El niño en la playa y el Sr. Roche

El niño en la playa y el Sr. Roche. Gustavo Arencibia Carballo escritor cubano. Corriendo por toda la arena del desierto junto a la playa, el niño se apuraba por llegar a la cabaña de madera. De pronto se acabo el camino y en la puerta de entrada dijo agitado. – buenos días Sr. Roche. […]

Resulta interesante también:

Adrián y el caballo con alas – Capítulo I
Invierno

El niño en la playa y el Sr. Roche. Gustavo Arencibia Carballo escritor cubano.

Corriendo por toda la arena del desierto junto a la playa, el niño se apuraba por llegar a la cabaña de madera.
De pronto se acabo el camino y en la puerta de entrada dijo agitado.

- buenos días Sr. Roche.
- ¡Oh! Que temprano amigo mío! Buenos días para usted también, pero no se quede ahí parado siéntese donde pueda.
- gracias señor – y se sentó junto a la ventana muy baja, desde donde se veía el mar muy lejos – buen lugar escogió usted.
- ¿para vivir? Bueno me gusta el mar y por la noche disfruto oír batir ola tras ola chocando sin parar.
- pero a veces esta solo…
- eso si, pero todo en la vida no se puede tener, el pájaro quisiera a veces nadar por las isla y la tortuga volar, y de cantar a todos nos gustaría, pero solo unos son los elegidos, otros piensan con acierto, y el mundo de maravillas, se vuelve diverso e inmenso ¿no lo crees?
El Sr. Roche tenía razón y por eso al niño le gustaba conversar con él pues aprendía de cada cosa que le decía.
- pero no me va a negar que es lindo tener de todo, juguetes,  muchos juguetes, todos los juguetes del mundo.
- no lo creo así, si tuvieras todos los juguetes del mundo en esta playa ¿Qué harías tu?
- jugar, jugar y jugar y no me cansaría.
- si, ¿pero te imaginas las montañas de juguetes que tendrías?, serían miles y miles y aun mencionó a pocos y se perdería la playa y las plantas y los árboles  solo con tantos juguetes.
- si, no lo había pensado, sería muy feo – pensó un momento-  sí Sr. Roche tiene razón, pues no soñaría con el nuevo juguete ni con la llegada de mi padre cuando regresa a fin de mes de su trabajo y siempre me trae un nuevo juguete.
- ¡que bien dices! así me gusta mas.
- y ya me tengo que ir – se paró el niño.
- esta bien amiguito mañana nos vemos, ¿vendrás?
- seguro Sr. Roche, seguro, por la tarde de mañana nos vemos.
Y el niño salió corriendo por la playa camino a su casa contento de las cosas tan linda que le explicaba siempre el Sr. Roche.

Fin

Colofón
No importa la brevedad si es grande e inmensa.


El niño en la playa y el Sr. Roche

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de María Luisa de Francesco

María Luisa de Francesco - "No había pensado en publicar en Internet hasta que vi a una buena amiga publicando: el sitio de Encuentos apareció y vi la enorme cantidad de material, la posibilidad de que mucha gente te lea y me volví a preguntar ¿ para qué escribo?..."Ver Más

Testimonio de Dolores Espinosa

Dolores Espinosa - "Encuentos me ha dado la maravillosa oportunidad de darme a conocer (aunque sea un poquito) en muchísimos países a los que, de otra forma, no habría llegado..."Ver Más

Testimonio de Elena Ramírez Martínez

Elena Ramírez Martínez - "Previamente me informé de diferentes plataformas de cuentos y dar a conocer a escritores noveles, y atendiendo a la formalidad, profesionalidad y difusión me decidí por encuentos, todo un acierto..."Ver Más

Testimonio de Ezequiel Cámara

Ezequiel Cámara - "Me gustaría que Encuentos.com me ayude a difundir mis obras literarias para que la gente pueda conocerme y así poderme abrir paso a participar de otros sitios de Internet..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
poesia recuperarte
Recuteparte

Recuteparte. Loreto Ortíz escritora. recobrar tu mirar, fue como recobrar, todo lo que llevó el mar, mente que deja de...

Cerrar