Rita, La Mariquita

Rita, La Mariquita. Poesía de. Poemas. Poesía para niños. Poesía infantil. Poesías de flores. Material educativo.

Poesia. Rita, La Mariquita

 

Es la más caminadora:

jardín, cantero y macetas.

Siempre lleva en su maleta

frasquitos que curan todo:

sequedad, aburrimiento,

incompatibilidad entre flores

y demás preocupaciones

que apaguen distintos verdes.

Psicóloga de las plantas,

con una voz suavecita

les convida una masita,

después ausculta sus colores.
Los helechos refinados

son  los más delicados

y sus primas las caléndulas

con llovizna están espléndidas.

Las rosas hoy se quejaron

porque andan perdiendo pétalos.

-¡Queremos ser capullitos

y estar siempre cerraditos!

-Tempus fugit  -dice sabia-

¿No saben que para vivir

siempre se tienen que abrir?

Mira el vergel y recuerda

tantas viejas primaveras

donde estallaban aceras

y balcones con begonias.

Ya no es tiempo de jardines

ni ornamentos majestuosos,

la planta que está viejita,

la arrancan de su casita.

Solo la abuela del fondo

las atiende con paciencia,

y les habla, les sonríe

y hasta a veces se les ríe.

Rita la mira orgullosa

por el trabajo logrado.

La anciana, con sus cuidados

la reemplaza con vehemencia.

Mariquita con dedal

naranja a pintitas negras,

visita a un tulipán

que tiene antojo de flan.

Anoche comió tomates

y a la tarde chocolates,

el pobre está muy hinchado

pero quiere el postre ansiado.

Rita le revisa el tallo

y le pone paños fríos

más pastillitas de menta

para curar la indigesta.

-Para todo hay un remedio-

dice Rita solidaria.

Sus patitas son baritas

que reviven margaritas.

Para casos más severos:

poda de embellecimiento,

que las deja parejitas

sin que desborde una hojita.

Hada en bullicio de flores

o regadera ambulante,

con cofia y paso sutil

va Rita siempre gentil.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Autora: Cecilia Maurig

¿Quiere calificar esta publicación?

Imprimir Imprimir

Comentarios