Agua clara. Escritora de Mar del Plata, Argentina. Reflexiones de la vida.

vaso

Respeto ¡Qué palabra! Habría que retomar otra época de añoranzas donde valía la pena la sinceridad y humildad de la gente. Si tomamos un vaso sucio y lo llenamos con agua, ésta queda turbia. Con la vida pasa lo mismo. Si no vemos la suciedad de la palabra, construimos algo  turbio en el camino del futuro. Aprendamos que el agua clara es un edificio con buenos cimientos.

Califica esta entrada

Por favor, ¡Comparte!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *