De nada

De Nada. Graciela Albornoz, escritora. Cuento sobre cómo aprender a decir la palabra mágica “Gracias” Como aprender a decir la palabra mágica “Gracias” Carolina no sabía decir “gracias” – ¿Cómo se dice? – le preguntaba su abuela cuando le hacia un regalo y Carolina no sabía que decir. – La mamá era más directa: – […]

Resulta interesante también:

El Molino de café
La leyenda del unicornio

De Nada. Graciela Albornoz, escritora. Cuento sobre cómo aprender a decir la palabra mágica “Gracias”


Como aprender a decir la palabra mágica “Gracias”

Carolina no sabía decir “gracias”

- ¿Cómo se dice? – le preguntaba su abuela cuando le hacia un regalo y Carolina no sabía que decir.
- La mamá era más directa:
- Di “gracias” – le decía cada vez que su hija se olvidaba, es decir siempre.

El papá le pedía: – Dime la palabra mágica.

Entonces, carolina decía “abracadabra”, “ábrete sésamo”, pero no un gracias.
Cuando la profe enseño la letra “g”, los chicos de la escuela notaron que a Caro le faltaba esa palabra.

Decidieron salir, cada uno con su bolsa, a buscar muchas gracias.

Juan fue a la tienda que queda en la cuadra de su casa. A una señora se le cayó la moneda.

Juan se la alcanzó y mientras decía: “de nada”, guardó en la bolsa el gracias que le dio la señora.

Sebastián fue a comprar papel. Al llegar a la esquina, un hombre con bastón blanco le pidió ayuda para cruzar la calle. El semáforo se puso verde y los dos cruzaron con cuidado.

- Gracias – dijo el señor

- De nada – respondió Sebastián y guardó el gracias en su bolsa.

Andrea juntó un gracias al correr tras una señora para alcanzarle el zapatito caído de su bebé.

Mariela le cedió el asiento del bus a una abuelita y recibió un gracias que guardó en su bolsa.

Otros gracias recibieron los niños que ese día tendieron las camas y lavaron los platos.

Cuando cada uno tuvo un gracias, los juntaron todos en una bolsa grande, le ataron un lazo rojo y se la dieron a Caro.

Carolina, como siempre en silencio, abrió la bolsa, y al ver que había dentro, exclamó:

- ¡Muchas gracias!

- De nada – respondieron sus compañeros.

Dar las gracias nos hace sentir tan bien como recibirlas.

Fin

Autora: Graciela albornoz

Extraído de:
http://www.cuentosdedoncoco.com/


De nada

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Mara Alicia Esain

María Alicia Esain - En mi caso personal, gracias a EnCuentos.com y a sus mágicos hacedores, he logrado publicar en papel “La selva de los leones” en “Cuentos Infantiles 4 de Ediba...” Ver Más

Testimonio de Mnica Esparza

Mónica Esparza - EnCuentos significa mucho para mí, es un sitio donde no sólo puedo compartir mis cuentos sino que me permite ver los comentarios de mis lectores en diferentes países...” Ver Más

Testimonio de Mara Luz Banchong

María Luz Banchong - "Por medio de EnCuentos.com emprendí el camino de la escritura, una herramienta más para poder llegar a la gente y contarles sobre los beneficios de la Lactancia Materna..."Ver Más

Testimonio de Marisa Alonso Santamara

Marisa Alonso Santamaría - "Estoy encantada de poder colaborar en la página de encuentos. Agradezco especialmente a Liana Castelló por darme la oportunidad de publicar y dar a conocer mi poesía infantil..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
ñ
Jugando con la Ñ – Vania la araña

Vania, la araña. Dolores Espinosa. Escritora española. Poesía con eñes. ¡Menuda maraña la tela que trama Vania la araña! La...

Cerrar