Por Tatiana Josefina Martinez Vásquez. Cuentos infantiles con moraleja

Los sueños de Gaby y Ciela es un bello cuento infantil con moraleja de dos niñas que abusaron de las golosinas y por esto tuvieron una pesadilla. De la escritora Tatiana Josefina Martinez Vásquez. Cuentos cortos para niños de primaria. Cuentos con mensajes y enseñanzas.

Los sueños de Gaby y Ciela

Los sueños de Gaby y Ciela - Cuento con moraleja

Gabriela y Graciela son dos hermanitas de nueve y cinco años respectivamente, su mami y su familia les dicen Gaby y Ciela de manera cariñosa. Ciela es muy traviesa conversadora y gritona. Gaby es un poco más tranquila y amable.

Un día las niñas se durmieron tarde porque fueron a una fiesta de cumpleaños donde comieron muchas golosinas, aún cuando su mamita les advirtió que se podían indigestar, las niñas no hicieron caso y comieron hasta más no poder. Al llegar a casa su mamita les mandó a cepillarse los dientes y a dormir dándole un besito y un abrazo.

Ciela y Gaby se durmieron y comenzaron a soñar, estaban en un hermoso campo atravesado por un lindo y cristalino riachuelo donde se veían peces de colores, los pajaritos volaban y se posaban en sus cabezas sin ningún temor.

¡Qué frescura, qué olor a flores silvestres y qué hermoso día!

¡Las nubes tenían formas de animales, de estrellas, de sirenas y hasta de Princesas! Las niñas correteaban por el campo y llegaron a un árbol cargadito de tortas, caramelos, helados, galletas y muchas golosinas de colores.

Ciela la más traviesa corrió primero hacia el árbol y Gaby llegó después.

– “Gaby, vamos a comer muchos dulces y llevamos en nuestros bolsillos para más tarde” -dijo Ciela.

– “Tengo una mejor idea, vamos a llevarnos el árbol de golosinas” -dijo Gaby.

Las niñas traviesas comenzaron a abrazar el árbol y a tirar de él, pero mayor sorpresa, el esfuerzo era inútil y aún peor:

¡al árbol se han pegado pues de azúcar ha sido elaborado!

¡Gaby y Ciela se han asustado, pues del árbol no se han zafado! ¡Mientras más se mueven más se pegan y aunque gritan nadie llega! Ha comenzado a llover y aunque usted no lo pueda creer ¡la lluvia es de pastel!

– “¡Mamita linda, mamita bella, este sueño es una pega!” -esto gritaban las niñas en su sueño pegajoso- “¡quiero un baño jabonoso!”

Al oír aquellos gritos la mamita dio un brinco.

– “¡Son mis nenas mis princesas, por qué gritan ya no hay fiesta!”

¡Al oír a su mamita despertaron las niñitas!

– “¡Ay mamita fue un sueño, fue un susto ya no duermo!”

La Cielita y la Gabita abrazaron a mamita, el mismo sueño o pesadilla sin querer nos ha tocado.

– “Yo les dije: de a poquito, pero hartaron la barriguita, por abusar de lo ofrecido un gran susto se han llevado.”

Las niñitas van a fiestas y a otros niños recomiendan:

“Golosinas y helados, el refresco que les han dado, de a poquito han de comer y buenos sueños han de tener. Cepillarse bien los dientes y dormir abrigaditos, a mami darle un besito y orarle a Diosito, te hacen ser una mejor niñita o niñito.”

Moraleja

Debemos hacer las cosas con moderación, evitemos la avaricia y seamos obedientes con mamita y papito. Evitemos los excesos para evitar problemas de salud y practiquemos los buenos hábitos de higiene.

Fin.

Los sueños de Gaby y Ciela es un cuento infantil con moraleja enviado por la escritora Tatiana Josefina Martinez Vásquez.

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *