La silla de la pata rota

“Tengo una pata rota”
dice la silla al martillo,
“¿Por qué no buscas un clavo
y me arreglas buen amigo?”

“Como eres de metal,
yo no te puedo ayudar,”
contesta con seriedad.

“Pero iré a buscar al fuego,
con el calor de sus llamas
fundirá bien tus heridas
y estarás nueva mañana”.

Fin
De la serie de poemas Rimas infantiles para Chiquitines.

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *