El pintor de la paleta mágica

paletas de pintor

Érase una vez un pintor que vivía en un pueblo pequeño, pero con aires de progreso citadino. Era flaco, moreno, pero muy tímido. Su talento era inigualable, lo que veía, lo pintaba de una manera tan real que impactaba al público.

El pintor estaba enamorado de una jovencita de padres extranjeros, pero como era tan tímido, no se atrevía a decirle nada. Pasaron los días y la empatía creció y el pintor apartando su timidez un besito le robó, pero con el pasar de los días se dio cuenta que solo era para la chica una amigo agradable y nada más.

Ella se había enamorado…pero de sus pinturas. Al pasar los días de este país se marchó. El pintor entristeció y en su mundo interior se encerró. Pasó varios días encerrado en su habitación silenciosa y fría. Pasaba noches de insomnio y se le olvidaba comer. Se puso muy flaco y barbudo. Ya no pintaba pero ni un trazo.

Una noche el sueño lo venció y se durmió temprano. Al despertar encontró una paleta debajo de su cama, era una paleta de madera. No dudó en usarla, tomó un lienzo, buscó sus pinturas y como por arte de magia comenzó a pintar de nuevo.

¡Qué hermosa pintura! Había pintado unos caballos, una yegua blanca y un caballo ruano castaño, se veían enamorados! Pero de repente este par de caballos salieron del lienzo y se fueron corriendo hasta perderse en la sabana.

¡Tremendo susto! Dio un salto en su hamaca y despertó, era solo un sueño. Al levantarse vio un hermoso lienzo sobre su mesa. Emocionado corrió hacia el cuadro y observó que era real.

Le dio hambre y fue a la cocina, se preparó unos huevos fritos, una arepa bien grande y un rico queso llanero. El pintor se sentía mejor, se vio en el espejo, se asustó y pensó: ¡Qué feo me veo yo! Y sin pensarlo dos veces aquella barba se quitó.

Esperaba la noche con anhelo y comenzaba a soñar con amores imposibles, con paisajes de montañas, con su campo adorado, con las tradiciones de su pueblo, cada sueño era un lienzo pintado, una obra de arte hecha realidad.

Ha pasado mucho tiempo y el pintor de la paleta mágica sigue pintando, se ha enamorado y desenamorado. Cada noche sueña con su amor imposible y le acompaña su paleta mágica. Un día de estos encuentra el amor verdadero para ser completamente feliz.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios