La luna de la dulce mirada

La luna de la dulce mirada

 

Apenas se asoma la luna de la dulce mirada
hoyuelos de niña, nariz respingada
y en ambos ojos una morisqueta dibujada
es el rostro de una señorita creciente y encantada.

Si te sientes apenado y no quieres decir nada
Solo mírala y ya estarás transformado,
pues, con su sonrisa de amor te habrá hechizado.

Aunque luzca poco iluminada, paciente y calmada
Ella te invita a estar animado
Ya que cuando su velo se halle levantado
todo cuanto hallas sembrado
Se habrá multiplicado.

Fin

Poesía sugerida para niños a partir de seis años

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *