La Ardilla de la Concepción

La Ardilla de la Concepción

La Ardilla de la Concepción

La Ardilla de la Concepción. Danny Vega Méndez, escritor de Panamá. Cuentos con valores. Cuentos de animales.

Cierta ardilla amable y muy inquieta vivía en un hermoso parque de un lugar llamado La Concepción. Le agradaba jugar en las ramas de los frondosos árboles sin tener contacto alguno con el suelo, pues les tenía mucho miedo a las personas.

Resulta que un buen día aquella ardilla escuchó que iba a derribar su árbol, pues era un poco viejo y le quitaba vistosidad al lugar.

-¡Oh no! ¿Qué voy a hacer? -Dijo la ardilla- Ya sé le avisará a la amiga iguana y a los amigos pájaros.

Cuando se encontró con la iguana, la ardilla, muy preocupada, le comentó lo que había escuchado el otro día.

– Yo sólo como las sabrosas hojas de aquellos árboles y no del tuyo. Además, ese no es mi problema -Afirmó la iguana y se retiró indiferente a la necesidad de su amiga.

Fue en búsqueda de los pájaros en lo más alto de los arboles. Allí les contó sobre sus dificultad, pero ellos le dijeron que sus nidos estaban seguros en otros árboles y no en el de ella. Por lo tanto, ese no era su problema. Y se fueron volando cada cual a su nido.

La ardilla se sintió decepcionada por la forma de ser de sus amigos del parque. Así que pensó y pensó y tomo una decisión arriesgada: se acercaría a las personas.

Por aquellos días temerosa, pero decididamente se aproximó a aquellos seres que querían destruir su hogar. Grande fue su sorpresa al ver que no todas las personas eran malvadas.

Se ganó el cariño y el respeto de todos los visitantes al punto que decidieron no derribar su árbol. Sin embargo, si decidieron cortar algunas ramas de los árboles vecinos.

La iguana se lamentó de no poder comer sus sabrosas hojas, y los pájaros, pobres pájaros, lloraron, pues algunos de sus nidos cayeron junto con las ramas cortadas.

A partir de ese día lo animalitos del parque caminan libres por en fresco suelo del parque y comen de las deliciosas frutas que las amables personas le brindan.

Comprendieron que la verdadera fuerza está en la unidad y la necesidad de uno debe ser la preocupación de todos.

Fin

 

La Ardilla de la Concepción. Literatura infantil y juvenil, cuentos que no pasan de moda. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender leyendo.

Imprimir Imprimir

Comentarios