La discriminación como hecho cotidiano

Discriminación: es el acto de hacer una distinción o segregación que atenta contra la igualdad de oportunidades. Esta distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos varios (sexo, raza, religión, condición social…) cuyo propósito o resultado sea anular o disminuir el reconocimiento o ejercicio de los derechos humanos y libertades fundamentales en la política, la economía, la sociedad, la cultura o cualquier otra esfera de la vida pública, es lisa y llanamente discriminar, separar, en el peor de los sentidos.

La pregunta entonces es: ¿Está hoy en nuestro país, en nuestra cultura, en nuestra idiosincrasia, en nuestros corazones, la absoluta conciencia respecto de la no discriminación?

Imaginemos una situación sencilla y cotidiana y hagámonos una pregunta simple y relacionada con lo usual y frecuente para que quede ejemplificada la idea:

¿El mozo que atiende en un restaurante, acompaña a esa persona que se acerca en su silla de ruedas para almorzar y lo ayuda a acomodarse entendiendo que es un DERECHO poder asistir a un espacio de ocio o de recreación? ¿O se enoja porque la silla en cuestión está ocupando demasiado lugar y es entonces esta persona una molestia que incomoda su trabajo?

Es sólo un ejemplo para que nos planteemos todos, cada uno desde el lugar que nos toca, desde nuestra cotidianeidad, sea como chofer, mozo, transeúnte, automovilista, pasajero de un transporte público, médico, empleado de comercio, dueño de un restaurante, de un kiosco, empresario, maestro, en fin… todos. ¿Hacemos algo para cambiar el paradigma en el que estamos inmersos? ¿No será hora de que reflexionemos respecto de que todos somos diferentes y tenemos todos capacidades diferentes. No sería interesante pensar un segundo antes de emitir un juicio peyorativo respecto de aquel que nos resulta quizá… ¿Distinto?

Creo que si incorporáramos la idea de que cada acto interno o hacia el otro puede estar contaminado por la discriminación, simplemente dejaríamos de discriminar.

La inclusión de la persona discapacitada no es un acto solidario, es un derecho, es justicia, por eso nace la Fundación Down Tigre, por la necesidad de JUSTICIA y porque creemos firmemente en la posibilidad de multiplicar la idea de la inclusión hasta el hartazgo, hasta que resulte anacrónico hablar de esto, hasta que no sea necesario hablar de inclusión, sencillamente, hasta que estemos todos incluidos.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

JAVIER GEOGHEGAN
Secretario
Fundación Down Tigre
Belgrano 536
Tigre
Buenos Aires – Argentina
[email protected]
54 11 4897 6281

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]