Receta para nutrir a tu niño interior


Imprimir Imprimir

Por Teresa Delgado Duque. Relatos para toda la familia

Receta para nutrir a tu niño interior es un relato de Teresa Delgado Duque, escritora española.

Receta para nutrir a tu niño interior

Receta para nutrir a tu niño interior

Tomar un poquito de cielo azul sin rastro de nubes. Deshilachar con mucho cuidado una nube, ni grande ni pequeña y mezclar suavemente cada hilito en una cucharadita de brisa suave.

Añadir dos pizcas de rumor de olas, calorcito de la mañana del que abriga el alma sin quemarla. Dejar macerar durante unos cuantos latidos preferiblemente inspirando suavemente y con los ojos cerrados.

Cuando el brebaje comience a tornarse color sueño añadir ruidito de hojas secas, huellas de niños, gnomos o duendes y de batir de alas de mariposas, de no tener a mano esto último se puede sustituir por las de colibrí, libélula, hada o deseo.

Remover con paciencia y confianza mientras espolvorea algunos trinos, gritos de niños a ser posible muy felices. En ese momento se añaden unas cuantas buenas historias y con un cuenta gotas tres lágrimas de emoción, siete de llanto limpio y once de compasión.

Servir con verde de hierba fresca y aromado con olor de la misma recién cortada, de tierra recién mojada, de vida recién parida.

Sazonar bien con suspiros, dulces acordes y sonrisas al gusto. Ponerle noche para que quede bien equilibradito, pero no muy negra, sino azul índigo de cielo de una noche de verano con polvo de estrellas y asteroides, raíces de baobab y preguntas de principitos importadas, preferiblemente, de nunca jamás o del país de las maravillas. Añadir sin mesura muchos recuerdos bellos de esos que nos transportan al mismo cielo, todos los que quepan.

Y tomarlo a sorbitos pero en buena compañía.

Es un plato delicioso y nutritivo, de digestión fácil e inmediata pero que siempre ha de ser compartido con todos aquellos que precisen de seguir soñando.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Teresa Delgado © 2013
Todos los derechos reservados

Imprimir Imprimir

Comentarios