El trébol de cuatro hojas, de Hugo F. M. Otero

Cuentos de tréboles de cuatro hojas

El trébol de cuatro hojas. Cuentos de tréboles de cuatro hojas.

El trébol de cuatro hojas es uno de los cuentos de tréboles de cuatro hojas del Hugo F. M. Otero. Cuento sugerido para niños de todas las edades.

Un día, Noelia, una pequeña de siete años, caminaba por los senderos de un  parque junto a su abuela Ana.
Ella amaba a esa mujer que la cuidaba todos los días  hasta el atardecer, cuando sus padres regresaban del trabajo.
La abuela la llevaba de la mano, habitualmente recorrían ese lugar.
Cierta vez, algo cansada, la abuela Ana decidió sentarse  en uno de los bancos del parque junto a la niña.
Ana dijo a Noelia – vamos a ver si encontramos entre esas hierbas un trébol de cuatro hojas, cuentan que trae buena suerte.
Las dos buscaron pacientemente el tesoro escondido, en algún momento la abuela estiró su brazo y con sus dedos arrancó un pequeño trébol, que sí tenía cuatro hojas y dándoselo a la pequeña dijo – guárdalo, con el tiempo te dará felicidad.
Al llegar al hogar, la nieta guardó el trébol en un  libro de cuentos de los que le leía y había regalado Ana.
Un día cuando Noelia era adolescente, la abuela Ana enfermó y murió
Nadie pudo consolar a la joven, que apenada extrañó a la anciana largo tiempo.
La vida de Noelia fue pasando, durante su transcurso se puso de novia, se casó, tuvo hijos y muchos nietos.
También al igual que su abuela, fallecieron sus padres y algunos amigos.
La vida es así, se nutre de cosas felices pero, también  se suceden situaciones amargas.
Cuando Noelia alcanzó la edad de la abuela, buscó el libro, reunió a sus nietas y les contó, porqué conservaba ese trébol de cuatro hojas. Fue aún más allá, les explicó lo que para ella simbolizaba el secreto del trébol de cuatro hojas.
La primera hoja, significa  resignación ante las situaciones  que no se pueden revertir.
La segunda simboliza, la esperanza de llegar a la vejez en paz con nuestra conciencia.

La tercera hoja, la del recuerdo, para no olvidar las cosas buenas que hemos aprendido y la cuarta representa la sabiduría, la de habernos dado cuenta en el apogeo de nuestra existencia,  de resignarnos viviendo con esperanza sin olvidarnos lo bueno de la vida.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

El trébol de cuatro hojas es uno de los cuentos de tréboles de cuatro hojas del Hugo F. M. Otero. Cuento sugerido para niños de todas las edades.

Imprimir Imprimir

Comentarios