Saltar al contenido

Día Mundial de la Conservación de los Suelos – 7 de julio

Día Mundial de la Conservación del Suelo. Efemérides.

El 7 de julio se celebra el Día de la Conservación del Suelo en conmemoración del fallecimiento del Dr. Hugh Hammond Bennett, reconocido como un incansable crítico de las actividades humanas que afectan negativamente los suelos.

Día Mundial de la Conservación del Suelo - 7 de julio
Foto de PxHere

Bennett, fundador del Servicio Nacional de Conservación de los Suelos de los Estados Unidos, dedicó su vida a la divulgación y concientización sobre las problemáticas relacionadas con la degradación del suelo y sus consecuencias para la humanidad. En esta fecha, es importante reflexionar sobre la importancia del suelo como un recurso común y adoptar medidas para su cuidado y protección.

Pero primero veamos, ¿Qué es el suelo? explicado en forma sencilla para que entiendan los niños.

¿Qué es el suelo?

El suelo es como la piel de la Tierra. Es una capa que cubre el terreno donde crecen las plantas y viven muchos animales. El suelo está formado por pedacitos pequeños de rocas, hojas, insectos y otros materiales naturales que se descomponen con el tiempo. Es como una gran casa para las raíces de las plantas, les da comida y agua, y también es el hogar de muchos insectos y bichitos que son importantes para el equilibrio de la naturaleza.

El suelo es muy especial porque sin él, las plantas no podrían crecer y nosotros no tendríamos alimentos para comer. Por eso es muy importante cuidar y proteger el suelo para que siempre esté saludable y nos pueda dar todo lo que necesitamos».

El legado del Dr. Hugh Hammond Bennett

El Dr. Hugh Hammond Bennett, después de graduarse de la Universidad de Carolina del Norte, se convirtió en un ferviente defensor de la conservación del suelo. Sus estudios y trabajos en agronomía regional le permitieron comprender las amenazas que la degradación del suelo representaba para la población.

En 1928, Bennett ganó renombre internacional al publicar su libro «Soil Erosion: A National Menace» (Erosión del suelo: Una Amenaza Nacional), que se convirtió en un texto de referencia para las generaciones futuras de ambientalistas.

A lo largo de los años, Bennett realizó extensas investigaciones en diferentes partes del mundo, lo que lo llevó a fundar el Servicio Nacional de Conservación de los Suelos en Estados Unidos. Su objetivo era demostrar de manera clara y sencilla a los agricultores las graves consecuencias económicas y ambientales de las prácticas dañinas que se implementaban en aquellos tiempos.

Su legado continúa siendo relevante en la formación de nuevas generaciones de profesionales comprometidos con la conservación del suelo.

El desafío de la conservación del suelo

La conservación de la integridad nutricional del suelo y su productividad es uno de los mayores desafíos que enfrentamos en la actualidad. Este desafío no solo se relaciona con la agricultura y la economía, sino que también tiene implicaciones en la mitigación del cambio climático y en la preservación de la biodiversidad. La conciencia sobre la importancia de la conservación del suelo refleja un panorama más amplio de acción y resolución en comparación con otros temas ambientales.

Un programa nacional de preservación o regeneración de suelos puede contribuir a la disminución de sequías, la conservación de especies en peligro de extinción y sus ecosistemas, así como a la creación de empleo en áreas marginadas. La conservación del suelo es una herramienta poderosa que puede tener un impacto significativo a corto, mediano y largo plazo.

La importancia de la conciencia global

Organizaciones como la Fundación Agreste trabajan en conjunto con la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD) para fomentar la conciencia global sobre la valorización de los suelos. Es fundamental comprender que somos parte del suelo en el que vivimos y que nuestras acciones tienen un impacto directo en su salud y productividad.

A medida que aumentamos nuestra comprensión de la importancia del suelo, nos acercamos más a un futuro próspero para las generaciones venideras. Es necesario promover la educación y la divulgación sobre las prácticas sostenibles de manejo del suelo, así como fomentar la colaboración entre los gobiernos, los agricultores, los científicos y la sociedad en general.

Acciones sencillas para ayudar a la conservación del suelo

Acciones sencillas para ayudar a la conservación del suelo

Vemos algunas acciones sencillas que los niños pueden llevar a cabo para contribuir a la conservación del suelo:

  1. Plantar árboles y plantas: Los niños pueden participar en actividades de reforestación plantando árboles en áreas degradadas o en su comunidad. También pueden cultivar plantas en macetas o en un pequeño jardín en casa. Las plantas ayudan a prevenir la erosión del suelo al mejorar su estructura y retener la humedad.
  2. Reducir la compactación del suelo: Los niños pueden aprender a evitar pisotear o jugar en áreas donde el suelo esté húmedo y blando, ya que esto puede provocar su compactación. Al reducir la compactación, se permite que el suelo absorba mejor el agua y los nutrientes.
  3. Realizar compostaje: Los niños pueden aprender sobre el compostaje y participar en la separación de residuos orgánicos, como restos de frutas y verduras, cáscaras de huevo y hojas caídas. Estos materiales se pueden convertir en compost, que luego se puede utilizar como fertilizante natural para enriquecer el suelo.
  4. Evitar el uso excesivo de productos químicos: Los niños pueden aprender sobre los efectos negativos de los productos químicos, como los pesticidas y fertilizantes sintéticos, en el suelo y el medio ambiente. Pueden promover prácticas de jardinería orgánica y evitar el uso innecesario de estos productos.
  5. Conservar el agua: Los niños pueden aprender sobre la importancia de la conservación del agua y cómo el riego excesivo puede erosionar el suelo. Pueden participar en la recolección de agua de lluvia para regar las plantas y promover hábitos de uso eficiente del agua, como cerrar los grifos mientras se cepillan los dientes.
  6. Educación y sensibilización: Los niños pueden compartir lo que han aprendido sobre la conservación del suelo con sus amigos, familiares y compañeros de clase. Pueden participar en actividades escolares o comunitarias relacionadas con el tema y crear carteles o folletos informativos para concienciar a otros sobre la importancia de cuidar el suelo.

Recuerda que lo más importante es fomentar la curiosidad y el amor por la naturaleza en los niños, así como enseñarles la importancia de cuidar y respetar el suelo como un recurso valioso para el planeta.

Conclusiones: Día de la Conservación del Suelo

El Día Mundial de la Conservación del Suelo, celebrado el 7 de julio, es una oportunidad para reflexionar sobre la importancia de preservar y proteger este recurso vital. El legado del Dr. Hugh Hammond Bennett nos recuerda la necesidad de tomar medidas para evitar la degradación del suelo y promover prácticas sostenibles en la agricultura y otras actividades humanas.

La conservación del suelo no solo es crucial para la seguridad alimentaria y la productividad agrícola, sino que también desempeña un papel fundamental en la mitigación del cambio climático y la preservación de la biodiversidad. Es responsabilidad de todos, desde los agricultores hasta los consumidores, tomar conciencia de la importancia del suelo y adoptar prácticas que promuevan su salud y resiliencia.

La colaboración entre diferentes sectores de la sociedad, incluyendo gobiernos, organizaciones no gubernamentales y comunidades locales, es fundamental para abordar los desafíos de la conservación del suelo a nivel global. Solo a través de un esfuerzo conjunto podemos asegurar un futuro sostenible para las generaciones futuras, en el que el suelo se conserve y proteja como el valioso recurso que es.

Referencias:

5/5 - (1 voto)

Por favor, ¡Comparte!



Por favor, deja algunos comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *