Micaela y el hada de la obediencia

Micaela y el hada de la obediencia. Aprender a leer. Cuentos para niños. Cuentos para pensar. Este es el país de los cuentos, hoy día Micaela ha llegado hasta aquí buscando algo, ¿qué será?… •  ¡Hola, soy Micaela! •  Hola!!!!, respondió el ratón Brillo Dorado,- mientras apuntaba en su libreta de notas con su gran […]

Resulta interesante también:

La nueva amiga Clara
Mamá Luna

Micaela y el hada de la obediencia. Aprender a leer. Cuentos para niños. Cuentos para pensar.

Este es el país de los cuentos, hoy día Micaela ha llegado hasta aquí buscando algo, ¿qué será?…

•  ¡Hola, soy Micaela!

•  Hola!!!!, respondió el ratón Brillo Dorado,- mientras apuntaba en su libreta de notas con su gran lápiz también dorado.

•  ¿Qué haces?,- preguntó Micaela,

•  Tengo que anotar a todos los visitantes, eres la visitante número 3.

•  ¿número 3?, pensé que aquí venían muchos niños y niñas de todo el mundo.

•  Tienes razón, en realidad ese es mi número favorito, ji,ji,ji, se rió Brillo Dorado,- y ¿qué hacés por aquí?, éste es un lugar muy lejano.

•  Mamá me ha enviado, estoy buscando al Hada de la obediencia, necesito hablar con ella.

•  Pues hoy es tu día de suerte, yo te llevaré, dijo Brillo Dorado.

Es así como juntos emprendieron el viaje. Subieron sobre unas nubes que los transportaron por el cielo y durante el trayecto adoptaban diversas formas, eran hermosas!.

Luego, bajaron cerca de un río con aguas cristalinas , treparon sobre una hoja de eucalipto, y se dejaron llevar por las aguas hasta la próxima orilla, todo era muy divertido!.

Al final del camino había un castillo muy pero muy pequeñito y Brillo Dorado dijo:

•  Aquí es, ya llegamos, yo puedo entrar porque soy pequeño pero tú necesitas pasar por la prueba de la humildad.

•  La prueba de la humildad, cómo es eso? preguntó Micaela.

•  Solo párate frente a la puerta y si tu corazón tiene dentro el sentimiento de humildad te harás pequeña y podrás entrar.

•  Y si no resulta., tengo miedo Brillo Dorado- dijo Micaela.

•  No te preocupes eres una buena niña, todo saldrá bien.

Entonces Micaela se paró frente a la puerta del pequeño castillo y de pronto como por arte de magia se hizo tan pequeña que pudo entrar fácilmente.

- Qué bueno, ya estamos adentro, se alegró Micaela,-vamos a buscar al Hada de la Obediencia, amigo ratoncillo.

En medio de un gran altar estaba el Hada de la Obediencia, linda como una mariposa y con una sonrisa hermosa.

•  Hola Micaela que te trae por aquí?, preguntó el Hada.

•  Cómo está usted señora Hada, necesito saber el secreto de la obediencia pues me está resultando difícil ser obediente con mamá.

•  Es fácil querida amiga, recuerdas las nubes que te trajeron y el río en el que navegaste hasta acá?

•  Sí, lo recuerdo.

•  Pues ser obediente es ser como las nubes que pasan adoptando la forma que el viento les da, son hermosas y pueden ir fácilmente a cualquier lugar. También ser obediente es ser como el agua que fluye, que corre hacia abajo y llega al océano. Ser obediente es hacer lo que nos toca hacer pero con el corazón.

•  Aquel que es obediente tiene ventaja ante Dios, no es una tarea fácil pero te ayudará mucho escuchar y aceptar las opiniones de los demás.

Y luego voló hasta donde estaba Micaela, le dio un enorme abrazo y salió por la ventana a posarse sobre unas nubes que pasaban por allí.

Micaela cerró los ojos y apareció en su cuarto, ese día aprendió mucho.  

Fabiola Osorio Dominguez


EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Julio Casati

Julio Casati - "Hace ya un tiempo deambulaba por internet en busca de algún sitio en donde poder alojar todo lo que había escrito hasta ese momento, generalmente poesías y algún que otro relato aunque esto último no es mi fuerte. El llegar a conocer ENCUENTOS.COM fue algo mágico..."Ver Más

Testimonio de María Teresa Di Dio

María Teresa Di Dio - "EnCuentos.com significa mucho a la hora de escribir para los más pequeños. Feliz de pertenecer a este lugar que me ha ayudado a emprender el camino y publicar antologías en papel de cuentos infantiles..."Ver Más

Testimonio de María Luisa de Francesco

María Luisa de Francesco - "No había pensado en publicar en Internet hasta que vi a una buena amiga publicando: el sitio de Encuentos apareció y vi la enorme cantidad de material, la posibilidad de que mucha gente te lea y me volví a preguntar ¿ para qué escribo?..."Ver Más

Testimonio de Dolores Espinosa

Dolores Espinosa - "Encuentos me ha dado la maravillosa oportunidad de darme a conocer (aunque sea un poquito) en muchísimos países a los que, de otra forma, no habría llegado..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
nino-jugando
El niño del bidón

El niño del bidón. Aprender a leer. Cuentos para niños. Cuentos para pensar. Manuel era un niño que en todo...

Cerrar