Si yo fuera un superhéroe

Si yo fuera un superhéroe. Elvis Eberth Huanca Machaca, escritor peruano. Reflexión sobre un mundo mejor y sobre la realidad de Perú.

“Más veloz que una bala más potente que una locomotora, no teme a las alturas. Allá arriba en los cielos ¿es un ave? ¿Es un avión? No es Superman Extraño visitante de mundos desconocidos que vino a la tierra con poderes y habilidades sobrenaturales,Superman el que puede cambiar el curso de los ríos, el que quiebra los aceros el que se transforma en Clark kent, el tímido reportero de un gran rotativo que lucha contantemente por la verdad y por la justicia de toda América y el mundo”.

Nos han dicho que Superman es un superhéroe que vino desde Criptón para salvarnos de los peligros que nos rodean. Yo quisiera ser como Superman no por la habilidad de volar, aunque confieso que si volara jamás llegaría tarde a clases, o quizás sería genial poder ver detrás de las cosas y si tuviera su fuerza, de seguro eso me haría popular entre las chicas. Yo quisiera ser como Flash, quizás como Batman también. Pero también quisiera ser como Aironman.

Yo quisiera ser un superhéroe, para ayudar a mejorar la situación de muchos seres vivos de nuestro planeta. Yo quisiera ser un superhéroe, para hacer de nuestro mundo un lugar mejor para vivir. Al Gore recibió el premio Nobel de la paz y sin ser actor le dieron un premio Oscar de la academia, estos son premios que galardonan toda una vida dedicara a ayudar a la humanidad, una vida no exenta de penurias y perjuicios que nunca lograron disuadirlo de sus metas ni de sus sueños.

Cuando se habla de Al Gore no se puede evitar pensar en el gran individuo que debe ser, sin embargo toda esta grandeza no es algo que haya nacido con él. El por su propia voluntad se puso una meta que era enseñarnos que podemos salvar el mundo de una crisis mundial como lo era el calentamiento global y lo logró, eso es un superhéroe alguien que no deja que las caídas de su entorno lo detengan y alejen de sus objetivos.

Cuando pensamos en este tipo de hombres pensamos que están lejos de nuestro país, pero en el Perú y en el mundo existen muchos Al Gore, es decir muchos Superhéroes, solo que no nos damos cuenta, por citar a algunos está Ghandi, quien demostró que una lucha pacífica es posible. Hablar de Martin Luther King, es hablar de alguien quien venció la adversidad de vivir en una época en que el racismo vivía sus épocas más fuertes.

Así como ellos hay muchos más, pero ¿qué los diferencia a ellos de muchos de nosotros?, que tienen ellos que la mayoría no tengan o mejor que hicieron ellos que la mayoría no hace, ese secreto del éxito está en que todos estos superhéroes jamás se rindieron nunca, prefirieron sus sueños antes de una vida llena de comodidades y sin peligros, estas son personas que sabían que si podían y se arriesgaron en intentarlo.

Si yo fuera un superhéroe no me dejaría intimidar por los inconvenientes y problemas que son venir de un país tan pobre como es el mío y con tan grandes limitaciones. Al hablar de limitaciones me refiero a las limitaciones económicas, educativas, sociales, médicas, técnicas y tecnológicas e incluso aquellas políticas que limitan el desarrollo de investigaciones que permitirían el desarrollo de nuestro país.

Si yo fuera un superhéroe haría que estas debilidades se transformen en grandes motivaciones que me ayudarían para desarrollar mejor la profesión que he escogido, puesto que mi objetivo sería ayudar a las futuras generaciones, hacer lo que no hicieron por mí. Si yo fuera un superhéroe, seria político quizás para un día ser presidente y hacer políticas que favorezcan el desarrollo y avance de nuestro país, gobernaría por y para el pueblo. También quisiera ser un investigador, para resolver aquellos problemas que nos aquejan en nuestros días.

Si yo fuera superhéroe quisiera ser un gran científico, para un día inventar una máquina del tiempo que me permita ir al pasado y prevenir las grandes tragedias que han asolado a nuestro pueblo, como lo fueron el terrorismo, los grandes terremotos, etc. Yo quisiera ser alguien que haga algo por mi país y el mundo, para obtener reconocimientos para mi país, y así darle esperanzas y motivaciones a mi pueblo.

Si Perú fuera al mundial de futbol estoy muy seguro que el Perú ya no se llamaría Perú sino felizlandia un lugar en que todos sus habitantes son felices. Si la criptonita es la debilidad de Superman, nuestra debilidad somos nosotros mismos, Nunca entenderé que si la solución a nuestros problemas está en nuestras manos, nunca hacemos nada por cambiarla ¿Por qué el Perú es el único país en el mundo en el que se le da casa al egoísmo y la mentira junto con la mediocridad? Si nuestro ideal es cada vez que nos caemos levantarnos, no entiendo en donde quera este ideal, porque seguimos en el suelo sin levantarnos, no quiero pensar que como ideal solo quera en un sueño.

Nuestro país desde hace mucho tiempo que está hambriento de esperanza y confianza, está muriendo de esta hambre: para salvar al Perú y ser superhéroes solo necesitamos eso llamado esperanza y confianza, debemos dar esto aquel joven universitario confundido por su futuro, al campesino que todos los días se levanta temprano para trabajar la tierra, al profesor, al abogado, al policía, debemos darle esperanza a aquel padre de familia que vive por sus hijos, necesitamos con urgencia treinta millones de raciones de esperanza y confianza.

Yo en verdad quisiera que mi país se convirtiera en Felizlandia un país con 30 millones de personas felices, muy felices. Y sé que el primer paso para que mi sueño se haga realidad, es empezar a caminar y trabajar por él, si yo no lo hago nadie más lo hará por mí. Si yo fuera un superhéroe y salvara al mundo, se que la gente con el tiempo me olvidaría.

Si yo fuera un superhéroe, aunque la gente me olvide, yo no los olvidaría a ninguno solo de ellos, porque aunque mis recuerdos sean tristes y dolorosos, aunque lo único que hagan esos recuerdos sean lastimarme y provocar dolor en mí, no hay ninguno solo de ellos que quisiera olvidar, si cargo con mi pasado y no huyo de él, es porque creo que un día me convertiré en alguien fuerte, que sea capaz de vencer cualquier barreda, que se le atraviese Y que seré alguien quien no se deje vencer por esos recuerdos.

De verdad, con todo mi corazón quiero creerlo, y por eso pienso que no hay ningún solo episodio de nuestras vidas que se deba olvidar, y por esa razón, me hubiera gustado que no se olviden de mí… En el fondo pero muy en el fondo de mi corazón pienso eso. Pero sé también que eso solo es un capricho, no es nada más que un capricho mío, es un secreto…Creo en el día en que esos recuerdos tristes que tanto nos atormentan como lo son el olvido y la perdida, se convertirán en un recuerdo hermoso y precioso, que nos harán cada día más fuertes.

Yo quisiera hacer de mi país, un lugar mejor en donde vivir, hacer de mi país un mundo ideal, sin dolor ni despedidas, un mundo en el que todos podamos vivir felices y en paz.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios