El salón de belleza. Dolores Espinosa. Escritora española. Poesía con eñes.

En una cabaña
oculta entre cañas
tiene la cebra
un salón de belleza.
Qué arte, qué maña,
qué bien que se apaña,
con cuanta presteza
trabaja la cebra,
con cuanta destreza
peina cabezas
y a todas adereza.

cebra
Llegan sus clientas
veamos quien viene.
Siempre puntual, la señora vicuña,
viene cada viernes,
a peinar su lana,
a cuidar sus uñas,
y a beber tisana.
Y enseguida entra
la señora Ñu,
con velo de tul,
que viene cada mes
con doña Ñandú,
a teñirse de azul
doña Ñu, la crines,
las plumas la ñandú Nines.
Y casi enseguida llega la araña
a comer castañas,
a tomar café,
y a arreglarse el pelo
sin dejar de tejer.
Tras ella viene
doña Ñacaniná
a abrillantar sus escamas
y sus dientes limar.
En buena compaña
suelen llegar
doña Ñacurutú
y doña Ñacundá
a limpiar sus plumas,
a lavar y a marcar.
En una cabaña
oculta entre cañas
tiene la cebra
un salón de belleza.
Qué arte, qué maña,
qué bien que se apaña,
con cuanta presteza
trabaja la cebra,
con cuanta destreza
peina cabezas
y a todas adereza.

Fin

¡Clic para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

Por favor, ¡Comparte!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *