Hell Hounds: los perros del infierno

HELLHOUNDS

Hell hounds los perros del infierno es un mito de la colección mitos de américa de nuestro escritor Elvis Eberth Huanca Machaca para adolescentes, jóvenes y adultos.

Son tan altos como un caballo, su pelaje siempre será de un color muy oscuro, su velocidad, es simplemente asombrosa, basta con que des un parpadeo y desaparecerá a tu vista, basta con que des un suspiro y lo tendrás frente a ti, y basta, con que des un titubeo, y será lo último que hagas.

Desde el origen de la historia siempre ha estado con nosotros, algunas veces ha cambiado de nombre, pero su presencia nunca ha pasado inadvertida. Los han visto en Grecia, Francia, Egipto, China, Estados Unidos, Perú, Japón, México, Chile, entre otros países más.

En Francia, entre los años 1764 y 1767. Un animal desconocido hizo su aparición, se ha podido identificar a 121 víctimas de esta extraña criatura, las gentes de la época creyeron que era el mismo demonio, en poco el rey Luis XV tuvo que intervenir, mandó a sus mejores hombres, pero aquellos que mandó, cayeron horrorizados ante esta criatura, el primer ataque fue el día 30 de Junio de 1764, la víctima era una joven de catorce años, solía matar dos veces por semana, casi siempre niñas y mujeres, y en la mayoría de los casos, todos ellos humildes campesinos.

El rey asustado y cansado, mandó a frailes y cazadores, que al verlo quedaron asustados y por más que le dispararon nunca lograron detenerle, todos los que lo vieron aquel día, llegaron a una conclusión ― Es muy diferente a cualquier lobo. Tenía el lomo rayado, con una larga línea negra que iba del cuello hasta la cola. El color de su cuerpo era rojizo. Juraría que tenía el morro afilado, una cola muy larga y fuerte, extraordinariamente móvil y sus fauces eran desmesuradas. Poco tiempo después de esta misión fallida, se trajo ante el rey a una criatura extraordinaria. La cual decían haber sido victimada por una bala hecha a partir de plata fundida de la medalla de una virgen. Pero un año después de esto, los asesinatos continuaron y continuaron hasta que por sí sola la criatura desapareció.

Se dice, que cuando las personas caen en la ambición y el deseo, suelen enterrar bajo un camino en cruce, una pequeña caja, la cual contiene un hueso atado con su cabello, es la señal de su pacto con algún señor demonio, que quisiera prestarles atención, a esto sabe acompañarle la foto de sus deseos, es aquí cuando las puertas del infierno se abren y estas criaturas suelen ser enviados como guardianes del pacto.

Estos hombres, tendrán diez años para disfrutar de sus deseos hechos realidad, algunos quizás alcanzar la gloria, otros la victoria en una justa, la caída de un rival, amasar riquezas inimaginables, pero nunca todo será felicidad ni menos saldrá como ellos lo desearon, luego de este periodo de tiempo los guardianes del infierno buscaran el pago prometido, la vida del invocante.

Siempre rondan los caminos en cruce, porque en aquellos lugares, muchas personas perdieron la vida, ahorcadas o quemadas, da lo mismo.

Durante el tiempo que dure el pacto, protegerán a los invocantes de todo daño que les pudiese pasar, pero en caso de que estas personas perdieran la vida, ellos cobraran con los responsables de acabar con aquello que les pertenecía.
Ni la sal, ni la plata, ni el agua bendita puede detenerlos, porque a pesar de su ferocidad no siempre fueron así, y menos su origen proviene del inframundo.

No siempre tienen esa figura tan atemorizadora y espectral, durante el tiempo que están en la tierra toman la figura de algún perro vagabundo, o simplemente son solo visibles para la vista de quien les invocó a este mundo, si les prestas ayuda y les caes en gracia, ellos tendrán una deuda contigo, y harán hasta lo imposible por protegerte, así sea enfrentar a su señor, ya que el origen de ellos no es del todo oscuro.

Un día, hace mucho tiempo, fueron llamados Mastines de Zeus, el Dios de todo los creó para que fuesen su justicia en la tierra, contra las criaturas que desafiaban su autoridad y solían atacar a los hombres, su creación, estas criaturas jamás dejaban a su presa escapar, se dice que Zeus los creó con el amor que sentía por la vida, poniendo en ellos todo lo bueno que venía de los hombres, pero con la caída de los mitos y las leyendas, algunos de ellos decidieron vivir con los hombres, y otros, tuvieron que refugiarse donde el señor del abismo, quien los nombró guardianes de la entrada del infierno y de los pactos que se realizaban con los hombres.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Hell hounds los perros del infierno es un mito de la colección mitos de américa de nuestro escritor Elvis Eberth Huanca Machaca para adolescentes, jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir

Comentarios