El sajino y el mono

sajino

Cuento infantil sobre monos sugerido para niños a partir de nueve años.

Un sajino estaba por un muy hambriento.

No tuvo mejor idea que subirse a una planta de papaya a jalar dichos frutos, pero al tocarlos se dio con la sorpresa que estaban verdes muy quedando con las ganas dijo:

-¿Tendré que aguantarme el hambre?

Sin embargo un mono que vivía por allí se percató de su necesidad, de inmediato va hacia él y le dona unas cuantas papayas maduras que los había cosechado recientemente.

Y el sajino luego de ser complacido por el mono quedo eternamente agradecido con el diciéndole: ¿cómo podre pagar tu caridad? Y el simio le contesta:

-Siempre comparto con el prójimo lo poco que tengo. Y se despidieron dándose un abrazo muy contestos ambos uno por complacer y otro por complacido.

Transcurrían los días, el mono se resbaló del árbol al bajar de éste golpeándose fuertemente la espalda. Es allí donde pidió la colaboración de sus amigos -quiénes lo visitaban para sacarles algún provecho- y éstos en vez de apiadarse de él, por el contrario le dieron la espalda.

Sin embargo el sajino al verlo lastimado fue la excepción al ir no solamente a levantarlo, sino que le alivió el dolor dándole masajes en la parte correspondiente.

Luego de recibir esta esmerada atención, el mono quedó asombrado, ya que no esperaba el compadecimiento del sajino , pese haberlo conocido recién le dijo:

-Qué milagro te acordaste de mi!

Y el sajino le contesta:

-En algún momento me sacaste de apuros, ahora que te golpeaste tu espalda me corresponde a mí brindarte la curación respectiva.

Y el simio luego de cobrar su caridad le dijo esta frase de enseñanza al sajino:

-Si todos fueran gratos con sus semejantes, como tú lo acabas de demostrar distinto seria este mundo.

Fin

Cuento infantil sobre monos sugerido para niños a partir de nueve años.

Imprimir Imprimir

Comentarios