De nada

De Nada. Graciela Albornoz, escritora. Cuento sobre cómo aprender a decir la palabra mágica “Gracias” Como aprender a decir la palabra mágica “Gracias” Carolina no sabía decir “gracias” – ¿Cómo se dice? – le preguntaba su abuela cuando le hacia un regalo y Carolina no sabía que decir. – La mamá era más directa: – […]

Resulta interesante también:

El Molino de café
La leyenda del unicornio

De Nada. Graciela Albornoz, escritora. Cuento sobre cómo aprender a decir la palabra mágica “Gracias”


Como aprender a decir la palabra mágica “Gracias”

Carolina no sabía decir “gracias”

- ¿Cómo se dice? – le preguntaba su abuela cuando le hacia un regalo y Carolina no sabía que decir.
- La mamá era más directa:
- Di “gracias” – le decía cada vez que su hija se olvidaba, es decir siempre.

El papá le pedía: – Dime la palabra mágica.

Entonces, carolina decía “abracadabra”, “ábrete sésamo”, pero no un gracias.
Cuando la profe enseño la letra “g”, los chicos de la escuela notaron que a Caro le faltaba esa palabra.

Decidieron salir, cada uno con su bolsa, a buscar muchas gracias.

Juan fue a la tienda que queda en la cuadra de su casa. A una señora se le cayó la moneda.

Juan se la alcanzó y mientras decía: “de nada”, guardó en la bolsa el gracias que le dio la señora.

Sebastián fue a comprar papel. Al llegar a la esquina, un hombre con bastón blanco le pidió ayuda para cruzar la calle. El semáforo se puso verde y los dos cruzaron con cuidado.

- Gracias – dijo el señor

- De nada – respondió Sebastián y guardó el gracias en su bolsa.

Andrea juntó un gracias al correr tras una señora para alcanzarle el zapatito caído de su bebé.

Mariela le cedió el asiento del bus a una abuelita y recibió un gracias que guardó en su bolsa.

Otros gracias recibieron los niños que ese día tendieron las camas y lavaron los platos.

Cuando cada uno tuvo un gracias, los juntaron todos en una bolsa grande, le ataron un lazo rojo y se la dieron a Caro.

Carolina, como siempre en silencio, abrió la bolsa, y al ver que había dentro, exclamó:

- ¡Muchas gracias!

- De nada – respondieron sus compañeros.

Dar las gracias nos hace sentir tan bien como recibirlas.

Fin

Autora: Graciela albornoz

Extraído de:
http://www.cuentosdedoncoco.com/


De nada

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Dolores Espinosa

Dolores Espinosa - "Encuentos me ha dado la maravillosa oportunidad de darme a conocer (aunque sea un poquito) en muchísimos países a los que, de otra forma, no habría llegado..."Ver Más

Testimonio de Elena Ramírez Martínez

Elena Ramírez Martínez - "Previamente me informé de diferentes plataformas de cuentos y dar a conocer a escritores noveles, y atendiendo a la formalidad, profesionalidad y difusión me decidí por encuentos, todo un acierto..."Ver Más

Testimonio de Ezequiel Cámara

Ezequiel Cámara - "Me gustaría que Encuentos.com me ayude a difundir mis obras literarias para que la gente pueda conocerme y así poderme abrir paso a participar de otros sitios de Internet..."Ver Más

Testimonio de Justina Cabral

Justina Cabral - "Encuentos.com me ayudó en mis comienzos a dar a conocer mis obras literarias. Conocí mucha gente e hice muchos colegas amigos con los que hoy por hoy compartimos distintos proyectos literarios..." Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
ñ
Jugando con la Ñ – Vania la araña

Vania, la araña. Dolores Espinosa. Escritora española. Poesía con eñes. ¡Menuda maraña la tela que trama Vania la araña! La...

Cerrar