Los distintos tipos de inteligencia y la educación


Imprimir Imprimir

Distintos tipos de inteligencia

Los distintos tipos de inteligencia y la educación

Hasta ahora, el modelo educativo tradicional se basa en el fomento de un cierto tipo de inteligencia, concretamente la que prioriza las habilidades en matemática y lengua. Es así que aquellos que pudieron desarrollar estas aptitudes se conviertieron en los “buenos alumnos”, mientras que a quienes se les ha hecho cuesta arriba han sido estudiantes mediocres, que pasaban con calificaciones “raspando” cuando no reprobaban. Y muchos de ellos, sin embargo, han logrado desarrollar con éxito diferentes áreas de su vida, algo que no es una regla inquebrantable entre los meritorios. La teoría de las inteligencias múltiples es la explicación, y además es una propuesta educativa más amplia e inclusiva.

La  escuela prioriza las habilidades en matemática y lengua, sin tener en cuenta que puede reflejarse en los deportes, las artes, las habilidades inter e intrapersonales y hasta la relación con la naturaleza. Eso explica que el alumno sobresaliente no necesariamente será exitoso en la vida, ni el mediocre está condenado al fracaso.

Howard Gardner, psicólogo de la Universidad de Harvard, ha desarrollado la teoría de las inteligencias múltiples, y las explica de forma sencilla: «Si obtienes notas altas, mientras estás en el colegio pensarás que eres muy inteligente. Pero si visitas una granja, un bosque o un teatro verás que otras inteligencias son importantes». El sistema educativo que suele agrupar en un salón de clase a decenas de estudiantes, todos distintos, para enseñarles y exigirles lo mismo.

La teoría de las inteligencias múltiples le ha valido a Gardner en 2011 el premio Príncipe de Asturias, una teoría que permite reconocer la genialidad en personas que el sistema educativo tradicional no valora o considera mediocres.

Existen ocho tipos de inteligencia diferenciadas, con características particulares.

  • Inteligencia matemática y lógica: se caracteriza por identificar patrones, resolver y plantear problemas con facilidad.
  • Inteligencia lingüística: excelente interpretación de textos, ávidos y veloces lectores, escriben con facilidad y son grandes oradores. Destacan en literatura, el periodismo o a ciertas ciencias sociales.

Estas son las inteligencias jerarquizadas por la escuela tradicional, pero Gardner propone mirar otras inteligencias.

  • Inteligencia musical: identificar ritmos, sonidos, notas musicales, melodías. Habilidad para apreciar la música, también para descifrarla y componer.
  • Inteligencia visual y espacial: capacidad para dibujar con facilidad, son buenos con las manualidades y tienen un sentido desarrollado de la ubicación. La milimétrica habilidad de un piloto de avión pueden ser una muestra de esta tipología.
  • Inteligencia kinestésica: se relaciona a la capacidad para controlar nuestro cuerpo en actividades físicas coordinadas, hay dos tipos. Por un lado, aquellos que usan todo su cuerpo para expresarse o resolver problemas, como lo pueden ser deportistas y bailarines. Por el otro, aquellos que usan sólo una parte de su cuerpo, como las manos, para la creación.
  • Inteligencia interpersonal: puede definirse con otro término más conocido, inteligencia emocional. Capacidad de empatizar naturalmente con los demás, saber motivarlos, liderarlos, les es fácil trabajar en grupo y colaborar.»Las habilidades pueden usarse de manera perniciosa también y un vendedor con gran inteligencia interpersonal puede estafarte con facilidad», ejemplifica Gardner. Son buenos conferencistas, líderes motivadores, políticos. Son personas carismáticas.
  • Inteligencia intrapersonal: incluso personas tímidas y retraídas, pueden tener una alta inteligencia de este tipo. Se define como la capacidad de conocernos a nosotros mismos mediante la reflexión y el autoanálisis. Ejemplos de este tipo de inteligentes son los filósofos, pensadores, teólogos e incluso especialistas en algunas ciencias sociales.
  • Inteligencia naturalista: La inteligencia naturalista es la que hizo genio a Charles Darwin, el padre de la teoría de la evolución. Se materializa en el campo de la biología, conservación, botánica o labores vinculadas a la agricultura.

El genial científico Albert Einstein era un alumno mediocre o directamente malo. Es un ejemplo frecuente de las limitaciones del sistema educativo. Se le atribuye una frase que resume muy bien el concepto de las inteligencias múltiples: «todo el mundo es un genio. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar un árbol, creerá toda su vida que es un estúpido».

Puedes seguir leyendo: Cuentos Clásicos en Encuentos

Gardner concluye con que el hecho de haber identificado ocho inteligencias no significa que la lista esté cerrada. Lo importante es no cualificar a las personas sólo por algunas habilidades, sino enfocarse en que cada uno desarrolle su potencial.

Imprimir Imprimir