¿ Qué ves cuando te ves ?

¿ Qué ves cuando te ves ?

Verse en el espejo es algo que parece sencillo, pero para muchas personas no lo es, porque el reflejo no les representa lo que son, eso es la distorsión de la imagen corporal.

Esto implica que uno se ve diferente a como es en realidad. Lo que ven puede variar. Algunos, por ejemplo, se observan con una parte de su anatomía mucho más grande de lo que es. Otros creen que tienen deformidades o diferencias. Todo esto implica tener una imagen corporal que está fuera de forma.

Muchos factores influyen para que esto pase, y uno de los más importantes es la inseguridad. Son los demás quienes van a juzgar eso que a nosotros no nos gusta o que creemos que tenemos mal. Por ejemplo, el estómago de los chiquitos es más abombado porque tienen el hígado más grande pero un chico de cuatro años puede decirle a su mamá que no quiere comer más porque tiene panza.

El cree que sus amigos o compañeros van a burlarse de él porque es inseguro y porque además hay un condicionamiento social en aceptar la delgadez. Un chiquito puede tener una distorsión de su imagen corporal porque querría ser de otra forma, quejarse y sentirse avergonzado por eso.

Entre los factores externos intervienen los culturales: el miedo a la gordura y la importancia de la delgadez (aun para los chicos). Ya desde el jardín de infantes se discrimina por gordo, flaco, se critica. Los chicos suelen ser crueles con los motes o definiciones acerca del cuerpo del otro.

Este ambiente hace que el chico que es inseguro se sienta vulnerado o sienta que en el ambiente social supuestamente lo critican, lo avergüenzan, o como si fuese discriminado por los demás. Que la distorsión de la imagen corporal pueda aparecer a tan temprana edad tiene riesgos que se proyectan hacia la adultez, porque si un niño se siente menos que los demás o exagera el impacto o las críticas puede inhibirse o costarle mucho más la conducta social.

Muchas madres consultan porque sus hijos no quieren ir al colegio, tienen vergüenza o no les gusta como es su cuerpo. En esos casos, ayudarlos a integrarse nuevamente al ambiente social evita que se inhiban.

Primera infancia Ya a los 4 o 5 años los niños pueden criticar su cuerpo, inhibirse y hasta avergonzarse. Por eso en la familia no se debe criticar sobre los aspectos del cuerpo. A veces, una mamá compara: “mira que piernas gordas tenés. Tu prima las tiene flaquitas”. Este tipo de comentarios le provoca a la pequeña vergüenza, distorsión y que se vea exageradamente diferente a los demás; así comienza entonces la inhibición social.

Evitar ese tipo de comentarios, ayudar al chico a que se integre socialmente haciéndolo desvalorizar cualquier crítica y afirmándolo en su realidad hace mucho bien y evita problemas posteriores. En la infancia es fundamental trabajar con los padres explicándoles que no deben criticar a los hijos, sino que deben destacar sus partes positivas.

Deben ayudar a sus hijos a integrarse si les cuesta, son tímido o se avergüenzan fácilmente. Una buena solución es invitar gente a su casa o armar un juego donde se sienta bien y gratificado. Al principio puede costarle, pero con la práctica se irá desinhibiendo. Si él crítica alguna parte de su cuerpo, restarle importancia poniendo la atención sobre las cosas positivas.

Cuando el chico ya comenzó la edad escolar, se pueden armar pequeños grupos terapéuticos en los cuales 2 o 3 pequeños comparten algunas horas, van animándose cada vez más, hablando de cómo sienten su problema y lo van aceptando, porque así como yo acepto al otro me tengo que aceptar a mí mismo.

En la infancia esto es más fácil de corregir. También, los padres con sus ejemplos pueden dar un primer paso o acentuar la obsesión del niño por la forma de su cuerpo. Si la madre está todo el día en el gimnasio es lógico que su hijo comience a fijarse cómo están sus músculos, por ejemplo.

Para detectar los primeros síntomas de la distorsión de la imagen corporal hay que prestar atención y fijarse si los niños critican su cuerpo en el momento del baño o si no quieren comer. Los padres primero tienen que tratar de corregirlo y si no se tienen éxito deben consultar con un profesional para tratar de que eso no perdure en su crecimiento y lo inhiba en su comportamiento social futuro.

La comunicación en la infancia es previsora de lo que puede pasar después al formarse un tipo determinado de personalidad. Si hay una personalidad evitativa por este tipo de complejos o de distorsión del esquema corporal, se traduce luego en conductas de baja integración, preocupación y depresión

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Por la Dra. Mabel Bello, directora de la Asociación de Lucha Contra la Bulimia y la Anorexia.

¿Quiere calificar esta publicación?

Imprimir Imprimir

Comentarios