Tos Ferina infantil


Imprimir Imprimir

Por Licenciado Jorge Valera. Salud Infantil

¿Qué es la tos ferina infantil o tos convulsiva?

Tos ferina infantil

Un sonido desagradable es escuchar cuando un niño tose de manera incontrolable, ruidosa y forzada, como si estuviera convulsionando; a veces se observan vómitos. Cuando observe todos estos síntomas debe acudir próntamente al médico ya que tiene un niño con tos ferina o tos convulsiva, que es muy contagiosa.

Generada por la bacteria Bordatella pertussis, se caracteriza por un cuadro inflamatorio de las vías respiratorias que da lugar a crisis de tos persistentes que son extremadamente peligrosas en niños pequeños. La enfermedad comienza como un resfrío común que va empeorando a la semana de haberlo contraído.

En muchos casos, el enfermo termina vomitando. Su padecimiento brinda inmunidad, pero es una enfermedad muy grave que puede poner en riesgo de vida a la persona.

Dentro de las complicaciones se encuentran la neumonía, la otitis, el neumotórax, el prolapso rectal, la hernia de ombligo y lesiones neurológicas en bebés por falta de oxígeno durante los ataques de tos.

Tratamientos naturales para la tos ferina

Ajo:

Se aplica en forma de zumo (triturar varios dientes de ajo y exprimir el jugo en una cuchara), aceite de ajo o ajo en cápsula.

Alfalfa:

Para fortalecer los pulmones, se muelen las semillas de alfalfa y se agregan una cucharadita a los alimentos cuando ya están servidos a diario.

Avena:

Poner a hervir 4 cucharadas de semillas de avena en dos litros de agua hasta que el agua se evapore hasta la mitad. Beber un par de vasos al día repartidos en varias tomas.

Baños con Ajedrea:

Echar 100 gr. de esta planta en un litro de agua hirviendo. Reposar 20 minutos. Echar el preparado en el baño del niño. Practicarlo mientras haya síntomas.

Berro:

Tomar lentamente antes de acostarse un vaso caliente de la mezcla de 100 gramos de jugo de berros (extraído por machacar sus hojas) con un vaso de leche y miel de abeja al gusto.

Caramelos kofkof:

Caramelos de kión, de 2 a 10 años, darles. A niños menores de 2 años darles el caramelo molido.

Cataplasma de Semillas de Lino:

Echar un puñado de estas semillas en un cazo con agua hirviendo. Remover hasta conseguir una pasta, extenderla sobre una tela limpia formando una capa de 1 cm. de espesor y depositarla sobre el pecho. Dejarlo 2 horas y aplicar 2 veces al día.

Cebolla:

Decocción de cebolla blanca y habas tostadas molidas. Todo con leche de vaca. Agregar 100 ml de pisco. Tomar caliente antes de acostarse. Decocción de habas molidas y orégano.

Col:

Poner a hervir una hoja de col en un vaso de leche durante 15 minutos. Tomar repartido a lo largo de las comidas del día. Esta misma preparación resulta útil en los resfriados, gripe, etc.

Eucalipto:

Los baños de inmersión en agua caliente con extractos vegetales de eucalipto favorecen la descongestión. (Manfred 1998).

Higo:

Hacer una infusión en un vaso de agua polvo de higo tostado como café y tomar 4 tazas al día.

Infusión:

Una o dos cucharaditas de miel, una cucharada de vinagre de manzana, una cucharada de jugo de limón fresco, una cucharada de marrubio blanco, una cucharada de regaliz, un octavo de cucharadita de Cayena, polvo de vitamina C. Agregue agua caliente y beba a sorbos durante todo el día, bebiendo al menos tres a seis tazas diarias.

Milenrama:

Preparar una infusión de Milenrama, tomar 3 veces al día, reduce la fiebre y además disminuye la tos (Txumari 2000).

Jarabe de col:

Licuar las hojas de una col tipo lombarda y añadir 2-3 cucharadas de miel. Cocer a fuego lento durante 20 -30 minutos, al tiempo que mezclamos los ingredientes. Guardar en recipiente hermético. Tomar una cuchara 2-3 veces al día si persiste la tos o solo cuando aparezca.

Jugo:

Preparar jugo mezclado con naranja, lima, limón, zanahoria y berros.

Leche, Higos:

Ablanda las mucosidades del pecho y ayuda a quitar la tos. Cocción de ¼ de litro de leche hervida con 12 higos secos durante 15 minutos. Tomar el líquido resultante una vez filtrado y endulzado. (Manfred 1998).

Lechuga:

Realizar un jarabe cociendo 150 gramos de hojas frescas y hervirlas de lechuga durante un cuarto de hora. Añadir una taza de azúcar. Se guarda en un frasco cerrado para tomar un par de vasos al día calientes. También realizar una decocción de unas hojas en agua. Añadir el jugo de un limón. Beber un par de vasos al día, uno antes de irse a la cama.

Líquidos:

Beber abundantes líquidos.

Mango:

Infusión de flores del mango.

Manzana:

Tomar en infusión 15 gramos de flores secas de manzana por litro de agua. Tomar tres vasos al día.

Ricino (aceite):

Se aplica en el pecho una mezcla de 2 cucharitas de aceite y una de trementina, se frota el pecho con la mezcla y se deja cubierto con un paño caliente. Aplicar 3 veces al día.

Sauco:

Administrar una cucharadita de infusiones de sauco. Tienen notables efectos antiinflamatorios y sedantes.

Tomillo:

Administrar 2-3 cucharaditas al día para desarrollar un efecto contra los gérmenes y para relajar los pulmones; además son tonificantes. Los baños de inmersión en agua caliente con extractos vegetales de tomillo favorecen la descongestión.

Tusilago:

Preparar en forma de infusiones, para la tos, tomarlo 2-3 veces al día.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Cómo tratar naturalmente a la Tos Ferina infantil por el Licenciado Jorge Valera Escritor Naturista. Experto en la búsqueda de recursos naturales.

Imprimir Imprimir

Comentarios