Nutrición infantil: El hierro


Este micro mineral u oligoelemento, interviene en la formación de la hemoglobina y de los glóbulos rojos, como así también en la actividad enzimática del organismo.

Dado que participa en la formación de la hemoglobina, demás está decir que transporta el oxígeno en sangre y que es importante para el correcto funcionamiento de la cadena respiratoria y colabora con el crecimiento y desarrollo de los más pequeños. Las reservas de este mineral se encuentran en el hígado, el bazo y la médula ósea.

También puede darse esta situación debido a que los alimentos que consume el niño no reponen el hierro que gasta diariamente su organismo.

Todos los pequeños necesitan gran cantidad de hierro; su deficiencia retrasa el crecimiento y genera cierta alteración del desarrollo mental. Los recién nacidos cuentan con reservas de hierro adquiridas durante el embarazo, con las que cubren sus necesidades hasta el tercer mes. (Hernández, Manuel 1993)

RECOMENDACIONES:

– Alubias: Los alimentos que reducen la absorción del hierro en el intestino son las alubias.

– Avena: El consumo regular de avena asegura un aporte importante de hierro.

– Berros: Consumir Berros en ensaladas o acompañado en otros paltos.

– Carne: Consumir carne en las comidas.

– Comidas: Suprimir grandes cantidades de té o café con las comidas.

– Espinacas: Los alimentos que reducen la absorción del hierro en el intestino son las espinacas.

– Selección: Seleccionar los alimentos (patatas, brócoli, soja, tomate, zanahoria, calabaza, aguacate, remolacha, cereza, etc.)

– Vitaminas: Procurar dar vitamina C en cada comida,

– Vinagre: No utilizar exceso de ácido acético (vinagre).

– Zarzamora y Frambuesa: Son frutos muy ricos en hierro, se absorbe fácilmente del intestino hasta los glóbulos rojos.

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Licenciado Jorge Valera Escritor Naturista. Experto en la búsqueda de recursos naturales.



Comentarios