Estudios con células madre para niños con parálisis cerebral




Hay casos de parálisis cerebral en bebés que se producen como consecuencia de falta de oxigeno en el momento del parto, que ahora tienen una esperanza.

La Dra. Johanna Kutzberg, del Duke University Medical Centers, de Carolina del Norte (EEUU), está realizando un Protocolo de investigación en estos niños, que consiste en administrarles células madre obtenidas de la sangre de su cordón umbilical. Esta fue obtenida en el momento del nacimiento estos mismos bebés, a los que luego se les diagnosticó la parálisis cerebral.

MaterCell ya ha participado con el aporte de células madres del cordón umbilical de 3 de estos niños, que fueron extraídas en el momento de su nacimiento.

Las muestras fueron enviadas a EEUU, donde llegaron en excelente condición, y fueron administradas a estos niños como parte del protocolo experimental antes señalado con resultados sumamente alentadores.

El fundamento científico de este estudio es que las células madre extraídas del cordón umbilical, pueden adaptarse y contribuir a mejorar el tejido dañado.

Las células madres tienen la capacidad de autoreplicarse a través de sucesivas divisiones celulares a lo largo de toda la vida del individuo, por lo que mantienen cierto grado de “inmortalidad”. Además tienen la capacidad de diferenciarse para dar origen a células especializadas, dentro de las que podrían incluirse las neuronas dañadas en un evento adverso, como puede ser la falta de oxígeno en el momento del parto.

Recientemente se conoció el testimonio de los padres de Weston Stephenson, uno de los tantos niños tratados en la Universidad de Duke.

Cuando Weston tenía 10 meses de edad se le diagnosticó parálisis cerebral, pero sus padres habían preservado las células madre de su cordón al momento de nacer. Y si bien aún no hay una cura para el caso, ahora existen esperanzas.
Recientemente Weston recibió la primera infusión de células madres, con resultados preliminares de mejorías de su cuadro. Si la técnica resulta beneficiosa para el tratamiento de su condición, puede significar la diferencia de calidad de vida de todos los niños que sufren de esta enfermedad.

Por Dr. Claudio Chillik,
Asesor Cierntífico de MaterCell www.matercell.com

Por favor, ¡Comparte!

0Shares


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *