Principales arcillas utilizadas en terapia

Emblastos, compresas, cataplasmas de barro y vegetales. Licenciado Jorge Valera.

Hoy: PRINCIPALES ARCILLAS UTILIZADAS EN TERAPIA:

En la actualidad existen principalmente cuatro tipos de arcillas medicinales, reconocidas por el geólogo Jorge Valera; de ellas la más importante y conocida es la montmorillonita y/o bentonita, luego otra muy usada es la caolinita, aparte hay dos mas de poca aplicación medicinal la iilita y atapulguita.

Arcilla Verde (montmorillonita o bentonita):

La arcilla verde (o marrón, parda o gris) es la mas fácil de encontrar, tienen un pH 7, son principalmente de la variedad de la montmorillonita (muy rica en magnesio), bentonita o atapulguita. Son reconocidas por sus propiedades desintoxicantes, remineralizantes y absorbentes.

En el Perú es usada con mucha efectividad en los problemas gastrointestinales (bentonita, chaco, sur de Perú). Se emplea para remineralizar y drenar, por vía externa a modo de emplastos o cataplasmas espesas y por vía interna en forma de agua arcillosa para beber.

Estas son sus propiedades medicinales:

  • Absorbente: Efecto drenante en infecciones purulentas, absorbe los edemas.
  • Adsorción: Ejerce una acción depurativa, una acción digestiva de adsorción de gases y toxinas.
  • Antiséptica: Destruye los agentes patógenos sin agredir los tejidos sanos lindantes.
  • Catalizador: Actúa como catalizador de las funciones vitales (por su riqueza en oligoelementos).
  • Cicatrizante: Por su contenido en sílice, aluminio y zinc regenera los tejidos y suaviza las cicatrices.
  • Estimulante: Las sales minerales pueden dar lugar a un aumento de la tensión arterial.
  • Hemostático: Actúa sobre el tiempo de coagulación.
  • Reequilibrante: Aporta suficientes sales minerales para permitir al organismo recuperar las defensas naturales.
  • Remineralizante: Transmite al organismo las sales minerales necesarias para su equilibrio biológico.
  • Sedante: Posee una acción calmante en dolores locales o generales de origen inflamatorio o traumático.

La arcilla verde es aplicado en estas enfermedades; abscesos, acné, furunculosis, quemaduras, queloides, eccema, psoriasis, herpes, sabañones, onicomicosis, estrías, celulitis, anemia, astenia, anginas, sinusitis, aftas, artralgia, artritis, artrosis, mialgia, dorsalgia, lumbalgia, ciática, osteoporosis, traumatismos y contusiones, tendinitis, gota, estreñimiento, diarrea, esofagitis, úlcera gástrica y gastroduodenal, hernia de hiato, gastritis, aerofagia, litiasis biliar, hemorroides, gingivitis, hepatitis, migrañas, neuralgia del trigémino, amenorrea, dismenorrea, blenorragia, menopausia, inflamación urinaria y úlceras varicosas. En cosmética natural se usa en formulaciones para cabellos y pieles mixtas y grasas; también en mascarillas para pieles acneicas y para pieles fatigadas y envejecidas. Se usa conjuntamente la vía interna y la tópica; en el resto de patologías sólo se usa la vía tópica.

Arcilla Blanca (Caolinita)

La arcilla blanca es conocida como caolinita (raramente atapulguita), está compuesta por un silicato de aluminio (silicio y aluminio), de pH 5, cuyo nombre proviene del primer yacimiento conocido, situado en China, en Kao Ling; ocurre por la descomposición de rocas graníticas. Su principal propiedad es la adsorción de las sustancias nocivas; otras propiedades son su activad antibacteriana, antiinflamatoria y cicatrizante. Entre sus propiedades esta también la de un poder absorbente más débil que la arcilla verde, debido a que contiene menos iones. Tiene la particularidad de tener un pH ácido (pH 5 en lugar de pH 7 de la arcilla verde) lo que la hace más aceptable para ciertos organismos. También es usada como cicatrizante, vía externa, por su contenido en aluminio.

Es aplicada en las siguientes enfermedades; absceso, onicomicosis, psoriasis, alopecia, quemaduras, queloides, cloasma gravídico, cicatrices, cuperosis, eccema, seborrea, amenorrea, anemia, ansiedad, anorexia, blefaritis, bronquitis, contractura muscular involuntaria, hidrartrosis, aerofagia, dermatitis del pañal, diarrea, estreñimiento, parásitos intestinales, cistitis, hipertensión arterial, impétigo, lentigo, cuperosis (acné rosáceo), mialgias, piernas cansadas, piodermitis, gingivorragia, estomatitis, boqueras, flemones. Se usa en productos de belleza para cabellos y pieles secas y envejecidas, sensibles y como cicatrizante y antiarrugas, en uso externo, debido a su alto porcentaje de aluminio; ayuda a aclarar las manchas de la piel.

Propiedades: exfoliante, nutriente y relajante.

Arcilla Roja:

Las arcillas rojas deben su color a la presencia de un mayor contenido de óxidos e hidróxidos de hierro (presencia de minerales de oligisto y hematita); además contienen silicato de magnesio o de aluminio; en general son de origen volcánico. Por su contenido en silicato de aluminio tiene propiedades antiácidas. Es altamente reconocida por su acción antiinflamatoria y descongestiva, sin mencionar sus virtudes para reequilibrar la circulación sanguínea y contribuir a la eliminación de la molesta fatiga crónica. Es una arcilla menos absorbente que la arcilla verde.

Como uso externo le ayuda a la piel provocando una excelente regeneración celular; cabe destacar que ésta es altamente recomendada para personas con problemas como la celulitis y heridas abiertas. Se puede usar para abscesos, anemia, lactancia materna (parar la secreción), aftas, celulitis, contusiones, callos, eccema, dolores musculares, problemas hepáticos, herpes, edemas, pies fríos (problemas circulatorios), transpiración excesiva, prurito, psoriasis, senos dolorosos. En cosmética natural se usa en acné, cabellos y pieles mixtas, forúnculos, grasas y en cuperosis (acné rosáceo).

Arcilla Negra:

Es una de las arcillas usadas en la antigüedad, ya la Reina de Egipto, Cleopatra lo usaba para sus tratamientos de belleza, usaba la arcilla del mar muerto. En su composición tiene un buen porcentaje de hierro y magnesio, además de material orgánico. Tiene propiedades cicatrizantes, regeneradoras de células muertas, absorbentes, astringente, sedante, antiespasmódica, descongestionante; las mascarillas de arcilla negra tienen un efecto vitalizante en la piel, dejando una piel lisa, proporcionándole tersura y luminosidad. Como uso interno es muy adecuada para combatir: ansiedad, insomnio, estrés depresión, neurosis, fracturas, colitis nerviosa, trastornos menstruales, pereza intestinal, golpes (internos – externos), afecciones de médula ósea, inflamación de la próstata, afecciones en huesos como fisuras, gran regulador de temperatura del organismo. Como uso externo está indicada también en piel flácida, poros abiertos, parálisis facial, revitaliza, reafirma, tonifica, fortalece y relaja.

Licenciado Jorge Valera Escritor Naturista. Experto en la búsqueda de recursos naturales.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

 

Imprimir Imprimir

Comentarios

[fbcomments width="450" count="off" num="3" countmsg="maravillosos comentarios!"]