La luna de la dulce mirada

La luna de la dulce mirada

La luna de la dulce mirada

 

Apenas se asoma la luna de la dulce mirada
hoyuelos de niña, nariz respingada
y en ambos ojos una morisqueta dibujada
es el rostro de una señorita creciente y encantada.

Si te sientes apenado y no quieres decir nada
Solo mírala y ya estarás transformado,
pues, con su sonrisa de amor te habrá hechizado.

Aunque luzca poco iluminada, paciente y calmada
Ella te invita a estar animado
Ya que cuando su velo se halle levantado
todo cuanto hallas sembrado
Se habrá multiplicado.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Poesía sugerida para niños a partir de seis años

Imprimir Imprimir

Comentarios