¿Dónde están los libros? – Capítulo VIII

La importancia de leer

¿Dónde están los libros? – Capítulo VIII es una historia para niños, que habla de la importancia de leer, escrita por Liana Castello para niños a partir de los nueve años.

VIII – Una madrugada un tanto ocupada

No sólo Tiago estaba arrepentido. Dindón sabía que lo que él había hecho tampoco estaba bien. Su intención había sido buena, pero no su método. Tenía que solucionar el lío que había armado, debía devolver los libros a la ciudad.

Todo era cuestión de recordar las palabras exactas para decir las contrarias ¿o era al revés? No lo recordaba. Si tan solo su memoria lo ayudara alguna vez…

Dindón se puso nervioso y cuando estaba nervioso caminaba de un lado al otro mordiendo la punta de su sombrerito de duende.

Esperó a que Tiago se durmiera profundamente y comenzó a caminar por toda la habitación tratando de recordar las palabras exactas.

-Piensa con lógica, duende desmemoriado se decía a sí mismo.

Y pensando en forma lógica, se dio cuenta primero de que el hechizo mal pudo haber salido de un libro de hadas. Las hadas usan sus varitas para buenos fines. Por ende, lo lógico era pensar que el hechizo provenía de un libro de brujas, a ellas sí les gustaba convertir príncipes en sapos y princesas en lechuzas.

Bien, Dindón ya tenía el comienzo, ahora faltaba recordar de qué libro había sacado esas palabras.

El pobre duende seguía caminando por toda la habitación y apretando fuerte su sombrerito, debía recordar, debía hacerlo, debía devolver los libros.

Descartados entonces los libros de hadas, se concentró en pensar en todas las historias de brujas que había leído. Eran tantos los libros que Dindón había leído en su vida, que se mezclaban en su pobre cabecita.

-Debería recordarlo a la perfección, fue hace sólo unos días que tuve esa pésima idea.

El sombrerito del duende sufría las consecuencias de sus nervios, más que un sombrero parecía un trapo de piso.

-A ver, a ver, debo seguir pensando con lógica: brujas, libros, desaparición, a ver, a ver… ¡Ya sé, ya sé! Era algo como…

Este pequeño insolente
La lectura no valora
Aléjense ya los libros
Veremos qué hace ahora

-Sí, sí, eso era, pues bien ahora debo revertir el hechizo dijo contento ¿Cuál sería la frase correcta para deshacerlo? Piensa, Dindón, piensa, debes encontrar la frase correcta.

La noche iba dejando lugar al día y la frase correcta no aparecía. Muerto de sueño y cansancio Dindón seguía pensando. Los primeros rayos de sol dieron luz no solo a la habitación, sino a su inspiración:

-Lo sé, lo sé, era algo como:

Este niño arrepentido
Que no quería leer
Ahora valora los libros
¿Pueden ustedes volver?

Y dicho esto, el extenuado duendecito se quedó profundamente dormido.

La mañana encontró al pobre duende dormido sobre el armario, al sombrerito hecho añicos, a un Tiago a punto de comenzar una nueva vida y a… todos los libros de la ciudad cada uno ordenadito en su lugar.

Continuará…

Todos los derechos reservados por Liana Castello

Capítulo VII

Cuento sugerido para niños a partir de nueve años

¿Dónde están los libros? – Capítulo VIII es una historia para niños, que habla de la importancia de leer, escrita por Liana Castello para niños a partir de los nueve años.

Imprimir Imprimir

Comentarios