Consejos de escritura de Roald Dahl

Consejos de escritura de Roald Dahl

Consejos de escritura de Roald Dahl

Consejos de escritura de Roald Dahl. Recursos para escritores.

Hace pocas semanas se ha cumplido el centenario del nacimiento de Roald Dahl, un excelente escritor galés cuyas obras infantiles son de las más prestigiosas del rubro, como Matilda, James y el Durazno Gigante, Las Brujas, El Gran Gigante Bonachón o Charlie y la Fábrica de Chocolate.

Su genialidad estuvo en saber escribir para niños sobre cosas serias y para adultos, sin pudor en apelar a temas escabrosos y hasta perversos, temas complejos, con una cuota de humor ácido y a veces negros. Aún así, supo conquistar a los lectores infantiles del mundo y de la mano de ellos, a muchos adultos.

Su gran legado se completa además con una serie de consejos para escritores, que cualquier amante de esta apasionante tarea debería tener en cuenta y, seguramente, valorar.

Estos consejos no han tenido gran trascendencia en nuestro idioma, pero merecen la pena ser considerados. Se los puede leer en el relato “Racha de suerte” (Lucky Break), que es uno de los siete que componen el libro La Maravillosa Historia de Henry Sugar y Seis Más. Se trata de una historia de no ficción en la que relata los hechos que lo llevaron dedicarse a la literatura a tiempo completo, comenzando con su época escolar y culminando con la publicación de su primera historia, por encargo del escritor C.S. Forester.

Repasemos los consejos de Dahl para escritores.

1- Debes tener una imaginación animada.

2- Debes ser capaz de escribir bien. Lo que quiero decir con esto es que debes ser capaz de hacer que una escena cobre vida en la mente del lector. No todos tienen esta habilidad. Es un don que se tiene o no se tiene.

3- Tienes que tener resistencia. En otras palabras, debes ser capaz de mantenerte haciendo lo que estás haciendo sin rendirte, hora tras hora, día tras día, semana tras semana y mes tras mes.

4- Tienes que ser un perfeccionista. Esto significa que nunca debes estar satisfecho con lo que escribiste hasta que lo hayas reescrito una y otra vez, hasta dejarlo lo mejor que puedas.

5- Debes tener una fuerte autodisciplina. Estás trabajando solo. No eres empleado de nadie. Nadie te estará molestando si no te pones a trabajar o te hará señalamientos si empiezas a remolonear.

6- Será de gran ayuda si tienes un sentido del humor afilado. Esto no es esencial cuando escribes para adultos, pero es vital cuando lo haces para chicos.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

7- Tienes que ser humilde. Los escritores que creen que su trabajo es maravilloso están dirigiéndose hacia muchos problemas.

Imprimir Imprimir

Comentarios