en la tierra, regando, cuidando, trabajando.

Y sigui贸 tambi茅n esperando, pero de una forma diferente.

Ahora sab铆a que, m谩s all谩 de una buena o mala cosecha, seguir铆a sembrando, pues esa era su esencia, fuese cual fuese el resultado, con o sin frutos.

Fin.

El sembrador es un cuento de la escritora argentina Liana Castello 漏 Todos los derechos reservados.

Sobre Liana Castello

Liana Castello - Escritora

芦Nac铆 en Argentina, en la Ciudad de Buenos Aires. Estoy casada y tengo dos hijos varones. Siempre me gust贸 escribir y lo hice desde peque帽a, pero reci茅n en el a帽o 2007 decid铆 a hacerlo profesionalmente. Desde esa fecha escribo cuentos tanto infantiles, como para adultos.禄

Liana Castello fue, durante varios a帽os,聽Directora de Contenidos del portal EnCuentos. Junto con este sitio, recibi贸 la聽Bandera de la Paz de Nicol谩s Roerich聽y se convirti贸 en聽Embajadora de la Paz en Argentina聽en 2011.

Si quiere conocer m谩s sobre esta impresionante escritora, puede leer su biograf铆a聽Aqu铆.

M谩s cuentos de Liana Castello

驴Te ha gustado el cuento 芦El sembrador芦? Entonces, por favor, califica este cuento con estrellas (猸), deja algunas palabras sobre lo que te han parecido, puedes utilizar la secci贸n se comentarios (鉁嶐煆). Tambi茅n puedes compartirlo con otros ni帽os y ni帽as, utiliza los botones de redes sociales que est谩n a continuaci贸n (馃檹馃徏). 隆Gracias!

4.5/5 - (11 votos)

Por favor, 隆Comparte!



2 comentarios en 芦El sembrador 馃槂 El d铆a en que aprendi贸 que la vida se trata m谩s de sembrar que de esperar, fue realmente feliz.禄

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *