Carachas y Cacarulos

Cuentos infantiles para irse a dormir

Carachas y Cacarulos es uno de los cuentos infantiles para irse a dormir de la escritora María Esain. Cuento sugerido para niños a partir de ocho años.

Papá y mamá se van de viaje a la ciudad. Deben hacer cosas importantes allí. Babiel y Chechulina, los duendes mellizos, los despiden en la ventana. Saludan con sus linternas de luz roja.

Han quedado solos para cuidar a los abuelos: el Rey de las Brasas y la Abuelibruja. ¡Qué trabajo!
Discuten cómo hacerlo y comienzan a pelear.

-¡Mi linterna rosa es la más linda!¡Duermo con el abuelo!- exclama Cechulina, sacudiendo su pelo rizado.

-¡ La mía es verde y más hermosa!-responde Babiel- ¡Mi cama y mi chancho Cholito son mejores!¡No presto mis muñecos!¡La abuela es para mí!

De pronto (Como les había advertido mamá), aparece un monstruo… ¡La caracha! Marrón como una hoja triste. Fea como una tormenta. Enorme. ¡Qué susto!
El Rey de las Brasas, con sus poderes, crea mil chispas de colores. Son la única arma contra las carachas. Por suerte, muy efectiva.

Mientras cenan puré de margaritas y salchichas de piedra verde-la mejor comida para duendes- se renueva la discusión.

-¡Dame tu camión!-ordena Chechulina-¡Hay que saber compartir!
-¡No tengo nada que compartir!- responde Babiel- ¡No te comas todas las salchichas!

Gritan tan fuerte, que a los abuelos se les descuelgan las orejas… ¡Para colmo, aparecen los cacarulos invasores! Negros. Brillosos. Con dos pinzas como brazos. Horribles.

Todo el mundo se calla. ¡El miedo llena los ojos! Si son atrapados por las pinzas cacurelescas, serán llevados al agujero más oscuro del fondo de la tierra…

Con el silencio, las orejas de los abuelos vuelven a su lugar. El Rey de las Brasas reacciona. Tiene una idea: cubrirse la cara con crema de afeitar. ¡Parece Papá Noel! No hay nada que ahuyente a los cacarulos como una barba así! ¡Uf, se van, qué suerte!

Es la hora de dormir. Queda en los duendes Babiel y Chechulina medio kilo de miedo… ¡El sueño no vendrá!

La Abuelibruja recurre a un hechizo especial. Deberán lavarse los dientes con su pasta dental mágica.
Pero… ¿Dónde está? ¿Quizás en el mueble azul? ¡No! ¿Tal vez con el lápiz labial? ¡Tampoco!

Por fin, aparece en una caja de hebillas como estrellas… ¡Qué misterio! ¿Cómo habrá ido hasta allí?

Los cuatro están demasiado cansados para averiguarlo. Se lavan los dientes, se colocan sus pijamas y se acuestan.

Babiel comparte sus muñecos. Chechulina les da cada uno el beso de las buenas noches. La abuela prepara los vasos con agua de dormir. El abuelo cierra las puertas con su llave embrujada…

¡Esta noche, ni carachas ni cacarulos molestarán!
Mañana, cuando papá y mamá regresen, será otro cuento…

Fin

ABUELIBRUJI 2012

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Carachas y Cacarulos es uno de los cuentos infantiles para irse a dormir de la escritora María Esain. Cuento sugerido para niños a partir de ocho años.

Imprimir Imprimir

Comentarios